Van a volver a decir que no se puede

Pablo Casado en el Congreso

Ione Belarra

Portavoz adjunta de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea en el Congreso —

La semana pasada alcanzábamos un acuerdo presupuestario importante con el Gobierno del partido socialista para ponerle punto y final a la década perdida en la que el Partido Popular ha sumido nuestro país. Una década plagada de Gürteles y Púnicas, de “no nos metamos en eso”, de buenos gestores que acabaron dejando la deuda pública de nuestro país por encima del 100% del PIB. Una década que se ha llevado por delante la hucha de las pensiones, los empleos dignos y en la que miles de catalanes y catalanas han dicho que se quieren ir de España. La década en la que la burbuja hipotecaria se transformó en una enorme burbuja del alquiler.

Muchas personas están agradeciendo a Unidos Podemos en los últimos días que haya sido capaz de arrancar al Gobierno la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros al mes, la recuperación del subsidio por desempleo a los 52 años, los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles, empezando por un permiso de paternidad de 8 semanas el año que viene, o la creación de un nuevo tipo de alquiler cuando el casero es un fondo buitre, para proteger más a los inquilinos e inquilinas.

No hay nada que agradecer, este acuerdo no es de Unidos Podemos, es de todas vosotras y vosotros. Vivimos en un país que tiende a la desmemoria y por eso en momentos como este, de esperanza, es más importante que nunca echar la vista atrás y reflexionar sobre cómo hemos llegado hasta aquí. ¿Alguien cree que el acuerdo habría incluido la ley integral por la libertad sexual de las mujeres, la ley de “sólo sí es sí”, si no fuera por las millones de mujeres que se han echado a las calles este año? ¿Alguien cree que las pensiones se actualizarían con el IPC real en 2018 y 2019 si no fuera por los miles de pensionistas que se han manifestado, a veces bajo la lluvia, y a veces bajo los empujones, en el último año? Yo tengo claro que no.

Este acuerdo es fruto del esfuerzo conjunto y la colaboración virtuosa entre la ciudadanía de nuestro país y el espacio político del cambio, que ha hecho valer sus cinco millones de votos. Ahí reside su fortaleza y su capacidad transformadora. No se trata de un acuerdo parlamentario, es un acuerdo que pone encima de la mesa algunas grandes demandas del nuevo país que ya está en la calle. Es un acuerdo que empieza a aplicar la agenda de la España del cambio y le abre el paso para que empiece a gobernar nuestro país.

Y es que los números daban desde junio de 2016. Lo sabe todo el que sepa hacer una suma aritmética simple. Daban los números desde que M.Rajoy no consiguió sumar 176 apoyos en la moción de censura de la dignidad de Unidos Podemos. Y los números siguieron dando durante todo el final de 2017, cuando se apaleó gente que quería votar el 1 de octubre, se aplicó el artículo 155 y cuando el PP aprobó unos presupuestos de recortes y precariedad con la confluencia canaria del partido socialista. Nosotras lo dijimos desde el principio y los grandes medios de comunicación lo silenciaron, dijeron que era imposible. Era mentira, sí se podía echar al PP corrupto del Gobierno.

Ahora, los que mandan en nuestro país sin presentarse a las elecciones van a volver a decir que no se puede. Dirán que no se puede reducir los privilegios fiscales de los grandes patrimonios, ni de la banca o las grandes empresas tecnológicas como Facebook, ni forzar a los que ganan más de ¡130.000! euros al año a que arrimen un poco el hombro. Y de nuevo será mentira. El problema es que estas medidas recortan su capacidad de enriquecerse y seguir mandando. Así que os necesitamos. Os necesitamos a todas y a todos porque este acuerdo sólo se va a hacer realidad si desde la calle y desde las instituciones nos corresponsabilizamos de él y lo hacemos nuestro. Os necesitamos para seguir marcándonos el camino. Este acuerdo es de todas las que crean que hay que controlar las casas de apuestas deportivas, bajar las tasas universitarias o aumentar las ayudas a la dependencia. Este acuerdo es nuestro y es vuestro, y tenemos la responsabilidad de defenderlo entre todas para arrastrar al Gobierno al lado de la gente, evitando que se ponga del lado de los buitres financieros.

Este acuerdo presupuestario es un paso más en la construcción de un nuevo país, una España del cambio que proteja a las personas y asegure su sanidad y su educación, una España feminista, que cuide el medio ambiente y garantice el bienestar de las generaciones futuras. Este acuerdo es un paso más, como lo han sido los Ayuntamientos del Cambio y el posibilitar Gobiernos autonómicos en Valencia, Baleares,  Navarra o Castilla La Mancha. No obstante, aún queda mucho por hacer. Echando al Partido Popular cumplimos con nuestro compromiso con la regeneración democrática y con la gente de nuestro país. Este acuerdo cumple hoy con nuestro compromiso de no dejar pasar ni una sola oportunidad de mejorar la vida de la gente. Sin embargo, para que algunas cosas cambien, para transformar social y políticamente de verdad nuestro país y que no haya ministras que tengan trato con Villarejo, la jefatura del Estado deje de ser la institución perfecta para la corrupción, se deroguen las reformas laborales o se cierren las puertas giratorias para tener las manos libres para bajar el precio de la luz, es imprescindible que gobierne Unidos Podemos. Esto es hoy más posible que nunca, aunque vuelvan a decir que no se puede.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats