Las donaciones de empresarios que aparecen en la lista de Bárcenas superan el límite legal

Los documentos sobre la supuesta contabilidad del Partido Popular durante los años en los que Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta estaban al frente de las cuentas de la organización reflejan la recepción de donaciones privadas que superan el límite que fijaba, en ese momento, la ley orgánica sobre financiación de partidos. Es decir, los partidos no podían recibir, desde 1987, aportaciones de personas físicas o jurídicas que superaran los diez millones de pesetas.

Según los documentos que ha publicado este jueves El País, los populares recibieron dinero de particulares vinculados a grandes empresas, entre ellas, constructoras y compañías que cotizan en el Ibex 35. Por ejemplo figura Luis del Rivero, que supuestamente entregó al PP más de 300.000 euros: 120.000 en 2004, cuando era vicepresidente de Sacyr Vallehermoso, y otros 260.000 en 2006, siendo presidente de la compañía.

A partir de 2007, la renovación de la ley amplió la cantidad que los partidos podían recibir de donantes privados: un máximo de 100.000 euros anuales por cada persona física o jurídica. Además, la nueva legislación obliga a declarar ante el Tribunal de Cuentas las donaciones que superen los 50.000 euros.

Aún así, las cifras que contienen los papeles filtrados superan los límites permitidos legalmente. Sería el caso de Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL, que ingresó 100.000 euros en 2004, 180.000 en 2006 y 260.000 en 2008. También los pagos de José Mayor Oreja, el hermano del exministro del Interior, que presidía FCC Construcción, fueron más allá de la ley. A pesar de que los datos desvelan que hizo un ingreso de 90.000 euros y otro de 75.000 en 2008, la suma supera a los 100.000 permitidos. Lo mismo sucede con la partida que aparece registrada como "Mercadona", cuya supuesta aportación fue, tanto en 2004 como en 2008, superior a la permitida por la ley de financiación de partidos.

También los ingresos de algunos empresarios vinculados con el caso Gürtel, como Juan Cotino, en 2004, o Pablo Crespo, en 1999, superaron la cifra establecida: 200.000 euros y 21 millones de pesetas, respectivamente.

No obstante, en caso de que se reconociera la veracidad de la supuesta contabilidad filtrada, la financiación irregular en el PP habría prescrito porque han pasado cuatro años desde que recibieran las últimas donaciones superiores al límite fijado por la ley.

Etiquetas
Publicado el
31 de enero de 2013 - 20:46 h

Descubre nuestras apps

stats