eldiario.es

9

Tres cada cuatro vascos pobres reciben una renta mínima

En el resto de España, el porcentaje se queda en el 8 % y en siete comunidades no llega al 5 %

Manifestación en contra de los recortes en la RGI

Manifestación en contra de los recortes en la RGI

El 76,3 % de los vascos que viven bajo el umbral de la pobreza se beneficia de las rentas mínimas de inserción, lo que coloca a Euskadi como la comunidad con mejor porcentaje, según un informe de directores de Servicios Sociales correspondiente a 2017.

El estudio, que recoge datos del último informe del Ministerio de Sanidad, asegura que de las 186.387 personas que en Euskadi están en riesgo de pobreza, 142.029 perciben las rentas mínimas de inserción, especialmente, la Renta de Garantía de Ingresos (RGI).

Esto supone una tasa del 8,6 % de riesgo de pobreza sobre el total de la población, cuando en el conjunto de España ese porcentaje llega al 19,7 %. De los 9,1 millones de personas que sufren pobreza, solo 728.142 perciben las rentas mínimas de inserción, lo que supone el 8 %. “No puede ser que una comunidad cubra al 76 % (en referencia a Euskadi y Navarra) de las personas con necesidades y en otras cobrar una renta mínima se convierta en una auténtica lotería”, denuncia Gustavo García, portavoz de la asociación.

El informe realizado por la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales también destaca que la cuantía media que cobró en 2017 un perceptor de renta mínima en España, 4.220 euros anuales, apenas suponía el 13,2 % de la renta media que ingresaba un hogar (31.956 euros).

El 40% de las rentas a nivel nacional

El camino recorrido por Euskadi con la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) ha tenido poca continuación en el resto de España (salvo Navarra), que en la actualidad es el país de la UE que menos dinero destina en conjunto a este concepto. En cambio, la RGI vasca es equivalente a los sistemas de protección más avanzados que pueden encontrarse en otros países europeos.

 

A nivel nacional, la RGI vasca fue el primer modelo de rentas míni­mas que se instauró y posteriormente se fueron desa­rrollando el resto de sistemas autonómicos. Los diferentes modelos muestran una gran heterogeneidad y diversidad. Solo hay que ver el dato del gasto anual por habitante en este programa para darse cuenta de la diferencia que hay entre Euskadi y el resto de comunidades. Por ejemplo, ese gasto es de 223,06 euros en el caso vasco (con datos de 2015) frente a los 99,75 de Navarra (que es la segunda que más invierte), los 18,87 de Madrid (que triplica en población al País Vasco), los 23,23 euros de Cataluña o los 6,45 euros de Valencia.

Por ejemplo, en 2015 Euskadi gastó 488 millones de euros en la RGI (incluida la Prestación Complementaria de Vivienda), casi cuatro veces más que Madrid. En conjunto, Euskadi invierte casi el 40% de todo lo que se gasta en España en prestaciones sociales, con un peso de menos del 6% sobre el total de la población española.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha