eldiario.es

9

Donde el franquismo disparó sus fusiles

Vitoria inaugura el primero de cuatro 'Memoriaguneak-Espacios de la Memoria', que reconocerán a las víctimas de la represión franquista

Aintzane Ezenarro, Enrique Ullibarriarana, Peio López de Munain y el alcalde Gorka Urtaran

Aintzane Ezenarro, Enrique Ullibarriarana, Peio López de Munain y el alcalde Gorka Urtaran en acto inaugural

En el muro trasero del cementerio vitoriano de Santa Isabel, donde al menos 33 personas fueron fusiladas entre 1936 y 1945, se erige una placa conmemorativa de esa mancha histórica. El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha dirigido la inauguración del primero de cuatro 'Espacios de la Memoria' que ahora guardará la capital alavesa: "Seguimos saldando las cuentas pendientes que esta ciudad tenía con las víctimas del franquismo, bien porque fueron fusiladas o bien porque fueron represaliadas por defender la libertad, por defender la democracia y por luchar contra un auténtico golpe de Estado contra un gobierno democrático como fue el de la República". 

En total, se colocarán cuatro paneles informativos, uno por semana, con el objetivo de preservar la memoria de las personas fusiladas, otorgarles dignidad y ofrecerles respeto, según el alcalde. Los otros tres espacios donde el franquismo ejerció su represión y que ahora formarán parte de la iniciativa son el colegio Sagrado Corazón -que fue una cárcel femenina-, la calle de La Paz -la prisión regular- y el convento de El Carmen -un centro de retención-. 

El plan, sin embargo, no encuentra el total apoyo en algunos historiadores y asociaciones memorialistas. La académica Virginia López de Maturana hizo una tesis doctoral sobre la Vitoria franquista y ha trabajado el tema en más ocasiones. El Ayuntamiento de Gorka Urtaran le preguntó cómo gestionar estos espacios, para los cuales López de Maturana aportó una serie de textos que se fusionaron con los de la Plataforma Vasca contra los Crímenes del Franquismo: "Presentaron unos informes que contenían una serie de errores históricos muy graves", lo cual implica que los 'Memoriaguneak' también los tendrían, según la historiadora.

López de Maturana afirma que, por ejemplo, las placas "hablan sobre la Iglesia como si hubiera actuado de manera monolítica durante todo el franquismo". Aclara que hubo sectores eclesiásticos que se opusieron a la dictadura, pues la institución estaba tan dividida como la sociedad alavesa: "Por un lado, el propio régimen, los sublevados, expulsan al que es el jefe de la jerarquía católica, Mateo Mújica". "Y no solo eso", añade, "en la década de los 60 la primera tímida oposición al franquismo que entra en el Ayuntamiento se gestiona desde diversos sectores de la Iglesia católica, liderados por el sacerdote Carlos Abaitua". 

Asociaciones memorialistas, "excluidas" 

La Plataforma Vasca contra los Crímenes del Franquismo ha rechazado la invitación del Ayuntamiento y no ha acudido al acto porque el plan de memoria histórica "no responde a los objetivos de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición" que marcaron al proponer el plan hace unos años. La plataforma, que agrupa a todas las organizaciones memorialistas de Euskadi como la Asociación Martxoak 3, rechaza el "planteamiento poco participativo que ha tenido el Ayuntamiento con las asociaciones de memoria histórica".

Josu Ibargutxi, portavoz de la Plataforma Vasca contra los Crímenes del Franquismo, afirma que están "muy de acuerdo con el recuerdo que se pretende hacer de todas las víctimas del franquismo", pero que ellos "quisieron asumir más lugares de la memoria que los que el Ayuntamiento ha señalado". Recalca que no participan en la inauguración de los 'Memoriaguneak' "por el planteamiento general". Reclaman, entre otras cosas, la retirada de las medallas de oro y cargos honoríficos a obispos, militares y autoridades franquistas y sus nombres de las calles de Vitoria-Gasteiz.

Ibargutxi lamenta también la diferenciación que se hace institucionalmente de las víctimas del terrorismo, más concretamente el de ETA, de las del terrorismo franquista. Menciona la antigua sede del Banco de España en Vitoria, lugar destinado a la memoria de las víctimas del terrorismo: "Lo más doloroso es que delante del inmenso edificio que el Gobierno español ha elegido, a cincuenta metros, se va a erigir en un rincón una estatua que quiere homenajear a todas las víctimas del franquismo".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha