La Xunta de Galicia estudia si 4.000 personas citadas que no acudieron a vacunarse lo hicieron por rechazo al suero de AstraZeneca

Puesta de una dósis de Astrazeneca.

La Xunta de Galicia preguntará a las 4.000 personas que no acudieron a su cita para vacunarse el fin de semana pasado los motivos por los que lo hicieron. La intención es determinar si hubo un rechazo al suero de AstraZeneca en un momento en el que se extendió el alarmismo por la suspensión temporal de la administración en varios países -decisión que España tomó posteriormente y ya revocó-, si falló el sistema para comunicar la información o si hubo otras razones.

Galicia llama a la calma y seguirá administrando los lotes de AstraZeneca cuestionados por provocar trombos

Galicia llama a la calma y seguirá administrando los lotes de AstraZeneca cuestionados por provocar trombos

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, señala en una entrevista con Europa Press que es necesario distinguir entre quienes rechazaron vacunarse "por motivos personales claros" y aquellos a los que no les llegó el mensaje para citarlos. En este último caso, el Servizo Galego de Saúde (Sergas) se pondrá en contacto de forma inmediata con ellos para fijar fecha y hora para el pinchazo. Al Gobierno gallego ya le consta que el aviso no les llegó a todas las personas que debían recibirlo. En caso de que haya una negativa a recibir el fármaco, el sistema sanitario gallego esperará a finalizar la inmunización para volver a preguntarles. También les deja abierta la opción de que se pongan ellos en contacto si cambian de opinión.

El sábado de la semana pasada estaban convocadas 19.000 personas de entre 50 y 55 años en las siete áreas sanitarias gallegas para que les fuese administrada la vacuna de AstraZeneca. Galicia recibió más dosis de las esperadas y optó por utilizarlas para la población general de esa franja de edad. Ensayó así cómo será el sistema para la vacunación masiva y en grandes recintos que prevé aplicar cuando empiecen a llegar más dosis, en el mes de abril. Pero una de cada cinco personas convocadas no aparecieron. Finalmente se inyectó el suero a 15.000 gallegos y el Gobierno gallego se pregunta qué parte se debe a fallos que debe corregir en el sistema de citas y cuál al temor o el rechazo a las vacunas o a esta en concreto.

Las decisiones de varios países de suspender temporalmente el uso del remedio de Astrazeneca, cuestionado tras la aparición de casos de trombos en personas que lo habían recibido, centraron la atención en el fármaco. La semana pasada algunas comunidades autónomas paralizaron los lotes de esta vacuna. No fue el caso de Galicia, que llamó a la calma. España decidió esta semana parar también. Pero tras conocer el dictamen de la Agencia Europea del Medicamento que avaló el jueves su seguridad, anunció que se retoman los pinchazos el miércoles, 24 de marzo. La Xunta ha indicado que reanuda la administración de estas dosis, pero no ha concretado cómo ni cuándo todavía.

En la entrevista, Comesaña indica que quienes rechazan ser vacunados serán "etiquetados" en el sistema sanitario gallego. Es a las personas con esta etiqueta a las que se volverá a llamar cuando termine la vacunación para preguntarles si han cambiado de opinión. Esto, sostiene, no es una penalización a quienes se hayan saltado la cita por miedo al suero de AstraZeneca: "No se saca de la lista. Lo que pasa es que se le ofrecerá a otras personas. Si alguien ha dicho que no quiere ponerse esta, tendremos que seguir adelante".

El conselleiro mantiene el optimismo sobre la inmunidad de grupo y cree que se podrá lograr en agosto en Galicia. La comunidad está ahora centrada en la vacunación de los mayores de 80 años y prevé empezar en mayo con los que tienen entre 70 y 80. Al reanudar las vacunaciones con AstraZeneca, avanzará al mismo tiempo en la población de entre 50 y 55.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats