Fernández Díaz acusa a su número dos de mentir y se enroca en que no fue informado del espionaje a Bárcenas

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz (i) a su llegada a la Audiencia Nacional este viernes donde testifica en calidad de imputado en el caso Kitchen.

El ministro del Interior entre 2012 y 2016, Jorge Fernández Díaz, se ha enrocado ante el juez en que nunca supo de la operación de espionaje a Luis Bárcenas, al tiempo que ha acusado a Francisco Martínez de mentir. Los mensajes incautados al secretario de Estado de Seguridad de la época nunca fueron enviados o recibidos por él, ha llegado a asegurar Fernández Díaz en su declaración como investigado, informan a elDiario.es fuentes presentes en la misma. 

El exministro ha insistido ante el juez Manuel García-Castellón en que el hecho de que Martínez depositara esos mensajes ante notario no exime de que hayan sido previamente manipulados. Ante esta afirmación, el fiscal Ignacio Stampa ha solicitado al juez que incaute a Fernández Díaz su teléfono móvil. El letrado de Fernández Díaz ha replicado que su actual terminal no guarda esa época de mensajes y que ellos ya los habían buscado sin éxito. Al término de la declaración, el abogado ha asegurado que su cliente ha entregado el teléfono "voluntariamente", siempre después de que lo reclamara Anticorrupción. Stampa no volverá a participar en declaraciones del caso Villarejo después de que la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, no le haya asignado la plaza de Anticorrupción que ocupaba en comisión de servicio.

Francisco Martínez, también investigado, declaró la previa que, como muestran esos mensajes, el ministro sabía de la investigación a Bárcenas, pero añadió que ésta era perfectamente legal y que tenía como fin acceder al dinero supuestamente oculto por el extesorero del PP y a sus testaferros. 

Durante la de declaración, Fernández Díaz se ha lamentado de la actitud de Martínez y se ha preguntado, ante el juez, qué malo puede haberle hecho a su antiguo secretario de Estado además de nombrarle en el cargo. El exministro ha dicho que si la operación de espionaje existió se trató de “una gran deslealtad” hacia su persona y que tuvo que enterarse por la prensa. El juez le ha espetado: “Usted no se enteraba de nada”. En otro momento, el magistrado ha concluido, de las palabras del exministro, que su departamento era "un reino de taifas". "No le voy a decir que no", ha replicado Fernández Díaz. El imputado se ha negado a responder a la Fiscalía y al resto de las partes. Solo ha contestado al magistrado y a su abogado.

Ni Rajoy ni Cospedal

Asimismo, ha insistido en varias ocasiones en que nunca recibió instrucciones de su superior, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en tal dirección. Para apuntalar esta tesis ha puesto como ejemplo el registro ordenado por el juez Pablo Ruz de la sede de Génova. Rajoy le llamó y él tuvo que responderle que se había enterado por los medios de comunicación. 

Fernández Díaz ha dicho que si alguien tuvo interés en obtener supuesta documentación en poder de Bárcenas, a él no se lo dijo nadie, con lo que también ha descartado implicación de María Dolores de Cospedal. La exsecretaria general está pendiente de que García-Castellón decida sobre la citación como investigada que solicitó Anticorrupción en septiembre.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats