La portada de mañana
Acceder
Prohibición de fumar, más restricciones sociales y cribados: las comunidades buscan más medidas ante el aumento de contagios
Juan Carlos I, un capitán general del Ejército en paradero desconocido
Las irregularidades en la contratación de temporeros mediante intermediarios dificultan el control de la COVID-19

Las mujeres científicas ya no vamos a callarnos nunca más

El machismo ahoga la vocación científica de las niñas

Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas

Alessandro Strumia es un físico italiano relativamente conocido, por desgracia, por sus comentarios machistas sobre las mujeres que nos dedicamos a la física. En el mes de octubre de 2018, dio una charla en el centro científico en el que trabajaba como investigador invitado, la Organización Europea para la Investigación Nuclear (conocido como el CERN), en la que hizo una serie de afirmaciones sexistas y sin fundamento.

Aseguró que la física había sido inventada por los varones; que las mujeres no somos tan buenas en física como los hombres; que a nosotras nos asignan más fondos de los que merecemos por nuestra calidad como científicas o que las mujeres obtenemos puestos de poder dentro del área de la física solo por nuestra condición de mujeres.

Defendió que no existe ninguna discriminación hacia nosotras en el área científica en la que él y nosotras trabajamos. Inmediatamente, las redes se incendiaron con comentarios de personas, entre ellas, muchas físicas y físicos, indignadas por sus palabras.

El científico italiano defendió entonces que sus afirmaciones estaban basadas en su propia investigación sobre la situación de las mujeres que se dedican a la física fundamental. Pero esos supuestos estudios de género que dice haber realizado y de los que, según él, ha obtenido los datos que respaldan sus argumentos, no convencieron al CERN que, al finalizar la investigación, le retiró el nombramiento como profesor invitado.

Antes de eso, se había publicado una carta, "Declaración de la comunidad de la física de altas energías", firmada por más de 4.000 físicos y físicas de esta área de la ciencia en la que criticaban duramente las afirmaciones de Strumia.

Desinformación disfrazada de ciencia

Los supuestos datos en los que el físico basa sus afirmaciones han sido reiteradamente criticados por su falta de rigor científico, pero, recientemente, la revista Quantitative Science Studies (QSS) ha decidido que publicará el artículo de Strumia que contiene la información sobre la investigación en la que se basa para llegar a sus conclusiones machistas.

Medios científicos de prestigio, como la revista Science, se han hecho eco de esta historia. Una científica experta en información que ha revisado el artículo de Strumia, Cassidy Sugimoto, de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, afirma en Science que el artículo que ha evaluado es "metodológicamente defectuoso" y "no cumple con los estándares (científicos)". Pero a pesar de ello se va a publicar.

Este no es un hecho aislado. La publicación del artículo de Strumia nos recuerda otros hechos recientes, esta vez sin relación con la física pero que tienen el mismo origen. Por ejemplo, las declaraciones del eurodiputado polaco de extrema derecha Janusz Korwin-Mikke que afirmó, en 2017: "Por supuesto que las mujeres deben ganar menos porque son más débiles, más pequeñas y menos inteligentes". O las afirmaciones recientes de grupos que niegan la existencia de la violencia de género.

Aunque aparentemente tratan sobre cosas diferentes, todas tienen algo en común: luchan contra el feminismo y los avances para terminar con la discriminación de género.

Por mucho que se empeñen los strumias de turno, no nos vamos a callar ante estos intentos de desacreditar nuestro esfuerzo por acabar con la desigualdad, ni ante las infamias que tratan de ocultar la realidad. Ya no vamos a callarnos nunca más.

Etiquetas
Publicado el
19 de diciembre de 2019 - 22:57 h

Descubre nuestras apps

stats