La portada de mañana
Acceder
El apoyo del Congreso y empresarios encarrila la gestión de los indultos
Saber cuánto dura la inmunidad al nuevo COVID determinará la pandemia
Opinión - Subvencionar a los niños que quiere Vox, por Ignacio Escolar

El Gobierno abre la puerta a una reforma exprés del Código Penal para tocar solo el delito de sedición

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. EFE/Javier Lizón/Archivo

Pedro Sánchez está decidido a mover ficha en Catalunya, independientemente de la factura electoral que temen en las filas socialistas. El presidente del Gobierno lleva una semana enviando señales inequívocas de su determinación a conceder el indulto parcial a los líderes del procés, pese a los informes desfavorables de la Fiscalía y el Tribunal Supremo, como una forma de abrir un tiempo nuevo en las relaciones entre el Estado y la Generalitat, pero que en Moncloa consideran que será un gesto decisivo para aplacar en buena medida al independentismo. Cuando se acerca el ecuador de la legislatura, Sánchez ha optado por abrir ese melón. “Ayudar a resolver problemas no representa un coste, el coste sería dejar las cosas como están”, afirmó este lunes. Pero el asunto no se circunscribe solo a los indultos sino que la intención del Gobierno es seguir adelante con la modificación del Código Penal para rebajar las penas por sedición y hacerlo de forma inmediata, según adelantó El País y han confirmado a elDiario.es fuentes gubernamentales. La duda, según admiten esos interlocutores, es si tocar ese delito individualmente o incluirlo en la reforma integral de la legislación penal, que era hasta ahora la intención del Gobierno.

Los expertos apuestan por rebajar las penas por sedición o dejar claro que debe existir violencia

Los expertos apuestan por rebajar las penas por sedición o dejar claro que debe existir violencia

Abordar la situación de los presos independentistas es una de las cuestiones que lleva sobre la mesa de Sánchez desde que el PSOE inició las negociaciones con ERC para su investidura hace más de un año, a pesar de que en la campaña electoral aseguró que cumplirían íntegras las condenas. Los republicanos catalanes exigían a los socialistas arreglar la situación de los condenados, entre ellos su líder, Oriol Junqueras, a través de una amnistía. Sin embargo, es una línea roja infranqueable para Sánchez, que tenía otras dos fórmulas que ERC asume pese a su reclamación inicial: una es el indulto [cuya tramitación se ha llevado a cabo a instancias de un tercero, no por los propios afectados] y, la otra, rebajar las penas por sedición que acarrearía, en la práctica, una salida anticipada de los líderes independentistas encarcelados ya que se aplica con efecto retroactivos si beneficia al reo.

No obstante, la segunda vía sería mucho más larga dado que tiene que pasar el correspondiente trámite parlamentario, y más aún con la intención del Gobierno de incluir esa modificación en la reforma integral del Código Penal en la que trabaja el Ministerio de Justicia desde la anterior legislatura. A pesar de que en el Ejecutivo habían asumido hace meses que la fórmula sería el indulto, mantiene la intención de hacer esos cambios. "Ahora es el momento", apuntan fuentes gubernamentales. La tramitación en paralelo de esa modificación de las penas podría servir de argumentación en el expediente de los indultos. Sánchez remarcó este lunes que "lo importante" es permitir al Ministerio de Justicia trabajar porque los expedientes tienen que "construirse, armarse bien, fundamentarse bien". El Ejecutivo es consciente de que tiene que cargarse de razones frente al Tribunal Supremo ante la batalla judicial que han declarado ya PP, Vox y Ciudadanos.

El Gobierno ha defendido desde el inicio de la legislatura esos cambios en la tipificación para adecuarse a la legislación europea después de varios varapalos a la hora de enjuiciar a líderes independentistas, como el expresident Carles Puigdemont, que se encuentran en el extranjero. "España en 2017 aprendió una lección vimos cuan desacoplado estaba nuestro Código Penal en relación a esos delitos respeto a otros códigos penales de otros países europeos. El Gobierno siempre ha manifestado su voluntad de actualizar esos delitos y homologarlos a países más avanzados en términos más democráticos", recordó Sánchez este lunes. 

Sin embargo, hasta ahora el Gobierno había defendido que la reforma de las penas por sedición se incluiría en el paquete de la reforma integral del Código Penal. En su última comparecencia en la Comisión de Justicia el 19 de mayo, el ministro Juan Carlos Campo afirmó que no se pueden plantear modificaciones del Código Penal "cada cuarto de hora". "Vendrá en el momento en que esté terminado y así pueda llevarlo a Consejo de Ministros, y cuando se enriquezca con los informes llegará a esta Cámara. Ojalá sea pronto", agregó Campo. Fuentes gubernamentales aseguran que "el trabajo está hecho".

Aunque Sánchez evitó poner una fecha a los indultos, la previsión de Moncloa es, en todo caso, que el asunto quede zanjado a finales de junio o principios de julio y que, posteriormente, se reúna la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat. Sánchez aseguró que antes recibirá a Pere Aragonès e Isabel Díaz Ayuso en la Moncloa como está protocolariamente establecido dada su reciente elección. En las filas socialistas esperan que el trámite sea cuanto antes para alejarlo lo máximo posible de los procesos electorales dado que temen un importante castigo en las urnas y Moncloa y Ferraz han desplegado una campaña explicativa en los últimos días para defender la medida de gracia como una oportunidad para "abrir un futuro de convivencia", según lo definió Sánchez.

Etiquetas
Publicado el
31 de mayo de 2021 - 18:59 h

Descubre nuestras apps

stats