La portada de mañana
Acceder
La segunda ola amenaza con poner a los hospitales en situación "crítica"
11 millones de personas pendientes de un confinamiento perimetral
Se estrella un COVID y mueren 267 personas, por Rosa María Artal

La compañía Teatro del Limo: "En la obra se habla de suicidio, de la muerte, pero sobre todo de la vida"

La compañía Teatro del Limo: "En la obra se habla de suicidio, de la muerte, pero sobre todo de la vida"

La compañía Teatro del Limo estrena 'Preparados, vivos, Ya!', obra escrita y dirigida por el dramaturgo murciano Juan Montoro Lara e interpretada por Ángela España, Jessica Cerón y David Terol. El espacio escénico del Centro Párraga acogerá el próximo viernes 25 de septiembre el estreno de la compañía murciana. Con esta obra tanto director como actores y actrices se han adentrado en un proceso creativo muy exigente para llevar al espectador a reflexionar sobre cómo afrontar el suicidio de un ser querido a través de Emilia, una deportista de élite que ve cómo su vida se tambalea cuando su padre se quita la vida.

'¡Tenéis visita!' fue el pie con el que irrumpieron allá por el mes de marzo en la sala donde encontrábamos a la compañía Teatro del Limo recogiendo los aperos de una intensa tarde de ensayo. Todavía absortos y poseídos por la nebulosa de lensayo, apenas despegaban la mirada de su tarea. Instrumentos de música, micrófonos, papeles y colchones. Elementos de atrezo, en definitiva, que se desplazaban para ser guardados con el mismo tempo que marcan los cánones del movimiento en la escena. Nos encontrábamos con personas que todavía se movían, miraban, pensaban y sentían como personajes. Director, actores y actrices del Teatro del Limo que despertaron del ensimismamiento en esa tarde de marzo a la voz de un 'Preparados, vivos, Ya!'.

'Preparados, Vivos, Ya!' ¿Es el pistoletazo de salida hacia alguna meta en concreto?¿Qué te llevó a escribir esta obra?

Juan Montoro: Es el pistoletazo de salida a la vida, a vivir. Con sus claros y sus oscuros, con su luminosidad y sus sombras, pero a la vida. A este texto sobre el suicidio me llevó la pérdida de dos familiares muy cercanos y muy queridos. Como creadores, debemos de involucrarnos en las cosas que nos remueven, nos tocan y nos trastornan. Así pues, el suicidio es una cosa más que puede perturbar el alma humana y hay que tratarlo también en el teatro.

Nos interesa mucho tu papel Juan, como autor y como director de la obra. ¿Cómo estás viviendo este proceso?

Juan Montoro: Estoy viviendo el proceso de forma muy ilusionante. En primer lugar, porque tenía claro que debía encontrar a tres intérpretes muy buenos, como lo son ellos, y estoy muy contento con su trabajo y con su entrega. Nos ha dado tiempo a hablar mucho sobre los personajes, la historia, a inmiscuirnos en qué había detrás de cada uno de ellos, y han aportado muchísimo a la obra, al montaje, al proceso creativo etc. Además soy de los convencidos de que el papel de director debe ir mucho por ahí, por saber escuchar y formar un equipo como este.

Para vosotros, Ángela, Jessica y David ¿Cómo ha sido el acercamiento hacia este tema que podemos considerar tabú? ¿Os ha cambiado la percepción del mismo?

Ángela España: En general la muerte no es un tema del que se suela hablar, y mucho menos de alguien que decide quitarse la vida. En la obra se habla de suicidio, se habla de la muerte, pero sobre todo se habla de la vida.

David Terol: Creo que no debería de ser un tema tabú, pero lo es. Es muy difícil que no lo sea. En la realidad, cuando alguien se suicida, siempre hay una pregunta que es recurrente y que parece no tener una respuesta, y es el por qué, por qué esa persona ha decidido acabar con su vida. Hay muchos casos en los que nadie deja una nota explicando su marcha, o simplemente lo hace sin avisar. Así pues, nunca un tema con tantas preguntas sin resolver, puede ser tabú, pues queda para siempre presente.

Bueno, contadnos brevemente como son cada uno de vuestros personajes, como lo sentís, como los habéis mimetizado…

Jessica Cerón: Emilia es un personaje aparentemente fuerte, estable y una persona que necesita tenerlo bajo control. De hecho lo tiene. Una carrera exitosa y una estabilidad emocional absoluta con quienes la rodean. Pero, a raíz de la muerte de su padre, la cual le pilla totalmente de sorpresa, comienza a obsesionarse con el tema de la muerte. Hasta un punto en el que el personaje  se va sumergiendo en la obsesión de la muerte y el suicidio.

David Terol: Félix, es la pareja de Emilia. Es un tipo extravagante que vive la vida, que está totalmente obsesionado con Emilia y con su relación. Durante la obra su misión es disipar de la cabeza de Emilia que pueda existir cualquier cuestión genética que la quiera llevar al suicidio.

Ángela España: Sofía es la madre de Emilia, una mujer que ha perdido a su marido, a quien amaba. Sin embargo ella tiene respuestas y entiende el suicidio de su marido. A pesar de ello, no deja de tener una preocupación muy grande por su hija, y por lo que esta pueda ser capaz de llegar a hacer. Mi personaje es sin duda un personaje con esperanza, optimista  y que cree en la felicidad. 

¿Cuesta mucho estrenar en los grandes teatros de Murcia?

Juan Montoro: Bueno, debemos tener en cuenta que Teatro del Limo lleva muy poco tiempo trabajando al nivel del resto de compañías profesionales. En concreto, 'Preparados, Vivos, Ya!' Es el segundo montaje que llevamos a cabo, por lo que podemos decir que estamos naciendo como compañía profesional, a pesar de que todos tenemos amplias trayectorias sobre las tablas. Seguro que a partir de ahora se nos van abriendo caminos, trabajaremos duro y con mucha ilusión para que así sea.

De todos modos, debemos añadir que en este caso tan solo llamamos a las puertas del Centro Párraga para el estreno, y tenemos la suerte de que así sea. Aunque es indudable que estaríamos encantados de pasar con esta obra por el Teatro Romea o el Teatro Circo, por supuesto que sí.

Existe una percepción, no sé si errónea, de que el teatro está muy estancado en los clásicos. Los clásicos se representan por doquier, año tras año y, sin embargo, los nuevos textos parece que cuesta más encontrarlos, disfrutarlos, sacarlos a la palestra en definitiva. ¿Creéis que la industria del teatro es un techo para sí misma?

Ángela España: Yo creo que los programadores sí que suelen ir a lo seguro. Al final cuando te dedicas a esto, tienes tu compañía y expones tu dinero, sin más remedio tiendes a ser cauto y a destinar tus esfuerzos hacia algo que sabes que los programadores van a contratar. Es el pez que se muerde la cola.

Juan Montoro: También es cierto que parece que solo compañías con cierto prestigio y trayectoria son las únicas que se puedan permitir el lujo de tratar ciertos temas. Ahora mismo que sepamos se está trabajando el tema de la prostitución desde una perspectiva documental, el tema del suicidio y muchos más ejemplos que tratan temas difíciles. Mientras que, la gente que empieza parece estar predestinada a hacer cosas más 'ligeras' que les permitan entrar en el circuito y se les vaya conociendo. No es nuestra apuesta, ni mucho menos, pero es una cosa que está ahí y es legítimo que cada cual haga lo que quiera.

Para los actores… ¿Cómo veis el sector laboral de la interpretación desde una perspectiva general?

Ángela España: Buff… No sé si conoces este dato, pero durante la crisis, esta de la que todavía no hemos salido del todo… el paro registrado en nuestro sector rondaba el 99 por ciento, creo que con eso te digo todo. La mayoría de nosotros tenemos que trabajar en otras cosas, muy pocos pueden vivir de esta profesión. Muy triste.

David Terol: Yo pienso que es complicado. Algunos nos empeñamos en intentar seguir viviendo de esta profesión en esta Región, en concreto en esta ciudad, con una esperanza de que sí se pueda. Yo por ejemplo estoy en estos meses encadenando varios trabajos como actor, y es una suerte, pero si he podido sobrevivir hasta el momento es porque he desempeñado otras labores que van más allá de la interpretación. Ahora mismo estoy contentísimo, las condiciones podrían ser mejores, pero no me puedo quejar. Pero es cierto que es una profesión con intermitencia y muy irregular. La pregunta es, ¿existe una industria real del teatro que nos permita a todos y a todas trabajar? Seguramente no…

Jessica Cerón: Yo creo que es un tema muy político. A la gente le encanta consumir cultura, sin embargo quien se dedica a ella tiene unas condiciones muy precarias. Hay ejemplos magníficos, como es el de Francia, donde evidentemente se consume más cultura por el simple hecho de que cuenta con unas ayudas, unos planes y unas personas responsables y profesionales, de gran calado. Sin ir más lejos cuentan con un programa para combatir la intermitencia laboral en las artes escénicas, y es lo que permite a muchos ciudadanos que han decidido dedicarse a esto, tener una estabilidad. Porque lo cierto es que nosotros vivimos continuamente en la incertidumbre. Lo que supone que la mayoría termine bajándose del carro, pues es muy difícil vivir así. No quiero decir con esto que el dinero público deba de venir a rescatarnos, simplemente hablo de estrategias en torno a la cultura.

Bueno Juan, ¿qué esperáis después de este Preparados, vivos Ya!? Uno escribe para estrenar, y estrena para…

Para hacer gira (risas). La producción lo merece, el esfuerzo lo merece, y el trabajo de los actores es impresionante, por lo que nos gustaría que se viera. Espero que en los dos días de representación venga a vernos mucha gente, a arroparnos, a ver este montaje, el cual está pensado para vencer miedos. Se ha tratado un tema tan complejo de forma seria, con una gran sensibilidad, con ternura y de forma esperanzadora. Tratamos las relaciones cotidianas, en las que el público se sentirá identificado en muchas emociones y pasiones humanas. Hay mucho dolor, pero también mucha belleza y mucha esperanza. Así que animamos a todo el mundo a que nos acompañe.

Etiquetas
Publicado el
24 de septiembre de 2020 - 17:19 h

Descubre nuestras apps

stats