La política ha estado marcada esta semana en Euskadi por Alonsotegi. Uno de los tres exalcaldes del PNV investigados ha admitido cuatro delitos de corrupción, mientras que las otras dos causas siguen en el juzgado. Eneko Andueza, por su parte, sigue con su ronda de contactos tras llegar a la secretaría general del PSE-EE: tras conversar con Arnaldo Otegi, ha descartado acuerdos de “envergadura” con EH Bildu, pero sí ha pedido a la coalición abertzale que brinde su apoyo a la reforma laboral. Mientras tanto, la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha visitado Euskadi, se ha encontrado con Iñigo Urkullu y con Beatriz Artolazabal y ha acordado crear un centro de atención 24 horas a víctimas de violencia de género por cada Diputación.

El Gobierno de Urkullu, además, ha puesto en valor a la Guardia Civil y a la Policía Nacional como “punta de lanza” contra ETA. Para ello, ha homenajeado a los 357 agentes asesinados y a los 700 heridos y ha denunciado “alto y claro” la “estigmatización” y “exclusión” social que vivieron tanto los miembros de las Fuerzas de Seguridad como sus familiares.

Y hay más imágenes destacadas: la convocatoria de manifestaciones por parte de varios sindicatos para mostrar su rechazo a la reforma laboral, la detención de cincuenta personas que integraban una red de trata de mujeres y la denuncia que varios diputados de Unidas Podemos han interpuesto ante un juzgado de Vitoria contra Martín Villa por lo que consideran que fue una “autoinculpación” en la matanza del 3 de marzo de 1976.

Etiquetas
Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats