La portada de mañana
Acceder
La Atención Primaria reclama refuerzos y planificación para llevar la vacunación
Obama: "Trump y yo contamos historias diferentes sobre lo que es EEUU"
Opinión - Miente, que algo queda, por Esther Palomera

Mercedes-Benz cierra su fábrica en Vitoria tras el plante de los trabajadores después de varios casos de coronavirus

Sentada de los delegados del comité en la planta de Mercedes-Benz en Vitoria

El plante de sindicatos y trabajadores ha forzado a la dirección de la principal empresa de Euskadi, Mercedes-Benz, a parar la producción a las 14 horas tras un convulso turno de mañana en el que la automovilística que dirige Emilio Titos pretendía continuar con normalidad. A eso de las 10.30 horas incluso han tenido que personarse varias dotaciones de la Ertzaintza. Desde UGT informan que se solamente se mantendrá una dotación mínima para "mantener las instalaciones" y "poder garantizar el sellado de los hornos de pintura", entre otras tareas básicas.

La planta de Mercedes-Benz en Vitoria es la principal empresa de Euskadi, ya que representa un cuarto del PIB alavés y un 5% del autonómico. La factoría que dirige Titos, en pleno estado de alarma y con un caso de coronavirus confirmado desde hace días entre su plantilla, no ha seguido la estela de Nissan, Volkswagen Seat o Renault -o de la cercana Michelin- y había decidido arrancar su cadena de producción de furgonetas este lunes como si fuera un día más. Los sindicatos, reunidos de urgencia con la dirección desde primera hora, han denunciado que en taller no se pueden respetar las distancias mínimas para evitar contagios y que se comparten herramientas y han llamado al menos dos veces a la Ertzaintza para que haga uso de sus competencias excepcionales. Hacia las 10.30 varios Seat León de la Policía vasca se han personado en el lugar.

El cabreo es tal que en la nave sur de la gigantesca factoría los operarios han mostrado su malestar a golpes y su negativa a trabajar con normalidad. También se ha realizado una sentada. Ha habido una gran salva de aplausos de buena parte de los operarios en algunas líneas para secundar el plante.

Igor Gebara, del sindicato ELA, indica a este periódico que no se han desinfectado las áreas de contacto, que no hay materiales de protección para todos y que, quienes lo tienen, no han recibido formación para utilizarlo. También CCOO ha realizado una denuncia similar y ha animado a todo el personal a seguir presionando para corregir la decisión de abrir la empresa.

El comité de empresa ha cursado una denuncia a la Inspección de Trabajo y, según indica Gebara, confía en que la Policía tome cartas en el asunto. Considera que Titos actúa de manera "totalmente irresponsable" ya que no hay garantías de que los trabajadores no contraigan el Covid-19 y lo lleven a sus casas. Solamente en administración hay planes de teletrabajo y distancias de metro y medio, según estas mismas fuentes, pero ellos solamente son un quinto del personal.

En Mercedes-Benz, según datos del pasado viernes, hay una persona contagiada y 23 más en cuarentena. Titos en un principio era renuente a parar la producción pero la compañía parece abocada a un ERTE.

En un comunicado tras las protestas, la dirección ha admitido que "esta decisión es inevitable" ante las "crecientes medidas de seguridad exigidas" para prevenir infecciones. Titos no pone fecha para la reanudación de la actividad normal, pero sí indica que "aquellos trabajadores que puedan realizar su trabajo de forma remota" serán informados. Está por ver el efecto de arrastre de esta parada del motor económico de Álava en toda la industria auxiliar y proveedores.

Etiquetas
Publicado el
16 de marzo de 2020 - 08:53 h

Descubre nuestras apps

stats