El Chueca de Pedro Almodóvar a través de sus películas

El 25 de marzo de 1988 se estrenaba "Mujeres al borde de un ataque de nervios", una de las películas de Pedro Almodóvar más reconocida por crítica y público. Aprovechamos su 30º aniversario y el reciente nombramiento del director como Hijo Adoptivo de Madrid para hacer un repaso de los puntos de Chueca y Salesas que han inspirado y siguen inspirando al cineasta manchego.

Porque en el cine de Almodóvar no solo son protagonistas los personajes y el guión. Los escenarios en los que se desarrollan sus historias son también claves en la mayoría de sus tramas y algunos, incluso, se han convertido en auténticos iconos almodovarianos.

La Plaza de Chueca en "Átame"

Almodóvar captura en su película Átame (1989) los sórdidos ambientes del Chueca de los 80 y 90 a través de los paseos nocturnos de un jovencísimo Antonio Banderas que da vida a Ricky, un secuestrador obsesionado con una estrella porno.

Entonces, si se necesitaba heroína para aliviar los dolores de la amada a la que se tiene secuestrada se podía acudir a la plaza de Chueca, lugar frecuentado por yonquis y camellos para sus trapicheos con sustancias estupefacientes, algo que no duda en hacer Ricky.

Taberna Ángel Sierra en "La flor de mi secreto"

Justo al lado de la Plaza de Chueca nos encontramos con la Taberna de Ángel Sierra (C / Gravina 11), una de las bodegas con más solera de Madrid que es testigo en la película La Flor de mi secreto (1995) de una conversación entre Leo (Marisa Paredes) y Betty (Carme Elías).

En los más de veinte años transcurridos desde su estreno, esta centenaria taberna sigue manteniendo la misma decoración y continúa sirviendo sus característicos vermuts de grifo y tradicionales aperitivos madrileños de aceitunas y banderillas.

El convento de las recogidas

En Entre Tinieblas (1983) prácticamente toda la acción transcurre dentro de un convento, el la Orden de las Redentoras Humilladas, que Almodóvar ubica en la ficción en el centro de Madrid. Hasta allí llega Yolanda Bell (Cristina Sánchez Pascual), una cantante de boleros, adicta a las drogas, temeraria y ambigua que, asustada al ver morir a su novio por una sobredosis de heroína adulterada, decide recluirse en el convento.

La localización real se encuentra en el número 88 de la calle Hortaleza, hoy una de las sedes de UGT, que antiguamente fue el Convento de Santa María Magdalena, popularmente conocido como de las recogidas, porque ahí terminaban mujeres de mala vida del Hospital de Peregrinos de la calle Arenal.

Aunque los orígenes de este convento se remontan a 1587, no fue hasta 1623 cuando se trasladaron al edificio dela calle Hortaleza, donde continuaron su labor de recoger a las mujeres castigadas por su mala vida. Las recogidas sólo podían salir de su enclaustramiento para casarse o para vestir los hábitos.

Poco queda del edificio original en la actualidad, pues en 1897 el arquitecto Ricardo García Guereta llevó a cabo la reconstrucción de la iglesia, y en 1916 Jesús Carrasco hizo lo propio con el convento. El edificio ardió en 1936, siendo reconstruido en la posguerra.

Museo Chicote en "Los abrazos rotos"

Una de las escenas con mayor intensidad dramática de Los abrazos rotos (2009) transcurre en Museo Chicote (Gran Vía, 12), una emblemática coctelería por la que han pasado las estrellas cinematográficas más conocidas de todos los tiempos, como Ava Gardner, tal y como atestiguan las fotografías colgadas en sus paredes.

En la ficción Judit García (Blanca Portillo) revela a su hijo Diego (Tamar Novas) y a Harry Caine (Lluís Homar), con la ayuda de unos cuantos gin tonics, toda la verdad ocultada durante años, un secreto crucial para el argumento de la película.

Su nombre "Museo Chicote" se debe a que el local poseía un sótano cercano con una colección personal de aproximadamente diez mil botellas con diferentes bebidas. Desde sus comienzos ha sido muy popular entre los famosos de cada época, convirtiéndose en los 80 en lugar imprescindible de reunión de La Movida Madrileña.

Diego, el DJ del Cock en "Los abrazos rotos"

Justo detrás de Museo Chicote se encuentra el bar Cock (C/ Reina, 16), donde el hijo de Judit García (Blanca Portillo),  Diego (Tamar Novas) trabaja como DJ en la película Los abrazos rotos (2007). Una intoxicación etílica en este local le lleva al hospital, donde al despertar se encuentra a Mateo Blanco (Lluís Homar).

Lugar de encuentro de artistas, críticos de arte, galeristas y de otros sectores del mundo del arte contemporáneo y hasta de ladrones (según la policía en su mesa número nueve se gestó el robo de varias obras inéditas de Francis Bacon), fue inaugurado en 1921.

En 1985, transcurrido ocho años de la muerte de Perico Chicote, su sobrino traspasó el negocio. Desde entonces lo han regentado los propietarios actuales y el local ha sido remodelado lo imprescindible para adaptarse a la normativa actual.

El Teatro María Guerrero en "Tacones lejanos"

Una de las escenas más memorables de Tacones lejanos (1991) tiene lugar en el Teatro María Guerrero (C/ Tamayo y Baus, 4), cuando Becky del Páramo (Marisa Paredes), con la voz de Luz Casal, dedica a su hija Rebeca (Victoria Abril), recientemente ingresada en prisión, la canción "Piensa en mí".

Impulsado por el Marqués de Monasterio fue inaugurado en 1885 con el nombre de Teatro de la Princesa con el objetivo de crear un espacio escénico selecto en el que no existían localidades baratas, lo que dejaba fuera al público popular.

En crisis tras el luto por la muerte de Alfonso XII, el marido de la actriz María Guerrero, Fernando Díaz de Mendoza, decidió adquirirlo para transformarlo en el centro de actuaciones de la intérprete. Tras la muerte de María Guerrero en 1928 el Teatro fue adquirido por el Estado español, que lo utilizó como Conservatorio de Música y Declamación, hasta que en 1931 pasó a llamarse Teatro María Guerrero.

Las Salesas en "Julieta"

Julieta"

Tampoco falta la presencia del barrio de Justicia en la última película hasta la fecha de Pedro Almodóvar, Julieta (2016), donde el director apuesta por situar parte de los escenarios tanto exteriores como interiores la zona de Las Salesas en la época de los años 80.

La protagonista, Julieta (Adriana Ugarte en la juventud y Emma Suárez en la etapa adulta), vive en un piso de la calle Fernando VI, en el número 19, en el mismo edificio que eligió Cesc Gay para su película Truman. Durante el rodaje cada una de las actrices interpretaba su papel en una planta diferente, con dos pisos con la misma distribución pero decoraciones diferentes para simular el paso del tiempo.

También podemos ver a la Julieta madura paseando por otros lugares del barrio como la calle Regueros o la calle San Gregorio, o asomándose al balcón para disfrutar de unas espectaculares vistas al edificio Lamarca Hermanos:

Más información:

Todo sobre mi Madrid. Un paseo por el Madrid de Almodóvar, desde Pepi, Luci, Bom… hasta Julieta, de Pedro Sánchez Castrejón

Madrid en el cine de Pedro Almodóvar, de Gloria Camarero Gómez

El Madrid de Almodóvar (Guía de restaurantes, museos, tiendas y curiosidades de Madrid a través de los escenarios), de Sacha Azcona

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats