La portada de mañana
Acceder
Solo el 5% de contagiados en España tenía la pauta completa
Los últimos días de la nobleza de Franco
Opinión - Demoler la cruz, por Antonio Maestre

Las mascarillas serán obligatorias en las terrazas y en cualquier actividad exterior sin distancia de 1,5 m

Terraza en la Praza da Quintana en Santiago de Compostela

A solo unas horas del Consejo Interterritorial de Salud que, en la tarde de este miércoles, tratará el fin de la obligatoriedad de las mascarillas, Alberto Núñez Feijóo anunció la propuesta de su gobierno: la ciudadanía podrá prescindir de la misma en exteriores siempre y cuando se mantega la distancia de un metro y medio con las demás personas. En las terrazas de los bares, sin embargo, el tapabocas deberá ser obligatorio. El ministerio llevó finalmente una propuesta casi idéntica, tal y como había ido transcendiendo en los días anteriores, que este jueves refrendará el Consejo de Ministros.

Feijóo entierra sus predicciones apocalípticas sobre el fin del estado de alarma y abre la guerra política de las mascarillas

Feijóo entierra sus predicciones apocalípticas sobre el fin del estado de alarma y abre la guerra política de las mascarillas

El presidente gallego habló al día siguiente de la reunión del comité clínico que lo asesora y lo hizo también para aclarar la “revisión global de los aforos” anunciada hace dos semanas como consecuencia de la caída de la incidencia del coronavirus en Galicia. La revisión se ha concretado en nueve puntos que amplían la posibilidad de ocupación de todo tipo de establecimientos y actividades.

Es el caso de lugares de culto, academias, bibliotecas, zoológicos o acuarios, que pasa del 50 al 75%. A los entierros se permitirá la asistencia de 50 personas, hasta ahora eran 25. Se abrirá el ocio nocturno a partir del 1 de julio, aunque Feijóo no supo concretar con qué horario y remitió a una reunión con asociaciones del sector esta tarde. En el transporte urbano podrá cubrirse hasta un tercio de su capacidad para pasajeros de pie. Los deportes de contacto físico o la danza vuelven a habilitarse. Todos los funcionarios de la administración autonómica recuperan el trabajo presencial. Las terrazas de la hostelería podrán usarse al 100% siempre y cuando haya un metro y medio entre mesas, y se podrá pedir y servir en las barras, pero no consumir en ellas. Y las áreas de ocio o infantiles de los centros comerciales abren de nuevo.

Feijóo comunicó la nueva situación cuando la incidencia acumulada del virus en la comunidad es de 21,2 casos por 100.000 habitantes a siete días. Los casos activos son 1.269, de los cuales 13 corresponden a pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos y 36 a hospitalizados en planta. La pandemia ha causado hasta el momento 2.434 muertes en Galicia. “Queda el final del túnel, todavía no hemos salido del túnel”, conminó el presidente de la Xunta, quien, no obstante, recordó que el más de un millón de inmunizados lo habilita para “avanzar en la desescalada”.

Fue tras exponer ese contexto cuando Feijóo explicó la propuesta de su ejecutivo para iniciar la retirada de la mascarilla. Se arrogó la idea -“nuestros expertos llevan semanas avogando por no obligar a usar la máscara en exteriores”- y criticó que el Gobierno central lo hubiese también anunciado la semana pasada. Y en una de sus piruetas retóricas preferidas, acusó a los demás de hacer “propuestas políticas” mientras él las hace “clínicas y sanitarias”.

La Xunta llevará así su idea de que los tapabocas dejen de ser obligatorios en exteriores si hay un metro y medio de distancia con otras personas. Además, habrá que portar el objeto en todo momento, por si sobreviniesen situaciones de riesgo. Lo que, pese a las reticencias del presidente gallego, coincide en lo básico con lo manifestado por el Ejecutivo central y lo que ha transcendido a través de El País de la Ponencia de Alertas del Consejo Interterritorial que prepara el documento marco sobre las mascarillas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats