eldiario.es

9
Menú

El intercambio y préstamo de libros de texto, la solución de muchas familias

Existen programas de gestión solidaria de libros de texto gestionados por el Gobierno vasco, pero solo pueden beneficiarse alumnos de Primaria y del primer ciclo de ESO.

Las plataformas Bookint o Donaz son unos portales de intercambio de libros que nacen como solución a las familias que no pueden permitirse comprar todos los libros de texto.

En el curso 2015-2016, al entrar en vigor la LOMCE, habrá que renovar los libros de texto, por lo que no se podrán hacer intercambios.

La 'vuelta al cole' supone una media de 830 euros para los padres, según la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI)

- PUBLICIDAD -

Apenas quedan dos semanas para que los niños vuelvan a las aulas. Un nuevo curso escolar que requiere que los hogares deban afrontar los pagos de material escolar, ropa y sobre todo, libros de texto. Un gasto obligatorio que supone un importante desembolso para las familias. De hecho, el regreso a las aulas puede llegar a suponer hasta 1.250 euros en un colegio privado, 950 en uno concertado o alrededor de 630 euros de media en un centro público, según el estudio realizado por la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI).

Para que los libros de texto no supongan una inversión tan desmesurada para los padres, en Euskadi existe el programa de gestión solidaria de libros de texto gestionada por el Gobierno vasco del que se pueden beneficiar los alumnos que cursen Educación Primaria y el primer ciclo de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en centros públicos. Para ello, en el curso anterior, se contó con un presupuesto de 3.263.150 euros.

Tocaba renovar los libros, pero no será así

El sistema de préstamo vigente del Gobierno vasco consiste en que la Administración paga los libros y éstos se proporcionan a las familias de manera gratuita, que han de devolverlos en buenas condiciones al finalizar el curso. Al principio, los libros se utilizaban durante cuatro años, pero el plazo se amplió a cinco. Y este año tocaba cambiarlos. Sin embargo, la consejera de Educación, Cristina Uriarte, ha dicho que no lo hará a la espera de “adaptarlos” a la LOMCE. De esta manera, afirma que el curso 2014-2015 será un año de “transición” hasta que se aprueben los decretos definitivos porque, una vez renovados, hay que adaptar materiales y libros a los nuevos requisitos. De todas maneras, la consejera reconoció que existía una necesidad de adoptar medidas para mejorar la eficiencia del programa de gestión solidario de textos.

Otras alternativas

Si no se encaja en las ayudas y la compra de libros de texto desborda el presupuesto disponible, existen otras vías por las que poder intercambiar libros. Un ejemplo es la plataforma Bookint, que se rige por el ‘uno por uno’: por cada libro que se entrega se tiene derecho a otro. Es necesario que el colegio esté directamente relacionado con el portal para que los progenitores de los escolarizados puedan hacer uso de ella. Pero todavía ningún colegio del País Vasco se aprovecha de los servicios que ofrece la 'web'. Fernando Guirao, responsable del proyecto, reconoce que es una utopía que todos los libros se puedan conseguir por intercambio, pero al menos, "supone un ahorro considerable" a quienes utilizan su portal.

Otra de las plataformas de intercambio de libros de texto es Donaz. En Euskadi cuenta ya con 966 usuarios registrados, 267 en Álava, 325 en Gipuzkoa y 374 en Bizkaia. Esta es individual, no hace falta que el centro en el que estudian los hijos esté unido a la plataforma. Un usuario se registra, introduce los libros que quiere intercambiar y solicita los libros de segunda mano que desea recibir. No importa el ciclo que estés cursando, están disponibles libros de Formación Profesional o de grados universitarios. Para obtener físicamente el ejemplar, la plataforma gestiona los envíos y la persona que recibe el libro es la encargada de abonar el importe del envío. Aun así, Alejandro Sarmiento, el responsable de la plataforma, asegura que las familias pueden llegar a ahorrarse el 70% del total de los libros.

Sarmiento reconoce que uno de los problemas que existe es cuando los centros renuevan los libros ya que no hay ninguno de segunda mano que te puedan dar. Asegura que lo que más le ha llamado la atención en los dos años de vida que llevan es que hay familias tan necesitadas que “les da igual” que tengan una hoja arrancada o esté pintado ya que “obviamente prefieren comer antes que comprar un libro de texto".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha