La portada de mañana
Acceder
El 8M llega entre la COVID, las tensiones en el feminismo y la crisis de cuidados
El juicio de la caja B ofrece a Bárcenas cumplir su amenaza más sólida al PP
Opinión – 8M, más feminismo ante un cambio histórico, por Lina Gálvez

Calle del Cristo, un pueblito peatonal en Madrid

La calle del Cristo es zona de paso (une Amaniel y Limón) Corta y poco conocida, difícilmente pasa desapercibida a los buenos conocedores de la zona. Es una callecita entrañable y con mucha personalidad.

El nombre

Debe su nombre a un Cristo que allí había y que fue llevado luego a la Iglesia de Maravillas (hoy parroquia de San Justo ) El Cristo en cuestión estaba en la propiedad de Juan Amezqueta. En ella se produjo un episodio de conspiración contra Felipe IV que, se dice, fue el que nombró al Cristo como "de la Luz".

A la muerte de Amezqueta éste dejó la propiedad a unas religiosas que construyeron varias casas, en una de las cuales estaba la antigua Tahona de Maravillas.

También se la ha conocida como Travesía de los Guardias de Corps porque por ella atravesaba la popular guardia para llegar al cuartel del Conde Duque.

La calle antes

Uno, inmerso en la actual ola de peatonalizaciones de Madrid, podría imaginar que antaño la pequeña calle estuvo abierta al tráfico, pero "al menos en los últimos cincuenta años no ha sido así. En los pivotes de piedra del principio y del final jugaba yo a dola cuando era crío", cuenta Luis, un vecino del barrio de los de toda la vida.

Sergio, que trabaja en la librería Ecobook, en el número tres de la vía, afirma que la zona ha cambiado bastante, "Es mucho más tranquila, incluso con las terrazas, y ha venido mucha gente joven, pero eso no ha hecho que desaparezca la vida de barrio".

Mucho antes de que Sergio trabajara en Ecobook había en la calle del Cristo un despacho de carne de caballo al que venía gente de todo Madrid. En él vendían, entre las de otros équidos, la carne de los caballos de picador que morían en Las Ventas. Justo al lado, nos cuenta Luis, había una cordelería que permaneció allí bastante tiempo.

Y la calle ahora…

La calle tiene mucha más vida en los meses de sol que en invierno. Al principio de la calle del Cristo se juntan las terrazas de un par de locales, una de ellas, la de la conocida Taberna de la Casta, en el número uno.

Avanzando hacia Limón, con los andamios del cuartel de Conde Duque en el horizonte, vamos encontrando una peluquería, la librería Ecobook, un taller de piel y una frutería familiar, que se encarga de mantener la vida de barrio en buena forma.

Valentín regenta el taller de piel donde, según nos cuenta Almudena que también trabaja allí, "los vecinos entran cuando tienen que hacer un regalo". Según nos dice, la zona sigue conservando algo de pueblo y "cuando hace tiempo que no se ve pasear a alguien, los vecinos entran a preguntar para ver si alguien sabe qué le ha podido pasar al desaparecido".

¿Vives o trabajas en la calle del Cristo? Cuéntanoslo

marta

La zona es entrañable, los bares en general bien, no recomendable la Casta por su mala atención, poca simpatía y mal servicio. Guardia de Corps y las Comendadoras super!!
Etiquetas
Publicado el
25 de mayo de 2009 - 02:19 h

Descubre nuestras apps

stats