Merkel califica de "imperdonable" que su partido vote con la ultraderecha para elegir al presidente del estado de Turingia

Angela Merkel durante la rueda de prensa con el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa.

EFE

0

La canciller alemana, Angela Merkel, ha calificado este jueves de "imperdonable" que su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), en el estado de Turingia haya roto el cordón sanitario y haya votado con la formación ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) para elegir al liberal Thomas Kemmerich como ministro presidente de esta región.

El 'cordón sanitario' a la ultraderecha alemana se rompe en Turingia y desata una crisis en el partido de Merkel

El 'cordón sanitario' a la ultraderecha alemana se rompe en Turingia y desata una crisis en el partido de Merkel

En una rueda de prensa conjunta en Pretoria con el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, Merkel ha afirmado que lo ocurrido el miércoles fue un "procedimiento excepcional" que ha roto con la "profunda convicción" tanto suya como de su partido de que "no se deben ganar mayorías con el apoyo de AfD".

Merkel ha criticado que el desenlace "era previsible", lo cual convierte el procedimiento en "imperdonable" y "por ello el resultado debe ser revertido", ha afirmado. La canciller ha señalado que al menos en lo que respecta a su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) "no debe participar en un Gobierno bajo el ministro presidente electo", el liberal Kemmerich.

"Fue un mal día para la democracia, fue un día que rompió con los valores y convicciones de la CDU y ahora debe hacerse todo lo posible para dejar claro que esto en ningún modo puede ser conciliable con lo que piensa y hace la CDU. En esto habrá que trabajar en los próximos días", ha indicado.

La líder de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, declaró este miércoles por su parte que el grupo parlamentario regional había votado "expresamente en contra de las recomendaciones, exigencias y demandas" de la formación a nivel federal. En su opinión, es necesario hablar acerca de si "unas nuevas elecciones no son la salida más limpia a esta situación".

Kemmerich fue elegido en tercera vuelta con 45 votos frente a los 44 obtenidos por el hasta ahora ministro presidente Bodo Ramelow, de la Izquierda, y después de que la CDU se hubiera abstenido en las dos primeras rondas.

El presidente de la CDU en Turingia, Mike Möhring, justificó el voto de la mayoría de su grupo parlamentario argumentando que no podían negarse a apoyar a un candidato de centro. En las dos primeras votaciones se habían presentado sólo Ramelow y el independiente Christoph Kindervater, que se presentaba con el apoyo de la AfD.

"En las dos primeras vueltas nos abstuvimos, en la tercera había un candidato de centro y no podíamos abstenernos. Sin embargo, no somos responsables de las candidaturas de otros partidos ni de la forma en que votan", dijo.

Este sábado, la gran coalición de Gobierno entre los conservadores de Merkel y socialdemócratas celebrarán una reunión de crisis para abordar las consecuencias de lo ocurrido en Turingia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats