La portada de mañana
Acceder
Crónica - Catalunya estrena la fase de la distensión, por Neus Tomàs
Pasar a Francia para vacunarse antes
Las cómicas sí hacen buenos chistes

Turismo en Euskadi, del 'Ven y cuéntalo' al 'Quédate y cuéntalo'

Estampa de la playa de la Concha, en San Sebastián.

Y llegó la pandemia y mandó parar. El turismo en Euskadi se había convertido en una industria imparable hasta que la COVID-19 dio al traste con todo. El cese del terrorismo en 2011 ha sido como un bálsamo para esta actividad que desde entonces no ha dejado de crecer de manera sostenida y sostenible en casi todos los indicadores. Aquel año visitaron Euskadi 2,5 millones de turistas. La comunidad autónoma cerró 2019 rozando los cuatro millones de viajeros y con una aportación al PIB vasco superior al 6 %. Ahora, solo queda prepararse a marchas forzadas para recuperar, al menos, una parte de lo perdido. Pero Euskadi ya tiene experiencia en salir de atolladeros, como por ejemplo cuando puso en marcha la campaña 'Ven y cuéntalo' en pleno fragor del terrorismo de ETA.

'Ven y cuéntalo' fue el lema de una campaña de publicidad del Gobierno vasco presidido por el lehendakari José Antonio Ardanza. La consejera del Departamento de Comercio y Turismo era la entonces socialista Rosa Díez, y, según todos, acertó de pleno con aquel lema en 1991, algo que todavía se recuerda. Por aquellas fechas, Javier Blanco, era su viceconsejero y uno de los ideólogos de la consejería. Blanco, especialista en políticas públicas relacionadas con el turismo acaba de publicar el libro 'Antes de pulsar el botón de reinicio. Retos de la reconstrucción del turismo global tras la covid-19". El autor defiende que tras esta crisis habrá que repensar el turismo como una actividad de bajos impactos y deberá tener en cuenta conceptos como la emergencia climática, la justicia social o el desarrollo sostenible.

"Euskadi", explica Blanco a elDiario.es/euskadi , "estaba sufriendo la violencia y el terrorismo. Con aquel mensaje de 'Euskadi, ven y cuéntalo' invitábamos a conocer la comunidad autónoma y luego contar lo que se había visto". A pesar de que el País Vasco sufría la lacra de ETA, el departamento se atrevió a innovar. "Hasta los países más pobres tienen turismo, hasta los que se encuentran en guerra. Hay que tener mucha valentía para tomar nuevas avenidas y salir de los caminos trillados. Hicimos frente a ETA y buscamos la complicidad en todos los ámbitos, desde la cultura hasta el deporte. Era cuestión de explicar al resto de España y del mundo que, a pesar de todo, en Euskadi se podía vivir y era una tierra magnífica. Que vinieran y lo trasladaran después".

Blanco está convencido de que volveremos a viajar. "El turismo puede presumir de resiliencia y Euskadi sabe algo de eso. Ahora todo se centra en la seguridad y la confianza. Todo es más difícil, pero es una ocasión de oro para repensar el sector y no recurrir a viejas fórmulas, o, al menos, no en exclusiva". Por eso, aboga por preguntarse: "¿Cómo estaba el sector antes de la pandemia? ¿Qué pasaba en las capitales? San Sebastián ya empezaba a dar síntomas de agotamiento".

El experto cree es que es el momento de que el turismo se asocie con otros sectores y vaya de la mano con ellos, como la sanidad y el medio ambiente. "Los turistas y viajeros que lleguen a Euskadi deben convertirse en guardianes del territorio, que se sientan cómplices del cuidado medioambiental. El turista es un sujeto con derechos, pero también con deberes".

Blanco también tiene un recuerdo para los casi 100.000 trabajadores del sector. "Tiene que ser un personal cuidado y bien entrenado. Con sueldos dignos. Es un pilar del modelo".

Conocernos más

Después del 'Ven y cuéntalo' llegaron otros lemas, como 'Made in Euskadi', 'Euskadi, saboréala', o 'Euskadi con mucho gusto'. Este año parece que el que va a triunfar va a ser el de 'Euskadi, quédate y cuéntalo'. "Este verano es una buena oportunidad para que los vascos redescubran Euskadi como destino turisítico", apuntaba en su día la consejera de Turismo, Comercio y Consumo del Gobierno vasco, la socialista Sonia Pérez, en una entrevista con este medio.

Según la consejera, la ventaja del País Vasco es que cuenta con una oferta muy diversa, con muchos recursos en poco terreno lo que permite atraer a un variado perfil de turistas. "A lo mejor, el turismo de ciudad y de cultura no es el primero en demandarse, pero el turismo de naturaleza va a ser un reclamo nuy importante", señalaba. Hay productos muy trabajados en ese sentido, como las ocho rutas por Euskadi, que se van a poner en valor pensando en que la mayor cantidad de turistas viene de Madrid, Cataluña y Castilla y León. Es decir que no requieren de una gran planificación para acercarse hasta aquí.

Pilar Zorrilla, profesora de Marketing de la Universidad del País Vasco y exviceconsejera de Turismo con el lehendakari Patxi López, también es de la idea de que este año a los vascos les toca conocerse un poco mejor. "Apetece salir, pero no coger un avión", resume. Zorrilla apuesta por trabajar con los 'productos de nicho', con perfiles de turista concretos. No se olvida del atractivo gastronómico, pero también habla de cultura, de "tratar de enganchar al turista extranjero que busca algo más diferencial".

Experiencia, ahí radica la clave, según la profesora. "Surf, gastronomía, escapadas urbanas......Esa es una fórmula para salir adelante....Es necesario ver la crisis como una oportunidad".

Etiquetas
Publicado el
10 de julio de 2020 - 23:13 h

Descubre nuestras apps

stats