eldiario.es

9

Bolivia expulsa a dos diplomáticos españoles y a la embajadora de México

"Este grupo de representantes de los Gobiernos de México y España ha lesionado gravemente la soberanía del pueblo y del Gobierno constitucional de Bolivia", ha asegurado la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez

La decisión se produce tras el incidente ocurrido el viernes pasado en la Embajada de México en Bolivia tras el cual el Gobierno de Áñez acusó a España de intentar facilitar la "huida" de los bolivianos refugiados allí tras el golpe a Evo Morales

Las claves del choque diplomático entre Bolivia y España

Fotografía que muestra a miembros de la Policía Boliviana en el acceso de la Embajada de México, el pasado 23 de diciembre en La Paz (Bolivia) EFE

El Gobierno interino de Bolivia ha decidido este lunes declarar personas no gratas a los diplomáticos españoles Cristina Borreguero y Álvaro Fernández, y a la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, junto a un grupo de funcionarios a los que se ha dado 72 horas para dejar el país.

"Este grupo de representantes de los Gobiernos de México y España ha lesionado gravemente la soberanía del pueblo y del Gobierno constitucional de Bolivia", ha asegurado la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, en una comparecencia en el Palacio de Gobierno de la Paz.

Áñez ha expresado que Bolivia "no es colonia de nadie" y ha pedido respeto al proceso que derivó en la recuperación de la democracia "después de 14 años de dictadura", en referencia al tiempo en que Evo Morales se mantuvo en el Gobierno.

Tras el anuncio de Áñez, la ministra interina de Exteriores, Karen Longaric, ha declarado a los medios que la determinación del Gobierno boliviano "no implica la ruptura de las relaciones diplomáticas" ni con México ni España. Por el contrario, se trata de una exigencia de Bolivia para que esos gobiernos acrediten a nuevos funcionarios que sustituyan a aquellos que "violaron la soberanía e irrespetaron las normas bolivianas", ha explicado.

Longaric ha precisado que no existía "ninguna otra posibilidad sino la de aplicar la Convención de Viena y pedir que se los retire del territorio boliviano", refiriéndose a los diplomáticos señalados.

La decisión de la presidenta interina se produce poco después del incidente ocurrido el pasado viernes en la Embajada de México en Bolivia y en el que se vieron involucrados representantes españoles. A su vez, este episodio tiene como telón de fondo el conflicto entre Bolivia y México por el asilo que este último ofreció a Evo Morales.

Actualmente, la Embajada mexicana acoge a una decena de personas acusadas de varios delitos por el Gobierno de Áñez, el cual llegó al poder tras el golpe contra Evo Morales. Las autoridades bolivianas acusaron el viernes a funcionarios de la Embajada de España de haber intentado facilitar la "fuga" de un exministro de Morales.

El nuevo Gobierno interino señaló que funcionarios españoles habían tratado de acceder esa misma mañana en coches de la embajada, de forma "clandestina" y junto a individuos "encapuchados" y "presumiblemente armados", a la residencia de la embajadora de México en aquel país, María Teresa Mercado.

El Gobierno español ha abierto una investigación sobre lo ocurrido en la Embajada de México en Bolivia y ha anunciado la comparecencia de la responsable de Asuntos Exteriores en funciones, Margarita Robles. España ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trataba de una visita de cortesía.

El conflicto Bolivia-México

Cuatro días antes del incidente del viernes el Gobierno mexicano había denunciado su preocupación por la "presencia excesiva" de personal de inteligencia y seguridad bolivianos ante sus sedes diplomáticas desde el 11 de noviembre. Un día antes, el canciller mexicano había anticipado que presentaría una denuncia contra Bolivia por "hostigamiento" ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Tras el incidente del viernes, este sábado la embajada de México en Bolivia ha denunciado que además del "cerco" policial ahora vigilan su sede con drones.

Bolivia y México mantienen una constante tensión diplomática desde que Evo Morales fue acogido en el país norteamericano tras renunciar al poder el pasado noviembre y denunciar un golpe de Estado para derrocarlo.

Morales, tras abandonar el país presionado por las Fuerzas Armadas y en un contexto de disturbios en las calles y acusaciones de fraude electoral en las elecciones en las que resultó vencedor, permaneció asilado hasta el 12 de diciembre en México y desde entonces se encuentra en Buenos Aires.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha