El detenido por el caso Atrio será juzgado en octubre en Madrid por otro robo de vinos

Bodega del restaurante Atrio, en la capital cacereña.

Uno de los dos investigados por el robo de 45 botellas de vino valoradas en más de 1,6 millones de euros en el hotel-restaurante Atrio, en Cáceres, se enfrentará a un juicio el próximo mes de octubre en Madrid acusado de otro supuesto hurto en un establecimiento de la capital.

El investigado, un hombre de 48 años con doble nacionalidad, rumana y neerlandesa, está citado el próximo 18 de octubre ante el Juzgado de lo Penal número 8 de Madrid, que lo juzgará a partir de las 12:30 horas por un presunto delito de hurto, según ha adelantado el diario Hoy y confirman a Efe fuentes jurídicas.

Se sentará en el banquillo por otro supuesto hurto de vino, de un valor muy inferior al que se le imputa por los hechos acaecidos en el restaurante Atrio en octubre del año pasado, según precisan las fuentes.

Actualmente el investigado se encuentra en prisión provisional en el centro penitenciario de Cáceres, donde le envió la jueza que le tomó declaración como investigado por el robo en Atrio tras constatar que existía riesgo de fuga y reiteración delictiva, precisamente porque existía una requisitoria de un juzgado de Madrid por un robo presuntamente perpetrado en un establecimiento de la capital.

Junto a él fue también detenida y enviada a prisión provisional el pasado 4 de agosto una mujer de 28 años, natural de México. Ambos fueron arrestados en julio en el puesto fronterizo de Karasovici Sutorina, procedentes de Montenegro.

Se les imputa un delito de robo con fuerza en establecimiento abierto al público con la posible concurrencia de dos agravantes específicas: el elevado valor económico y el valor cultural y artístico de lo sustraído.

Durante su comparecencia ante la jueza de Cáceres solo respondieron a su defensa y no aportaron luz sobre el paradero de las 45 botellas, entre las que se encuentran 38 Romanée Conti, con un precio medio de 12.000 euros en la carta del restaurante cacereño; un Montrachet Grand Cru 1999 Magnum, con un valor de 25.500 euros, y “la que más dolió” a los gerentes de Atrio, un Chateau d'Yquem de 1806, valorada en 310.000 euros. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats