En imágenes: la Galería de bolardos de Pinta Malasaña 2018

Una de las participantes en el concurso de bolardos | PINTA MALASAÑA

Por tercer año consecutivo, la calle Galería de Robles -ahora conocida como Galería de Bolardos- renovó su colorido gracias a Pinta Malasaña. Pero en esta ocasión fueron vecinos, paseantes y artistas que, a última hora, se apuntaron a pintar estos grises elementos del mobiliario urbano.

Bolardas, dinosaurios, un laberinto, pájaros, faros y hasta un cáctus pueblan desde el domingo esta diminuta calle de Malasaña gracias al enorme talento derrochado -algunos en solitario, pero la mayoría en grupo- por los grandes y pequeños artistas que acudieron a la convocatoria.

Gracias al patrocinio de la marca de pintura Liquitex, la organización del certamen concede un premio y dos menciones a los mejores bolardos a juicio del jurado y otros tres premios del público, a través de una votación popular en la página de Facebook del evento.

Todos los galardones incluyen un pack especial de productos Liquitex con distintos importes. El Premio al Mejor Bolardo 2018 se llevará un conjunto de materiales profesionales por valor de 200 €.

Estas son las imágenes de todos los nuevos bolardos de la calle (pincha para ampliar):

Carmen Aguelo

Pues a ver si los "artistas" que cubren de firmas con spray las fachadas y puertas de madera centenarias de los edificios se animan con los miles de bolardos y adornan el barrio.

papintor

NO PUEDE SER que un puñado de gestores culturales, impulsados por el consumo de los presupuestos que deja el ayuntamiento o la CAM, obliguen a reducir a un artista, para que haga lineas y fondos de colores, sobre una superficie cilíndrica

y lo limiten a esa cadena de imaginería, como de huella personal ciudadana, en una competencia, por, quien es más ingenioso o romántico o expresivo a la vez que los condena a ser ilustrador urbano y con la máxima audiencia de convocatoria,

y de llamado para que aquellos que se quieran exponer y ser llamados artistas, se lo crean e impulsen el comportamiento borreguil, de los que aparecen. Para delicias de los que acumulan improntas undergrown o proyección urbana de nuestras frustraciones estéticas, que solo se limitan a dejar huella de grupismo pseudocultural, para decorar el barrio y encausar el desorden visual y polución producida por la libre expresión de los tipificadores de consignas gráficas de pared y graffiti. Este ejercicio administrativo donde se mezcla la libertad, con la creacion, con el encausamiento de propuestas colectivas, con un pobre fondo de lo que significa el arte, dizfrazan los verdaderas necesidades de abrir espacios, donde sea tratado con dignidad, con seriedad, con compromiso del quehacer de la pintura del creador y del espectador. El funcionariado, debe evitar el facilismo, la mala práctica y la perversión del ejercicio de la vocación y el oficio. Supongo, que enchufando a la gente a ser pintores, a seguir y crear las vanguardias y a colgarlas por lo menos, en sitios que nos ameriten, para contemplar reseñar y ante todo descubrir el ejercicio de la pintura con contenido, con estilo, con atmósfera y propuesta. Estoy seguro, que esta idea, no fue generada por artistas, sino por dirigentes políticos o comunicadores llevadores de proyectos que nos miran con desprecio y dignidad de formación integral de un verdadero esteta. Reconozco algunas cosas que se hacen con altura de miras como las de matadero o las fundaciones, llevadas por algunas pocas personas, que no resultan tan efectistas, pero que su recorrido forman un verdadero ciudadano. Deberian recordar, que el fin último es nuestra libertad y altura de miras para hacer PINTURA no decorativismo y el valor atribuible a la actitud sana de crear, más no, de llenar espacios y programas y eventos en el tiempo, que fortalecen y completan las espectativas del gestor, funcionario, director, comunicador curador, crítico o encausador de ideas de proyecto cultural.
Etiquetas
Publicado el
19 de abril de 2018 - 11:37 h

Descubre nuestras apps

stats