PP y Ciudadanos mantienen el vallado del banco de Carretas y dejan a los ciudadanos sentados en el suelo

Joven sentada en el suelo con apuntes, en el lugar de Carretas donde se ha vallado el banco corrido

Una joven lee y escribe en sus apuntes sentada en el suelo de la calle Carretas. Está apoyada sobre un banco corrido de granito de unos 40 metros de longitud, que no puede utilizar porque desde hace unos días la Junta de Centro ha vallado por completo su zona para sentarse, haciendo inútil el uso principal de este elemento, colocado durante la última reforma de la calle.

Enésimo ejemplo de urbanismo defensivo en Madrid: una valla inutiliza el gran banco corrido de Carretas

Una valla inutiliza el gran banco corrido de Carretas

Muy cerca de donde está sentada la joven, un local despliega sus mesas de terraza, pegadas al banco. La normativa municipal no permite situarlas tan cerca de este lugar para sentarse, pero la cancelación del banco hace posible que las coloque allí, con permiso de la misma Junta de Centro que ha anulado los asientos públicos. El conjunto de la actuación hace que en esta zona de la calle solo sea posible sentarse en el suelo sin pagar una consumición.

La estampa que ilustra esta información la sacó este miércoles por la mañana una concejala del PSOE, Emilia Martínez Garrido. Estaba preparando el pleno de su distrito de por la tarde, en el que se hablaría de este banco y se votaría una propuesta de Más Madrid para que se retirara el vallado y el banco volviera a su función original. Luego, durante el debate de la iniciativa, se la enseñaría al resto de partidos políticos.

“Ese cerramiento es absurdo e irracional, no sirve para nada y es un gasto inútil”, les decía mientras se preguntaba cómo se había evaluado esta demanda que el Ayuntamiento de Madrid achacaba a "vecinos" de la zona que se quejaban por "botellones" y cuántos de estos ciudadanos la habían reclamado. "Si hay problemas de botellón, el Ayuntamiento puede pensar en otras opciones y resolver el cerramiento de otro modo", les afeaba mientras explicaba que en el PSOE "estamos a favor de una ciudad amigable, pensada para el peatón, donde la movilidad activa sea protagonista".

Su partido votó a favor de la propuesta de Más Madrid, que había defendido antes un vocal vecino de la formación y que reclamaba la retirada de la valla o su traslado a la parte interior del parterre perimetrado por el banco. "Este jardín es fruto de una remodelación valiente del gobierno anterior", recordó antes de echar en cara al concejal de distrito, José Fernández (PP), que no respete "el derecho del ciudadano a descansar tranquilamente" con "una intervención ideológica para seguir deshumanizando el distrito Centro y convertirlo en un parque de atracciones pensado únicamente para el consumismo". "¿Qué daño hace un banco en una calle peatonal?", se preguntaba.

El PP se defendió aludiendo a que el vallado del banco se debía a una "demanda de los vecinos", quienes informaron al Ayuntamiento de que el lugar era utilizado para el "botellón" o la pernoctación de personas sin hogar, que en ocasiones "hacían sus necesidades" en el parterre. Sin embargo, cuando los grupos de la oposición preguntaron por la identidad de los vecinos y su número, los representantes de la Junta de Centro solo aludieron a las indicaciones de una comunidad de un edificio situado en la calle que había mostrado su "perturbación".

"Este equipo de gobierno quitan espacio público para hacer espacio privado para hacer negocio", se quejaron desde Más Madrid. "Dentro de dos años los ciudadanos verán qué modelo de ciudad eligen", les respondió José Fernández. "Los que no estamos a la izquierda también queremos una ciudad para vivir, pero a lo mejor lo que no queremos es vivir como ustedes", concluyó el debate antes de votar en contra de la retirada del vallado. Ciudadanos secundó su posición y la abstención de Vox condenó a que los ciudadanos se tengan que seguir sentando en el suelo, sin poder usar el banco más grande de la calle Carretas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats