eldiario.es

9

ENTREVISTA | Adriana Lastra

"Vamos a sacar los Presupuestos adelante, pero creo que sin ellos se gobierna"

La número dos del PSOE, optimista sobre los Presupuestos, resta importancia a la derrota del decreto del alquiler: "Se trata de saber gobernar la complejidad"

"Nuestros socios no pueden pretender negociar hasta la última coma de cada real decreto que se lleve al Consejo de Ministros", dice la portavoz parlamentaria

"Lo que está haciendo Íñigo Errejón es fundar otro partido y hay comportamientos que yo no puedo compartir", afirma sobre la crisis en Podemos

VÍDEO | Entrevista completa con la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra

27 Comentarios

Adriana Lastra, portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados

Adriana Lastra, portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados MARTA JARA

Adriana Lastra (Ribadesella, 1979) recibe a eldiario.es un día después de que el Gobierno haya sufrido su tercera derrota parlamentaria con el fracaso del decreto del alquiler. La número dos del PSOE hace un hueco en su agenda, que estará centrada en las próximas semanas en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. Aunque el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reconoció que si no salen adelante, su voluntad de agotar la legislatura quedaba recortada, su mano derecha en el Parlamento cree que se puede seguir gobernando con los Presupuestos de Rajoy prorrogados. 

La portavoz socialista es una mujer de partido curtida en las Juventudes de la Federación Socialista Asturiana, poco proclive a hablar de las cuestiones internas del PSOE. Incluso a la hora de citar a Susana Díaz, rival irreconciliable en las primarias que dieron el liderazgo a Sánchez, se muestra cauta pero deja claro que los socialistas andaluces necesitan una "reflexión" y "renovar el proyecto". Lastra envía advertencias a los dirigentes de su partido que critican la estrategia del presidente. "No he visto en un Comité Federal o en un órgano de mi partido a nadie hacer esa reflexión", dice sobre quienes temen que gobernar gracias a los independentistas les pase factura. También deja entrever las diferencias con los barones que han endurecido su discurso sobre Catalunya: "Que nadie espere de mí una declaración a favor de ilegalizar partidos políticos por pensar distinto".

Hacemos esta entrevista un día después de que el Gobierno se llevara una derrota con el decreto del alquiler que tumbó el Congreso, ¿anticipa esto otra derrota en la votación de las cuentas para 2019?

Una derrota o siete victorias porque se convalidaban ocho decretos. En estos meses de Gobierno se han convalidado 24 reales decretos de 25. Si nos fijamos en la cantidad de victorias del Grupo Socialista y del Gobierno en el Congreso y lo llevamos a los Presupuestos, pues parece que se van a aprobar, ¿no?

Una de las críticas de sus aliados parlamentarios es que no cuentan con ellos antes de aprobar medidas en el Consejo de Ministros. ¿No es aconsejable hacerlo cuando el PSOE tiene solo 84 diputados?

Nosotros negociamos hasta la extenuación siempre. Lo que no pueden pretender tampoco nuestros socios, en este caso de Unidos Podemos u otras fuerzas parlamentarias, es que cada vez que se lleva un real decreto al Consejo de Ministros se negocie hasta la última coma con el resto de fuerzas parlamentarias. Sí que se sabe cuál es la orientación, sí que los ministros y ministras hablan con los grupos, les informan de lo que están trabajando, porque es la obligación y queremos sacar las cosas adelante. Pero lo que tampoco pueden pretender es dictar ellos los reales decretos que se aprueban en Consejo de Ministros.

¿Qué falló en el del alquiler?

Fueron varias cuestiones. Tenemos que ser conscientes de que la realidad del arco parlamentario es compleja y que necesitamos más votos que los de nuestros dos grupos parlamentarios para sacar los reales decretos adelante. En este caso sabíamos que algunas de las cuestiones que Unidos Podemos exigían en el real decreto otros grupos parlamentarios no los iban a apoyar. En todo caso hubo cierta cerrazón por parte de Unidos Podemos porque se les ofreció traer un segundo real decreto con medidas complementarias a este real decreto en previsión de que este saliera y, en el segundo, incluir esas medidas que exigía y ver si el resto de grupos lo apoyaban; pero que el primero saliera para que se vieran beneficiadas seis millones de personas que viven en régimen de alquiler. También vía enmienda a los Presupuestos Generales del Estado se les ofreció otro tipo de normativas y en todo momento nos dijeron que no aceptaban.

¿A qué atribuye esa cerrazón?

Tendrá que preguntárselo a ellos porque yo a día de hoy no lo entiendo. Hoy estamos peor, hoy la gente que firma un alquiler lo hace en peores condiciones. Lo único que han conseguido es que volvamos a tener la legislación de Mariano Rajoy que ha creado esa burbuja del alquiler y que está haciendo que jóvenes y no tan jóvenes sufran desahucios, estén siendo obligados a abandonar sus viviendas, tengan que volver a compartir piso, a vivir con sus familias... empobreciendo aún más a nuestras clases medias y trabajadoras.

Cuando dicen que no se puede ir a una legislación de máximos por la complejidad del arco parlamentario, ¿le dan la razón a quienes dentro del PSOE decían que no se puede gobernar con 84 escaños?

Para nada. Lo que decimos es que gobernar con 84 escaños o con una minoría mayoritaria lo que conlleva es llegar a acuerdos con otras fuerzas políticas. Pero lo estamos viendo en comunidades autónomas en las que gobernamos, no hay ninguna en la que gobernemos con mayoría absoluta, y aquí es lo que toca: llegar también a acuerdos parlamentarios con el resto de fuerzas. Pero va a ser así ahora y va a ser así a futuro y no solo a nivel nacional sino a nivel autonómico y local también porque el tablero político cambió, han aparecido otras fuerzas, y lo que toca es hacer política, que no es otra cosa que negociar, transaccionar, llegar a acuerdos y al final sacar proyectos adelante, avanzar.

¿Han empezado a hablar con el resto de formaciones sobre los Presupuestos?

Sí, desde el primer momento.

¿Cómo van esas negociaciones? ¿Se han sentado ya con PDeCAT, ERC...?

Las negociaciones presupuestarias siempre tienen que ser discretas, porque cuando se escenifican de una manera mediática al final se frustran muchas porque obliga a las fuerzas políticas a elevar mucho las exigencias y a mantener mucho tiempo férreas posiciones. Las negociaciones discretas, que no secretas, suelen ser más fructíferas y es lo que estamos haciendo. Estamos hablando con todas las fuerzas. Dentro de tres semanas tenemos las enmiendas a la totalidad y ahí veremos si los Presupuestos que hemos presentado cuentan con el respaldo mayoritario de la Cámara para poder iniciar su tramitación y luego llegamos al trámite de las enmiendas parciales y ahí será donde seguramente las conversaciones que estamos teniendo fructifiquen y podamos sacarlos adelante.

¿Tienen ya garantizado que PDeCAT y ERC no presentarán enmiendas a la totalidad?

No. 

Estas formaciones dijeron que dependía la negociación de lo que Carmen Calvo hablara con la Generalitat, ¿se han saltado sus propias condiciones?

Eso tendrá que preguntárselo a ellos. Yo soy bastante más optimista que hace tres semanas. El soberanismo catalán ha abandonado la unilateralidad y eso hay que ponerlo sobre la mesa y resaltarlo. Estamos muchísimo mejor que hace un año, se ha vuelto a la bilateralidad y a reuniones multilaterales con consejeros catalanes viniendo a reuniones con consejeros de otras comunidades, eso hacía muchos años que no se veía. Estamos volviendo a la normalidad.

Estas conversaciones de Carmen Calvo con Pere Aragonès y Elsa Artadi están fructificando, están hablando al final de un problema que es entre catalanes y de cómo resolverlo también entre catalanes. Este es un problema de convivencia entre catalanes, entre unos que no entienden que tienen que representar al 100% de catalanes y abandonar esa vía unilateral y defender los derechos de todos y una parte del Estado y de España, hablo de la derecha política, que durante muchos años le siguió el juego de la confrontación al independentismo catalán porque le interesaba electoralmente hacerlo. 

¿Hasta dónde está dispuesto el PSOE y Pedro Sánchez a ceder para tener el apoyo de ERC y PDeCAT a los Presupuestos?

No hemos cedido en nada y, por lo tanto, no hay nada que ceder. Cuando vas a una negociación presupuestaria de lo que hablas es de los Presupuestos Generales del Estado y de eso estamos hablando.

Pero los partidos independentistas sí que vinculan la aprobación de los Presupuestos, por ejemplo, a la creación de una mesa de partidos que ya existe en el Parlament...

Vamos a intentar desvincular una cosa de la otra, porque una cosa es intentar buscar una solución o abrir otras vías de diálogo sobre el conflicto catalán y otra cosa son los Presupuestos. Los Presupuestos, y no es que lo diga yo, es que lo dicen los propios diputados de los partidos independentistas, se negocian en el Congreso. Otra cosa es que se hable en otros foros, como no puede ser de otra manera. 

A día de hoy un escenario posible es que no salgan adelante, ¿Sánchez tendría que convocar elecciones en ese caso?

Siempre tengo el convencimiento que desde el Gobierno es desde donde se transforma la sociedad y, por lo tanto, creo que el presidente, que tiene el mismo convencimiento que yo, tomaría la decisión más oportuna. Creo que vamos a sacar los Presupuestos Generales del Estado adelante y, segundo, creo que sin Presupuestos se gobierna. 

¿Hasta cuándo se puede gobernar con las cuentas de Rajoy prorrogadas?

Rajoy creo recordar que incluso tenía previsto no volver a aprobar Presupuestos Generales del Estado porque como la legislatura acaba en 2020 daba por supuesto que era muy difícil aprobar los del 18 y del 19 y que con aprobar los del 17 le valía para seguir con ellos prorrogados. Nosotros cumplimos con nuestra obligación constitucional, los traemos al Congreso, esperamos y para eso trabajamos sacarlos adelante, pero en todo caso el presidente es quien decidiría la estrategia política a seguir en caso de que fracasara. Lo que tengo claro, y lo vemos en comunidades autónomas, es que incluso se gobierna con Presupuestos prorrogados. Es más, lo estamos haciendo.

¿Veríamos en ese caso una cuestión de confianza dado que Sánchez le exigió a Rajoy que se sometiera a una si fracasaba en los Presupuestos?

Estamos en el plan A, que es sacar adelante los Presupuestos generales del Estado.

Pero existe el plan B también...

Pero el plan A es siempre sacar adelante los Presupuestos porque son unos buenos Presupuestos. Yo no entiendo a la derecha, cuando vota en contra de unos Presupuestos que lo que hacen es que suban las pensiones, el salario mínimo, recuperar los derechos de los trabajadores, de las personas dependientes, de sus cuidadoras, acabar con el copago farmacéutico, pero que además son inversores, que se invierte en I+D+I... Es inexplicable que la derecha intente hurtar a los ciudadanos de este país de esos derechos, de tener una vida digna. Al final a PP y Ciudadanos les gusta mucho España o la bandera, pero muy poco los españoles, porque está claro que cuando votas en contra de subir las pensiones y todo lo que acabo de relatar lo que estás demostrando no es precisamente patriotismo.

Ustedes le están haciendo guiños a Ciudadanos para que aprueben los Presupuestos. ¿Tienen algún tipo de esperanza real o es una forma de presionar?

Si Ciudadanos y PP fueran partidos de Estado aprobarían estos Presupuestos que tienen el visto bueno de la UE, de los órganos internacionales y se ha demostrado que se mantiene para España el crecimiento previsto, no como el resto de países de la UE, que baja. Son unos buenos Presupuestos inversores que recuperan derechos y los más sociales de la historia. Acaban de impedir que el Congreso apruebe 6.000 millones de euros más para la senda de estabilidad que al final es política social, pensiones... Acaban de robar, de sacar del bolsillo de los españoles, 6.000 millones de euros simplemente para ponerle palos en las ruedas al presidente del Gobierno porque están obsesionados con Pedro Sánchez, con este partido. Empieza a ser una obsesión personal del señor Rivera y del señor Casado la que tienen contra el presidente del Gobierno. Es lo que acaban de hacer, por tanto, esperanzas de que aprueben los Presupuestos, yo personalmente, ninguna.

La promesa durante la moción de censura fue convocar elecciones cuando hubiera estabilidad, ¿no la hay ahora mismo en España?

Había cuatro ejes de la moción de censura y los estamos cumpliendo. Estamos cumpliendo con los socios europeos, estamos revirtiendo los recortes sociales y de derechos del PP en el Gobierno con la inestimable colaboración de Ciudadanos esta legislatura y estamos dando estabilidad al país. Hay problemas serios que solucionar y, por ejemplo, el problema territorial es uno de ellos. Estamos normalizando las relaciones con el Govern de la Generalitat y estamos dándole estabilidad a Catalunya, pero dándole estabilidad también al Estado. No podemos seguir otra década con un problema territorial abierto en canal, con unas instituciones amenazando con la vía unilateral y con una crisis social en Catalunya tremenda. Es en lo que estamos trabajando, pero un problema territorial no se acaba de la noche a la mañana. Quedan muchas cosas que hacer, pero también a nivel social, a nivel económico y para esto trabaja el Gobierno todos los días.

¿Cree que después de la sentencia del juicio del procés va a haber más estabilidad?

No voy a elucubrar con lo que pase después de la sentencia del procés ni sobre la sentencia. Nadie sabe lo que esa sentencia va a decir y, por lo tanto, nadie puede decir lo que va a pasar después de esa sentencia.

¿Merecen los líderes independentistas estar en prisión ahora mismo?

Lo hemos dicho varias veces. Yo personalmente he dicho alguna vez: ¿Ayuda que estén en prisión preventiva? Pues no ayuda, porque no ayuda a solucionar la situación. Los delitos que se les imputan y por los que van a ser juzgados (sedición, rebelión y malversación) no son delitos de sangre. Llevan más de un año en prisión preventiva. En todo caso, no compete al Gobierno no compete a los partidos políticos ni siquiera hacer valoraciones sobre las decisiones de los jueces o de instituciones penitenciarias porque al final lo que estaríamos haciendo sería inmiscuirnos en la labor de la justicia y, como decimos siempre, lo que hacemos es respetar escrupulosamente el estado de derecho e implica respetar la separación de poderes.

Usted y otros miembros de su partido, entre ellos la vicepresidenta, consideran que no ayuda que los líderes independentistas estén en prisión mientras hay barones en su partido que dicen que se deberían ilegalizar los partidos independentistas. ¿Sigue siendo el asunto catalán el que más divide al PSOE?

Este asunto está superado ya desde el 39º Congreso. Cada uno puede tener su opinión, pero que yo sepa se inhabilita a políticos que cometen delitos; pero ilegalizar a partidos políticos en este país lo vimos en la época en la que ETA estaba asesinando en las calles de Euskadi y de toda España con partidos que eran el brazo político de la banda terrorista, pero por su vinculación, no por pensar diferente, no por ser independentista. Que nadie espere de mí una declaración a favor de ilegalizar partidos políticos por pensar distinto.

Hay dirigentes de su partido que creen que estar en Moncloa gracias al apoyo de los independentistas les ha pasado factura, por ejemplo, en Andalucía y temen que ahora les pase factura en el resto de territorios. ¿Es una preocupación compartida en Ferraz y Moncloa?

Yo no puedo contestar a la nada. Y cuando la nada hace unas declaraciones a los medios de comunicación sin decir quién es esa persona... No he visto en un Comité Federal o en un órgano de mi partido a nadie hacer esa reflexión. Por qué perdimos el Gobierno en Andalucía tiene muchos factores que ya se han analizado por el Comité Director de Andalucía y también por la Comisión Ejecutiva Federal y eran coincidentes en un alto porcentaje y, por tanto, esa es la opinión del PSOE a nivel nacional. Lo que hizo este partido con la moción de censura era una obligación por dignidad democrática de país y quiero recordar que fue respaldada por unanimidad en el Comité Federal de mi partido.

PP y Ciudadanos plantean prohibir por ley los indultos a dirigentes independentistas en caso de que sean condenados. ¿Puede un Gobierno socialista hacerlo?

Eso estamos discutiendo en el Congreso. Va haber en las próximas semanas una ponencia de la ley de indultos y ahí cada uno fijará su posición. Desde luego aquí nosotros no vamos a hablar de indultos cuando no hay ni condena, ni sentencia, ni nadie ha pedido el indulto. Hablar de un futurible que podría pasar incluso dentro de años o no pasar nunca es entrar en el juego diabólico de la derecha, que es siempre hablar de lo que puede pasar a futuro siempre dando por hecho que van a ser condenados.

¿Cuál va a ser su posición en la ponencia?

Hemos escuchado a los expertos y hemos hecho hasta enmiendas. Nuestra posición se conocerá dentro de quince días, pero es la que ha tenido siempre este partido. No vamos a entrar en el marco de la derecha de jugar precisamente a ponerse siempre en el lugar de la justicia.

¿Entiendo que ustedes votarían en contra de esas enmiendas de PP y Ciudadanos?

Han pasado por aquí muchos expertos durante el mes de enero y ahora tendremos que ver las enmiendas y las posibles transacciones.

Una de las promesas del PSOE es derogar los aspectos más nocivos de la reforma laboral. ¿Hay algún plazo previsto porque han pasado ocho meses?

Las cosas para hacerlas bien hay que hacerlas con orden para que salgan adelante en el Congreso y eso es lo que estamos haciendo desde el Grupo Socialista. Llevamos ocho meses trabajando en derogar la reforma laboral.

¿Tiene algún plazo?

En las próximas semanas esperamos poder avanzar en el ponencia del artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores. Llevamos ocho meses trabajando con el resto de grupos para poder hacer lo que habíamos prometido. Lo que pasa es que es un asunto complejo porque hay que ser conscientes de que la mayoría absoluta de los diputados de esta Cámara apoyan la reforma laboral del PP. La apoya el PP, Ciudadanos y hay otro grupo que en su momento votó a favor de la reforma laboral, es decir, que es una situación compleja. Pero, bueno, nadie dijo que fuera fácil la política y de lo que se trata también es de saber gobernar la complejidad y en eso estamos todos los grupos. 

¿Verá esta legislatura una legislación sobre eutanasia?

Lo que está viendo es como de momento una vez más la derecha de la Cámara se vuelve a unir para paralizar la tramitación de la ley. Cuando trajimos la ley de eutanasia al Congreso y se tomó en consideración con el voto en contra del PP pero todos los demás a favor, acordamos con el resto de grupos, especialmente con Ciudadanos que se estaba tramitando su ley de muerte digna, que acabaríamos de tramitar esa ley de muerte digna y automáticamente empezaríamos a tramitar la ley de eutanasia. A día de hoy PP y Ciudadanos tienen paralizada la ley de eutanasia a través, como siempre, de la argucia en la Mesa, de pedir ampliación del trámite de enmiendas.

Del PP me lo puedo esperar porque siempre han estado en contra de regular la eutanasia, pero de Ciudadanos que apoyó la toma en consideración... Pasa muchas veces en Ciudadanos que un portavoz sale y defiende una cosa y llega Albert Rivera y decide otra en ese momento. Entonces muchas veces hasta el propio grupo de Ciudadanos está descolocado. Parece ser que Albert Rivera ha decidido que los españoles no tengan el derecho a vivir con dignidad reconocido. Eso es lo que está sucediendo. Yo creo que es una ley fundamental que debería ser la ley de esta legislatura.

¿Saldrá Franco del Valle de los Caídos en febrero, que es el último plazo que tenemos?

Hace mucho que no doy plazos (ríe), porque como empezamos dando un plazo que luego se incumplió... La verdad es que tenemos un gran país, muy garantista, una de las democracias más garantistas y consolidadas del mundo y es tan garantista que evidentemente para sacar a Franco del Valle de los Caídos e inhumarlo en otro sitio hay que hacer varios procesos antes: garantizar a la familia que pueda recurrir, que tenga todos los derechos reconocidos y eso es lo que estamos haciendo. Espero que salga cuanto antes. 

¿Lo puede paralizar el Supremo? 

Yo espero que no y todos esperamos que no. Todo ha sido muy reglamentario y garantista. Por eso precisamente estamos tardando tanto, porque sabemos que desde la familia hasta la Fundación Francisco Franco pasando por el problema que está poniendo ahora el prior del Valle de los Caídos y siguiendo por otras asociaciones filofascistas y otros partidos filofascistas que puedan recurrir ante los tribunales, para que nadie lo pueda paralizar lo que estamos haciendo es ser muy garantistas desde el Gobierno. 

¿Es el auge de Vox una respuesta a un Gobierno de izquierdas?

Creo que el auge de Vox tiene muchos padres. Es la derecha desacomplejada que estaba dentro del PP y por el que Mariano Rajoy estaba muy preocupado. Es una derecha desacomplejada que como en el resto de países de la UE –es un fenómeno europeo y si me permite mundial porque tenemos a Trump y Bolsonaro–. Pero de todos los países europeos solo queda Portugal sin una extrema derecha organizada en las instituciones. Mucha gente se ha desacomplejado y se ha quitado la careta. También creo que no hay 400.000 personas fascistas en Andalucía, pero que en un momento dado se dejaron arrastrar por un populismo de derechas, por ese discurso alarmista que ha generado la derecha y que ha hecho que nacieran este tipo de partidos contra la inmigración o contra lo que ellos llaman la ideología de género, que no es otra cosa que el feminismo el reconocimiento de que hombres y mujeres somos iguales y tenemos que tener los mismos derechos, deberes y obligaciones. Todo esto ha ido alimentando que nazcan grupos de extrema derecha filofascistas.

En algún momento dado en este país solo se hablaba de ellos, que lo que hacen es imponer su discurso toda la semana. Es demoledor que cuando estamos haciendo tanto desde el Gobierno –cuando estamos recuperando tantos derechos, estamos devolviendo la dignidad a los trabajadores, a los pensionistas, a las cuidadoras, a las mujeres– aparezca un grupo de extrema derecha que lo que viene es hacernos a todos un poco menos iguales e incluso a hacer algunos colectivos, como el LGTB, no ya menos iguales sino incluso discriminarlos. Pero ahí estamos para defender a la sociedad andaluza de ese partido y aquí estamos como PSOE para combatirlos en las urnas como lo hemos hecho siempre. 

¿Cree que al PSOE en Andalucía le iría mejor sin Susana Díaz?

Eso lo tiene que decidir la militancia. 

¿Pero la militancia cómo porque hasta dentro de cuatro años no hay un congreso?

Eso en este partido en el 39º Congreso, que fue un congreso en el que para llegar allí algunos sufrimos mucho, decidió que tenía que cambiar y tenía que ser la militancia la que decidiese. Voy a respetar siempre, como vicesecretaria general, las resoluciones del 39º Congreso. No me gusta tampoco hablar de compañeros y compañeras en primera persona, porque lo que hace el PSOE en las comunidades autónomas es llevar a cabo un proyecto político. Cuando hablamos de reflexionar, hablamos también de reflexionar sobre el proyecto político, de renovarlo, de reflexionar cuando no gobernamos sobre por qué no estamos en el Gobierno. 

¿Puede Susana Díaz renovar ese proyecto político?

Eso tendrá que decidirlo la militancia. Lo que sí hay que hacer es renovar el proyecto político. 

¿Va a meter mano Ferraz en la composición de la listas de Andalucía del 26 de mayo?

La labor de Ferraz, bueno de la Comisión de Listas en este caso, es supervisar las candidaturas de los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes de toda España, no solo de Andalucía. Siempre hay alguna lista que se toca, que se retoca, sobre todo si hay algún conflicto interno que llega a la Comisión de Listas. No es la primera vez ni será la última y seguramente en la Comisión de Listas a propósito de las elecciones municipales alguna lista se tocará, no sé si de Andalucía, de Asturias, de Valencia o de Madrid, pero seguramente alguna se tocará.

¿Un presidente que no consigue revalidar su cargo debe dar un paso atrás?

Eso, en este caso, quien lo decide siempre es la militancia.

Lo que no entiendo es la fórmula...

Está en los estatutos. Lo que no podemos es estar inventando el PSOE cada cuatro días. Si hemos dicho que quien decide es la militancia, quien quita y quien pone a los cargos de este partido es la propia militancia y es algo que nosotros abanderamos y que ganamos un congreso, muy duro, por cierto, y que conseguimos cambiar el modelo de partido, por lo que somos los primeros en respetarlo.

¿Podemos ver una consulta de ese tipo en Andalucía, que es a lo que le reta Susana Díaz a Ferraz?

Nosotros en lo que estamos es en ganar las elecciones en Andalucía. Susana Díaz no me ha retado a nada, ni a mí ni a nadie de este partido. Todo el partido, también el partido andaluz, en lo que estamos es en apoyar a los compañeros que se presentan a las municipales, europeas y a las provinciales. Nosotros gracias a los resultados en las municipales gobernamos muchas de las diputaciones andaluzas. Intentemos revalidar esas mayorías en las ciudades y pueblos andaluces también para revalidar las diputaciones provinciales.

Hay alcaldes que creen que Susana Díaz les puede restar. ¿Lo comparte?

A mí no me han trasladado nada así.

Hay dirigentes en su partido que temen que el desplome de Podemos les acabe afectando. ¿Pueden perder poder institucional después del 26 de mayo como ha pasado en Andalucía?

El PSOE depende de sí mismo. Cuando nació Podemos hace cinco años, todos los medios de comunicación decían que al PSOE le nacía un partido político a su izquierda, que es le iba a restar mucho voto y que, por lo tanto, iba a atravesar una crisis y empezaron a decir aquello del sorpasso, es decir, que era una mala noticia para el PSOE. Ahora que Podemos está pasando dificultades todo el mundo vuelve a decir que el PSOE puede tener dificultades. Al final cada cosa que pasa en este país parece que nos afecta a nosotros. El PSOE en las europeas, municipales y autonómicas del 26 de mayo depende de sí mismo. Dependemos de ser capaces de convencer a la mayoría social de este país de que tenemos respuesta a sus problemas, de que somos un partido solvente, coherente, moderado, que representamos al centro-izquierda, a la izquierda de este país y que, por tanto, si quieren que gobierne el PSOE, tienen que votar al PSOE. 

¿Se equivocan quienes en su partido miran a Ciudadanos como posible aliado?

Ciudadanos cada vez que ha tenido oportunidad ha apoyado a la derecha. El PP está gobernando en la Comunidad de Madrid y Ángel Gabilondo no es presidente para desgracia de los madrileños porque Ciudadanos así lo quiso. 

Bueno, apoyó a Susana Díaz. 

Porque no podía hacer otra cosa. O apoyaba a Susana Díaz o había otras elecciones. La alternativa a Susana Díaz era PP, Podemos y Ciudadanos y eso sí que no se iba a dar. Había una situación de bloqueo y es Ciudadanos quien lo desbloquea pero porque no tenía otra opción. 

¿Qué le parece la maniobra de Iñigo Errejón en Madrid?

Formo parte de un partido que ha tenido sus turbulencias internas y siempre me ha parecido muy mal y una falta de respeto de muy mal gusto que otros partidos entraran a valorar lo que pasaba dentro del PSOE. Por tanto, no lo voy a hacer. En todo caso, tendrá que ser Iñigo Errejón quien explique las decisiones que adopta.

¿Pone más difícil una mayoría de izquierdas en la Comunidad de Madrid?

Va a haber una mayoría de izquierdas porque Ángel Gabilondo va a ganar las elecciones y va a gobernar en Madrid porque no hay ningún candidato como Ángel Gabilondo, como referente político, como referente moral, una persona que ha estado cuatro años al frente del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid y que lideró una moción de censura contra Cristina Cifuentes que no salió por la irresponsabilidad de Ciudadanos una vez más, que es el político mejor valorado de Madrid y que, por tanto, no tengo la mayor mínima duda de que estas elecciones las va a ganar el PSOE por primera vez después de mucho tiempo en Madrid y que Ángel Gabilondo va a ser presidente. 

¿Le gustaría tener a Iñigo Errejón en las filas del PSOE?

(Ríe). El PSOE siempre ha sido la gran casa de la izquierda, pero porque somos el gran partido de la izquierda. Iñigo Errejón, lo que tengo claro, es que es mi adversario y que votó en contra de Pedro Sánchez hace dos años para ser presidente de ese país. Es cierto que luego apoyaron una moción de censura, pero a día de hoy, Íñigo Errejón se presenta contra el PSOE en Madrid y contra una personas de la categoría política y moral de Ángel Gabilondo.

Como dijo que todas las personas de izquierdas tienen abiertas las puertas del PSOE...

Socialdemócratas. Yo no sé si Íñigo Errejón se considera socialdemócrata o no. Lo que tengo claro es que lo que está haciendo es fundar otro partido. Ahora mismo no es que esté decidiendo con Podemos qué es lo que hace, no. Es que ya ha fundado dos partidos. A mí una persona que forma parte de un partido, además de la dirección de ese partido, decide que se va con otras siglas a presentar a las elecciones... Yo soy una persona de convicciones férreas que he defendido desde hace más de 20 años contra viento y marea y quien me conoce lo sabe. Por tanto hay comportamientos que yo no puedo compartir.

¿Por qué les está costando tanto encontrar un candidato para el Ayuntamiento de Madrid?

No nos está costando nada.

Han sondeado a varias personas que han dicho que no...

La diferencia es que no lo hemos hecho público. El presidente decidirá cuándo hace público quién es su propuesta para el Ayuntamiento de Madrid. Nosotros lo que sí tenemos es que somos el único partido de este país que ya tiene a casi todos sus candidatos elegidos y no nos ha dimitido ninguno a los quince días como al PP, sino que es gente de solvencia acreditada, trabajadores, luchadores, que están comprometidos con sus comunidades y sus ayuntamientos. Ya están casi todos elegidos, lo que pasa es que la capital de España es la capital de España.

O sea que la propuesta de Pedro Sánchez está elegida ya pero no la conocemos.

Eso tiene que hacerlo público Pedro Sánchez.

¿Cree que habrá competición sobre la propuesta que haga Pedro Sánchez y que haya un candidato alternativo con posibilidades de ganar?

No. La militancia de Madrid es consciente de que se está demorando la propuesta del secretario general porque precisamente para nosotros es fundamental la capital de España. Están expectantes y deseosos de conocer la propuesta del secretario general y la respaldarán, como han hecho siempre.

¿Le parecer razonable hacer una crisis de Gobierno para cubrir esa candidatura y la de las europeas?

No se ha hecho público ni quién va a encabezar la candidatura a las europeas ni quién va a encabezar la candidatura de Madrid. Cuando Pedro escogió a su Gobierno, escogió a los mejores para estar en el Gobierno. Por tanto, todos los compañeros ministros serían excelentes candidatos para cualquier cosa.

Pero como los nombres que salen son de ministros...

Pero porque se hacen muchas teorías con muy poca base. Recuerdo cuando Pedro iba a formar Gobierno toda las tómbolas que se hicieron y se acertó muy poco. Hay nombres que suenan que tienen muy poca base, pero no por nada porque todos serían excelentes candidatos sino porque lo que se está buscando es a ver si acierto por parte de los medios de comunicación.

¿O sea que no se va a ir ningún ministro el 26 de mayo?

No estoy diciendo eso. Estoy diciendo que no se sabrá hasta que el secretario general decida hacerlo público.

No descarta que se vaya ningún ministro, pero ¿no es un síntoma de debilidad que se tenga que desvestir el Gobierno para llevar candidatos a las elecciones?

En todos los gobiernos de este país siempre ha habido ministros y ministras que han dejado el Gobierno para ir de candidatos a comunidades autónomas, a ayuntamientos...

¿Pero con tan poco tiempo de Gobierno?

Estamos a mitad de legislatura. Esta no es una legislatura normal para el Gobierno actual. La legislatura se acaba en 2020, por tanto, no planteemos esto como si fuera una legislatura normal. Para nosotros todas las elecciones son fundamentales. Las municipales, autonómicas y europeas lo son también y, por supuesto, presentaremos a los mejores en todos los sitios. Lo que tengo claro es que los compañeros del Consejo de Ministros son los mejores porque además están al frente del Gobierno.

¿Quién sería mejor para las europeas: Borrell o Nadia Calviño?

Para mí los dos son dos maravillosos ministros a los que aprecio mucho, grandes trabajadores con gran prestigio nacional e internacional y que serían grandes candidatos.

¿La salida de la vicepresidenta para las europeas está sobre la mesa?

Los quince si quieres (ríe). No hombre, no. Hay mucho de invento en lo que sale en los medios de comunicación.

Entrevista completa a Adriana Lastra

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha