eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ni loca ni histérica: polémicas y revoluciones feministas en Juego de Tronos

María Castejón Leorza responde a la indignación ante la deriva de los personajes femeninos en la temporada final de la serie

"¿Por qué no consideramos a Daenerys Targaryen un personaje digno de entrar en nuestro Olimpo de diosas de series y de cine? Qué aburrimiento un imaginario feminista que no incluya a las malas, a las destructoras"

Daenerys Targaryen en el punto de inflexión que define a su personaje al final de la temporada 8

Daenerys Targaryen en el punto de inflexión que define a su personaje al final de la temporada 8

La última temporada de 'Juego de Tronos' nos ha tenido pendientes como casi nunca lo ha hecho una serie de su desenlace. La comunidad seriéfila ha dado rienda suelta a sus más altos y bajos instintos, y su octava temporada ha sido todo un acontecimiento mediático, cultural y social no exento de ciertos tintes de histeria y paranoia: las prisas por ver el capítulo cuanto antes ya que era  imposible huir de los spoilers, la gente que se salía de grupos de whatsapp porque se estaba comentando el capítulo, una petición en change.org para pedir que rehagan la última temporada, familias arrepentidas por poner a sus hijas el nombre Daenerys.... Toda esta expectación nos recuerda a las vividas con el final de 'Los Soprano' y 'Lost' pero JdT ha ido más allá por el poder de los medios de comunicación digitales y las redes sociales.

Juego de Tronos se acaba dejando un gran vacío, miles de horas de intrigas, asesinatos, sexo y un buen número de polémicas, especialmente centradas en varios personajes femeninos como Sansa, Brienne de Tarth o Daenarys.  ¿Es criticable que Sansa afirme que sus agresiones la han hecho más fuerte?, ¿invalida al personaje de Brienne y toda su trayectoria llorar por que Jaime Lannister se va de su vera? Y, sobre todo, ¿por qué consideramos el brutal viraje de Daenerys como una traición a las posibles características feministas del personaje? Veamos:

Polémicas feministas en la última temporada

La actriz Jessica Chastain, que acaba de estrenar la  película 'X-Men: Dark Phoenix' en la que comparte protagonismo con Sophie Turner, la actriz que da vida a Sansa Stark, montaba en cólera en Twitter tras la emisión del cuarto capítulo. Sansa y El Perro se reencuentran en una taberna. El Perro, al ver a Sansa tan decidida y fuerte, le dice que ya no es el pajarillo que era antes. Ella, no sin orgullo, asume que de no haber sido por todo lo que le ha pasado a manos de Joffrey, Meñique o Ramsay, hubiera sido un pajarillo toda su vida. Chastain afirmaba tras ver esta secuencia: “La violación no es una herramienta que haga a un personaje más fuerte. Una mujer no necesita ser una víctima para convertirse en una mariposa. El ‘pajarillo’ siempre fue un ave fénix. Su tremenda fuerza se debe exclusivamente a ella. A ella por sí misma”. A tope con Chastain; es inadmisible que una serie tan revolucionaria en otros aspectos mantenga la violencia sexual como eje de la construcción de algunos personajes como Sansa o Daenerys.

Sansa ha dinamitado la noción y el rol de víctima, y superar todas las violencias la ha hecho más fuerte. Pero esto no implica que las violaciones se presenten como un factor de empoderamiento. ¡Por Diosa!  Como afirma Irantzu Varela, "con toda esa violencia, se cose una coraza de madurez, indolencia y aprendizaje, que la aleja del victimismo tanto como de la felicidad, y la convierte en una mujer lista, justa, enamorada de su pueblo, de su familia, de su tierra. Una loba que marca su territorio y protege a mordiscos a quienes pretendan tocar a su manada". Además, esta conversación le permite cerrar definitivamente con su doloroso pasado y pasar página en la medida de lo posible.

En redes sociales se mostraba cierta decepción ante las lágrimas de Brienne cuando Jaime Lannister se marcha de su lado. Una mujer tan fuerte, tan hecha y derecha dejándose llevar por sus furores uterinos, qué final más decepcionante para su personaje... Jamás se me ocurriría verlo así. Brienne y Jaime viven una historia de amor nada convencional que se fragua temporada a temporada. Brienne llora porque pierde a su amado en su lecho y en su vida. Llora porque sabe que se dirige a una muerte segura. Llora porque pierde a su compañero y amante. ¿De verdad, amigas heteras, que no lloraríais un poco al ver que un hombre como él, que comienza la serie siendo un pérfido malvado que se parece al príncipe de la película 'Shrek'  y se convierte en un guapísimo hombre justo se aleja de vuestras sábanas y de vuestro lado? ¿Por qué consideramos que esta faceta amorosa de Brienne resta fuerza a su personaje en lugar de engrandecerlo? Deberíamos diferenciar entre ese amor romántico siniestro que nos coloca en una situación de subordinación y renuncia y el amor, así en mayúsculas, que nos hace gozar y sentirnos mejores personas y mujeres.

El personaje que mayorescríticas ha recibido por parte de algunas lecturas feministas es el de Daenerys. Daenerys Targaryen de la Tormenta, la que no arde, rompedora de cadenas, madre de dragones, Khaleesi de los Dothraki, Reina de los Ándalos y los Rhoynar y los Primeros Hombres, Señora de los Siete Reinos y Protectora del Reino ha dado la campanada optando por decidirse por su faceta de asesina sanguinaria. A lomos de su dragón decide arrasar con la población de Desembarco del Rey. Esos segundos de duda en los que se decide por la muerte y destrucción, por masacrar a una población que se había rendido, han marcado un antes y un después en su personaje y ha revolucionado la representación de los personajes femeninos.

Daenerys no está loca ni es una histérica. Daenerys Targaryen de la Tormenta, la que no arde, rompedora de cadenas, madre de dragones, Khaleesi de los Dothraki, Reina de los Ándalos y los Rhoynar y los Primeros Hombres, Señora de los Siete Reinos y Protectora del Reino es una asesina que se ha ido fraguando poco a poco. Sorprende su reacción porque no esperamos esa crueldad suprema al exterminar a una población entera. Pero seamos sinceras, porque lo de Daenarys viene de largo: ni pestañeó cuando a su hermano lo achicharran con la corona de oro fundido, se come un corazón a bocados, es la reina de los Dothraki, unos tipos mercenarios violentos que se dedican a asesinar y violar mujeres, ha arrasado con muchas de las poblaciones que ha conquistado, ha quemado vivos a enemigos y enemigas..... lo de arrasar y asesinar no era nada nuevo para ella. Además de todo lo comentado, acaba de ver cómo su amado se ha chivado a sus hermanas sobre su verdadera identidad, sus cuñadas la odian y no es descabellado pensar que la quieran asesinar. ¿Qué nos pensábamos, que iban a celebrar la Nochebuena en Invernalia en amor y compañía? Si bien es cierto que el personaje se merecía un arco de desarrollo mayor, creo que habíamos empatizado demasiado con ella y que habíamos pasado por alto su verdadero carácter.

Preocupa que nosotras mismas la tachemos de loca y de histérica. ¿Por qué no consideramos este personaje digno de entrar en nuestro Olimpo de diosas de series y de cine? Es diferente, rompedora, ha sido capaz de dejar que afloren todas sus bajas pasiones, sus odios y su brutal ira. Se ha cansado de ser correcta y se ha mostrado como una asesina despiadada con inclinaciones totalitarias. ¿Cuándo hemos visto un personaje así? Ojo, tampoco olvidemos que su destino final asesinada a manos de su amado, es una alegoría perfecta del patriarcado y sus castigos. Todo en orden y en su sitio.

Es revolucionario ampliar las representaciones de género en todos sus registros. Si pensamos que Daenerys es una loca y una histérica sin ser capaces de ver todo su potencial y los referentes que crea, estamos desaprovechando al personaje. Otra cosa es que nos guste o no. A mí no me gusta la violencia y sociopatía de Tony Soprano y me enamoro hasta las trancas siempre que veo 'Los Soprano'.

Cabe preguntarse entonces qué tipo de personajes gustan desde los feminismos:  ¿mujeres que hacen lo correcto?, ¿mujeres que luchan por otras mujeres desde la sororidad?, ¿mujeres que luchan como titanas cuando vulneran sus derechos?, ¿mujeres que son buenas? ¿Solo ellas? Qué aburrimiento un imaginario tan limitado que no incluya a las malas, a las destructoras, a las peligrosas....

Cersei Lannister y Arya Stark. Dos mujeres, dos destinos

Cersei Lannister es una mujer sedienta de poder, manipuladora, mala, que curiosamente no ha suscitado el mismo rechazo que su enemiga Daenerys. Es un instrumento en manos de los hombres  poderosos ya que su función es casarse, parir hijos e hijas para perpetuar su estirpe que, como casi todos los personajes femeninos, transciende su destino inicial. Cersei es una mujer dura, cruel y muy inteligente que lucha por llegar al poder y lo consigue tras superar diversas humillaciones. Su evolución la acerca más al prototipo de villana y por eso nos identificamos mejor y más fácil que con Daenerys.

Por otro lado, si ha habido un personaje revolucionario en JdT ese ha sido el de Arya Stark. Rebelde, intrépida e indómita desde que comienza la serie cuando era una niña, su periplo ha estado lleno de retos y aventuras, y a diferencia de su hermana Sansa no ha sido víctima de violencias de género. 

Uno de los grandes momentos de la serie es cuando es ella y no Jon Snow quien termina con el Rey de la Noche. Este golpe de guión, que nos sorprendió y nos hizo levantarnos del sofá de un salto, legitima, y apuntala esta transformación en las representaciones. Otorga a Arya un lugar central en el relato como heroína salvadora en detrimento del supuesto héroe, un Jon Snow que hubiera muerto de no ser por ella. Este cambio estructural de sustituir a la heroína por el héroe abrirá nuevos caminos y posibilitará nuevos personajes femeninos. Sin duda.

Arya no se domestica, no quiere ser ninguna señora. Prefiere convertirse en una aventurera, en una corsaria, en una pirata. Y eso es maravilloso.

A modo de conclusión

JdT es una serie que ha hecho historia por muchas razones, y una de las principales son sus personajes femeninos. Ha abierto nuevos caminos y sendas, ha construido nuevos modelos que han sorprendido e iniciado nuevos debates. Debemos continuarlos y plantearnos por qué las ficciones siguen usando como recurso habitual la violencia sexual contra las mujeres y por qué condenamos a la locura y a la histeria a personajes que usan la violencia. Porque esto (afortunadamente) no ha hecho más que empezar.

Nota final: Dudas que nunca se resolverán: ¿Bran? ¿En serio Bran? Qué ha hecho además de mirar constantemente al infinito? ¿Por qué a la gente le gusta el anodino de Jon Snow? Y la principal: ¿por qué el dragón no lo fulminó?

*

Lee también:

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha