Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia Europa Press

Esta información es un teletipo de la Agencia Europa Press y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

La andereño Julita Berrojalbiz se incorpora al callejero bilbaíno dando su nombre a una calle del barrio de Begoña

La andereño Julita Berrojalbiz se incorpora al callejero bilbaíno dando su nombre a una calle del barrio de Begoña

EUROPA PRESS

BILBAO —

Tras la inauguración, hace un mes, de la Plazuela Yolanda González en Zorrotzaurre y la reciente colocación de la placa del Puente La Salve, el acto de este martes supone un nuevo paso en el proceso participativo puesto en marcha por el Ayuntamiento de Bilbao para la denominación y cambios de nombre de las calles de la Villa, que ha recibido más de 600 propuestas.

La colocación de la placa de la calle Julita Berrojalbiz, en el vial que bordea el Barrio de La Cruz por Dolaretxe, forma parte del proceso participativo llevado a cabo por el Ayuntamiento de Bilbao a instancias del propio alcalde, con el fin de implicar tanto a la ciudadanía como a los grupos políticos en la designación de calles, vías y plazas de la Villa.

El alcalde, acompañado de la Corporación Municipal, Isabel Andia, hija de la histórica profesora, y representantes de Lauro Ikastola y Euskaltzaindia, entre otros, ha presidido el acto de colocación de la nueva placa en recuerdo y homenaje a la impulsora del movimiento a favor de las ikastolas de Bilbao y Bizkaia y fundadora de Lauro Ikastola.

En su alocución, el alcalde ha subrayado el hecho de que la nueva placa tenga nombre de mujer, “ya que en nuestra ciudad no hay tantas calles con nombres de mujer”. Además, ha asegurado que él, como alcalde, y el Ayuntamiento “queremos y vamos a estar a la cabeza para convertir cada vez en una realidad mayor la igualdad entre hombres y mujeres, también en los nombres de las calles de Bilbao”.

Aburto ha destacado también que “sin mujeres como Julita seguramente la relación entre Bilbao y el euskera no sería la que hoy tenemos”. “Gracias a su trabajo y esfuerzo en momentos extraordinariamente difíciles hoy tenemos el euskera en una situación de recorrido por delante, pero también con un camino hecho”, ha subrayado.

Por su parte, Isabel Andia ha agradecido al alcalde, a la Corporación y a la Villa de Bilbao “el honor que hace a nuestra madre y a toda nuestra familia”. Andia ha recordado a su madre, pero también a su padre “que le apoyó incondicionalmente en su trabajo”. “Es un premio cultural, y no político, se trata de su trabajo para mantener un momento difícil a nuetro querido idioma, cultura y costumbres”, ha destacado.

JULITA BERROJALBIZ

Julita Berrojalbiz nació en 1923 en Ajangiz (Bizkaia) y falleció en 1998 en Bilbao, después de una intensa vida dedicada a la enseñanza y a la promoción del euskara. Al término de sus estudios de Magisterio, se casó y se trasladó a Bilbao, donde contactó con el pedagogo Xabier Peña, para aprender a leer y escribir correctamente en euskara.

Peña fue el impulsor de la primera ikastola de Bilbao, que se abrió en la catequesis de la iglesia de San Nicolás y, al poco tiempo, contó con Julita como parte de su personal docente. Berrojalbiz formó parte de aquella generación de andereños que convirtieron sus casas en centros de enseñanza, tras ser expulsados por orden gubernativa de los locales eclesiásticos en los que daban sus clases, hasta que, con la Nueva Ley de la Enseñanza de 1965, fueron obligados a constituirse como centros oficiales.

Así fue como Julita Berrojalbiz afrontó la creación de la ikastola Resurrección María de Azkue en la calle Elcano, embrión de la actual Lauro Ikastola, cuyo 50 aniversario se celebró a finales del pasado mes de febrero con la colocación de una placa conmemorativa, en un acto que contó también con la presencia del propio alcalde.

PROCESO PARTICIPATIVO

Tras la inauguración, hace un mes, de la Plazuela Yolanda González en Zorrotzaurre y la reciente colocación de la placa Puente La Salve, el acto celebrado este martes en la renombrada calle Julita Berrojalbiz supone un paso adelante en el proceso que, con el objetivo de cumplir la Ley de Memoria Histórica, ha puesto en marcha el Ayuntamiento, a través del Área de Atención Ciudadana, Participación y Distritos, para impulsar la colaboración de la ciudadanía y de los grupos políticos en las denominaciones y cambios de nombre de las calles de la Villa.

Durante todo este proceso, que se ha prolongado desde el 25 de enero hasta el 10 de febrero, se ha recibido un total de 638 propuestas, entre las que destaca, precisamente, el de Julita Berrojalbiz (con 235 propuestas). El resto de las propuestas recibidas han sido muy variadas, girando principalmente en torno al mundo de la cultura, la música, el euskara, y el deporte.

En el caso de Julita Berrojalbiz, viene a sustituir a la anterior Padre Remigio Vilariño, un hombre “con luces y sombras”, ha dicho el alcalde.

Tras el cierre del proceso participativo, el Área de Atención Ciudadana, Participación y Distritos está elaborando un listado que servirá como base para futuras denominaciones de viales públicos de la Villa. La decisión última en la designación de calles es del propio alcalde.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats