eldiario.es

9

La Junta de Castilla y León da el visto bueno a una explotación de uranio en Salamanca

La Declaración de Impacto Ambiental revela que la empresa Berkeley prevé una producción de 2.200.000 toneladas anuales de mineral en la mina de Retortillo y se estima una duración de la explotación de 11 años.

La Plataforma Stop Uranio denuncia que la toma de agua perjudicará al río Yeltes, donde hay una Zona de Especial Protección para las Aves de las riberas de los ríos Huebra y Yeltes y un Lugar de Interés Comunitario de las riberas de los ríos Huebra, Yeltes, Uces y afluentes.

Medidores de radioactividad que se instalan en la zona de Retortillo.

Medidores de radioactividad que se instalan en la zona de Retortillo.

La mina de uranio en el municipio de Retortillo (Salamanca) recibe los parabienes oficiales y las críticas sociales. Así, mientras la Junta de Castilla y León aprueba la Declaración de Impacto Ambiental, con lo que las obras podrían comenzar en breve, la Plataforma Stop Uranio denuncia que la mina perjudicará al río Yeltes, con dos espacios de especial protección europeo.

El Boletín Oficial de Castilla y León publicó ayer la DIA favorable para su instalación entre los municipios de Retortillo y Villavieja de Yeltes. En esta declaración se reconoce que el proyecto de la empresa Berkeley “plantea el beneficio del mineral de uranio en terrenos pertenecientes a la explotación mediante una planta que consta de lixiviación estática del material triturado, concentración por resinas de intercambio iónico, purificación mediante extracción por solventes, refinado por precipitación, calcinación y envasado". 

También se revela que hay una previsión de producir “2.200.000 toneladas anuales de mineral todo-uno, estimándose la duración de la explotación en 11 años”, aunque el criterio es conseguir una vida útil "de la cobertura del orden de 200-1000 años o superior, control de la radiactividad gamma, control del polvo y de emanaciones de radón, control de la infiltración de aguas, prevención de la erosión, creación de una capa de almacenamiento de agua para prevenir el desecado del sellado impermeable tipo arcilla y evitar la biointrusión”. 

Frente a este optimismo legal, la Plataforma Stop Uranio, que la han formado ciudadanos de la zona, denuncia que la empresa Berkeley Minera España solicita de la Confederación Hidrográfica del Duero unos “desmesurados volúmenes de aguas superficiales y subterráneas”.

A través de un comunicado, este colectivo asegura que se ha pedido un caudal de 100 litros por segundo para el proceso de extracción y beneficio de mineral de uranio, sumando en total casi 1.700 millones de litros de agua potable que "no podrá ser destinada para otros usos y que contribuirá a aumentar el problema del déficit hídrico característico en esta parte de la provincia salmantina, afectando a sectores productivos básicos como la agricultura y la ganadería".

Sin embargo, desde la empresa Berkeley se recuerda que el Consejo de Seguridad Nuclear también emitió un informe, el pasado mes de agosto, favorable para dar la concesión, lo que posibilitará el otorgamiento también por la Junta de Castilla y León de la Concesión de Explotación y las autorizaciones pertinentes para iniciar la construcción de las instalaciones.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha