eldiario.es

9

La mujer en la economía: su participación en el PIB de Andalucía se ha duplicado en 40 años

Hoy día suponen cuatro de cada 10 trabajadores, un tercio de los autónomos y lideran la quinta parte de los nuevos proyectos empresariales

Diputación acerca el entorno web y las redes sociales a una veintena de empresarios

Son minoría todavía en los consejos de administración -menos de la quinta parte en las empresas en bolsa por usar un parámetro- y soportan peores condiciones laborales -su salario medio en 2017 fue de 1.668,7 euros frente a los 2.090,6 de los hombres según el Instituto Nacional de Estadística (INE)- cuando no copan la economía sumergida o el trabajo no remunerado, pero la aportación de la mujer en el PIB (producto interior bruto) continúa en un imparable crecimiento que da alas a su reivindicación de la igualdad.

De este modo, en los casi 40 años de autonomía de Andalucía la participación de la mujer en el PIB se ha duplicado y si en 1981 entonces suponían poco más del 20% de la población ocupada, hoy superan el 40%. Desde la Dirección General de Economía de la Junta de Andalucía han hecho un estudio teniendo en cuenta su peso en el total de horas trabajadas en cada sector para determinar su generación de valor añadido bruto en las grandes ramas productivas. Y los resultados son reveladores: hay actividades en las que más de la mitad de la producción es atribuible a las mujeres, mientras que en otras su presencia es muy reducida.

Los sectores donde la contribución de la mujer es menor son la construcción, la industria y el sector primario. Por encima de la participación media en el PIB aparecen actividades financieras y de seguros, científicas y técnicas, administrativas y de servicios auxiliares e inmobiliarias, donde se está cerca de la paridad. Pero están también las actividades donde la contribución de la mujer es mayor a la del hombre. Son las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, las asociativas y de servicios personales, donde la aportación de la mujer a la generación de valor añadido bruto supera el 60% (60,9%). También son más de la mitad (55,2%) en administración pública y defensa, Seguridad Social, educación y actividades sanitarias y de servicios sociales.

Un repaso de lo que supone en las cifras del total de trabajadores, autónomos y empresarios nos permite dibujar ese papel de la mujer en la economía hoy día.

Como trabajadoras

Cuatro de cada 10 personas en el mercado de trabajo en Andalucía son mujeres. La tendencia continúa al alza, dado que el mercado laboral mantiene en 2018 la trayectoria de creación de empleo y reducción del número de parados que se viene observando desde 2014 y esto beneficia por igual a hombres y mujeres.

De este modo, conforme a la Contabilidad Regional Trimestral de Andalucíadel Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), se han creado 63.153 puestos de trabajo en el primer trimestre de 2018 respecto al mismo periodo del año anterior. Con resultados similares, y según la Encuesta de Población Activa (EPA),en el primer trimestre de 2018, se contabilizan 59.325 ocupados más que en el mismo trimestre del año anterior, siendo el ritmo de creación de empleo del 2% interanual.

Y esta creación de empleo en los tres primeros meses de este año se caracteriza por ser igualitaria por sexo, prácticamente generalizada en todos los sectores productivos, a excepción del primario, y por haber beneficiado especialmente a la población más joven. En paralelo, esta creación de empleo se ha centrado en el colectivo de asalariados, donde sigue creciendo el indefinido y a tiempo completo.

Pero está la parte más negativa. En este sentido, considerando la población activa, es decir en edad de trabajar, el 65% de las residentes en Andalucía tenía a 1 de enero de 2017 entre 16 y 64 años, frente a un 68% de hombres, según el estudio La mujer en el mercado de trabajo andaluz,elaborado por la Consejería de Empleo Empresa y Comercio. No obstante, el peso de la mujer en la población activa disminuye a medida que va descendiendo el tamaño del municipio, hasta llegar al 46,50% en los municipios de menos de 2.000 habitantes.

En 2017, según las mismas fuentes, la tasa de actividad femenina en Andalucía se cifra en el 50,60%, cinco puntos más que una de década antes. Para los hombres andaluces este porcentaje es superior, al ser del 67,60%. "La participación de la mujer en el mercado de trabajo es mayor a medida que aumenta la cualificación de la misma", apunta el estudio.

Es interesante saber por qué no están ellas en el mercado laboral: la dedicación a las tareas del hogar es la causa citada por el 39,69% de las inactivas mientras que la razón mayoritaria entre los hombres es el cobro de una pensión de jubilación o prejubilación, con el 54,40%, según el mismo estudio.

Como autónomas

Pero en unos tiempos de cada vez mayor precariedad en el trabajo y de el autoempleo como única salida, conviene fijarse en otros datos, por ejemplo, los autónomos. Según los últimos datos de la Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad, de septiembre de 2018,en Andalucía hay 343.886 hombres afiliados al régimen de autónomos y 184.387 mujeres.

Ello significa que éstas representa un 34,91% del total de autónomos en Andalucía (la media nacional es del 35,50%). En la distribución destaca el peso del sector servicios, al que pertenecen 385.623 del total de 528.253 autónomos de Andalucía, o sea, prácticamente tres de cada cuatro.

Como empresarias

Por el contrario, las mujeres todavía siguen representando porcentajes mucho más bajos que los hombres en emprendimiento. Lo demuestra por ejemplo que en el primer semestre de este añose han creado en Andalucía 8.959 empresas (un 4% más que en el mismo periodo de 2017). El 77,1% fue creada por un solo socio fundador y el 16,5% por dos. Pero dentro de las primeras, en el 72,7% de los casos el impulsor fue un hombre y sólo en el 18,7% una mujer. Es decir, ellas suponen menos de la quinta parte.

Las cifras son incluso algo peores que el pasado año. De este modo, en 2017, según datos del IECA,un total de 4.611 mujeres fueron socias fundadoras de sociedades mercantiles, frente a 14.743 hombres. Ellas representaron pues sólo el 23,8% del emprendimiento. En cualquier caso, con una bajada notable de la natalidad de las empresas si se compara con 10 años antes, es cierto que el porcentaje de mujeres como socias fundadoras ha crecido, dado que en 2007 fueron el 20,1% del total, con 6.649 frente a 26.449 hombres.

No obstante, el porcentaje crece notablemente si se recurre a otras cifras. Un total de 11.388 emprendedores han puesto en marcha hasta septiembre del presente año 10.008 empresas con el respaldo de los técnicos de la red de Centros Andaluces de Emprendimiento (CADE) de Andalucía Emprende, entidad dependiente de la Consejería de Economía y Conocimiento. Las personas que han iniciado estos proyectos empresariales son en su mayoría jóvenes, un 63,3% menores de 40 años, destacando además la elevada presencia de mujeres con 41,7% de promotoras.

Eso sí, los proyectos empresariales impulsados por mujeres fracasan menos que los liderados por hombres, según el Mapa del Emprendimiento 2017elaborado por Spain Tartup South Summit. En concreto, las startups lideradas por mujeres fallaron en un 27% de los casos, frente a un índice de fracasos del 59% en las creadas por hombres. Entre las razones que ofrece el mismo estudio para explicar esto es que las mujeres son más conservadoras a la hora de controlar y gestionar los recursos y ello les garantiza más estabilidad.

- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha