José encuentra la muerte tras 18 años en una celda de aislamiento

Barrotes de una celda.

El bilbaíno José A. Serrano tenía 39 años cuando murió el pasado 14 de octubre cumpliendo condena en la prisión de Zuera (Zaragoza) en régimen de aislamiento por su inadaptación a la vida carcelaria. En total, llevaba 18 años en situación de aislamiento. Es decir, sin poder relacionarse con otros reclusos y encerrado en su celda 22 horas al día, según ha denunciado su familia, que ha iniciado acciones legales para esclarecer las causas de la muerte. De momento, ha reclamado una autopsia "completa y con garantías".

"¿Por qué se ocultan las muertes en la cárcel?"

En una comparecencia en Bilbao la compañera sentimental del recluso fallecido, Silvia Encina, ha denunciado las circunstancias que han rodeado la muerte de José. Según la autopsia inicial se debió a causas naturales, pero es "la causa de la muerte es natural porque lo natural es morir en la situación en la que vivía José", ha denunciado

Encina.

La coordinadora Salhaketa y la Asociación Libre de Abogados de Zaragoza, han arropado a Encina, quien ha explicado que José terminó en la cárcel por una acumulación de condenas derivadas de su adicción a las drogas. “Desde su ingreso ha estado aislado por su ‘mal comportamiento’. Le hacían responsable de los síntomas de sus trastornos psiquiátricos”, según Encina.

La familia ha acusado a los responsables de la cárcel de "no haberle asistido". "Nos parece aberrante el sufrimiento que se le infringió físico y psicológico mientras cumplía condena hasta su muerte”. Encina y los allegados de José se han negado al enterramiento o la incineración del cadáver para que se pueda realizar una autopsia "completa y con garantías" que explique las causas de la muerte del preso. Por el momento, la Fiscalía se ha opuesto a esta petición.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats