El Gobierno pasa página de la moción de censura y ultima unos Presupuestos que le garanticen la legislatura

El presidente de Vox, Santiago Abascal, pasa por delante del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la vicepresidenta primera, Carmen Calvo; y el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias

El Gobierno pasa página de la moción de censura de Vox que ha marcado la agenda política los últimos días. Las dos jornadas en el Congreso sirvieron para resituar las piezas del lado derecho del tablero político, en el que Santiago Abascal se ha quedado escorado y solo. Pablo Casado acaparó todos los focos al marcar distancias con la extrema derecha por primera vez desde la foto de Colón de 2019. En Moncloa confían en que el PP se avenga a negociar la renovación del Poder Judicial tras el guiño que lanzó Pedro Sánchez al jefe de la oposición desde la tribuna, al echar el freno con la reforma legal que pretendía llevar a cabo para sortear el bloqueo impuesto por los conservadores. Los canales de comunicación nunca se han roto entre el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo y el consejero madrileño, Enrique López, a quien Casado había encomendado las negociaciones antes del verano. Mientras, la coalición ultima los Presupuestos Generales del Estado para 2021, y da por hecho que las últimas semanas han ayudado a afianzar los lazos con los socios de la investidura.

Pedro Sánchez aparca la reforma del Poder Judicial para allanar la negociación con el PP

Pedro Sánchez aparca la reforma del Poder Judicial para allanar la negociación con el PP

Los socios de Gobierno están convencidos de que la aprobación del proyecto presupuestario garantizaría a la coalición aguantar toda la legislatura. En Moncloa sostienen que el acuerdo con Unidas Podemos está prácticamente cerrado y dan por hecho que Sánchez y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, lo presentarán la próxima semana. Según la Agencia Efe, el plan es hacerlo el próximo martes a primera hora, antes de la reunión del Consejo de Ministros en la que sería presumiblemente aprobado el anteproyecto.

En Unidas Podemos, sin embargo, no son tan optimistas y sostienen que aún hay importantes flecos por cerrar. El principal escollo en la recta final de la negociación ha sido el aumento de algunos impuestos para las rentas y patrimonios más altos, así como el calendario para la reforma legal que permita poner freno al alza abusiva de los alquileres en las zonas tensionadas. Este mismo viernes, el grupo confederal ha firmado junto a ERC, EH Bildu, Más País, BNG, Compromís y la CUP un manifiesto en el que piden que se regule con carácter urgente, tal y como exige el Sindicato de Inquilinos.

El ministro de Transportes y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, sostiene que el mejor marco jurídico para llevarlo a cabo es la ley estatal de vivienda, que está ya en elaboración y que, según fuentes de su departamento, puede estar lista a principios de 2021.

En Unidas Podemos quieren que la tramitación de esa ley corra en paralelo a la de los Presupuestos. No solo porque eso aceleraría la entrada en vigor de una medida que está recogida en el acuerdo del Gobierno de coalición que firmaron Sánchez e Iglesias, y que Podemos e IU tienen entre sus prioridades más urgentes. Además, creen que facilitaría la aprobación de las cuentas públicas del año que viene al blindar la reciente ley aprobada en el Parlament y que el Ejecutivo estudia llevar al Constitucional por invasión de competencias.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, minimizó el pasado martes las desavenencias que había trasladado Unidas Podemos, que también tenían que ver con la subida del IPREM y del IRPF para rentas por encima de los 200.000 euros. Respecto a la agilización en los trámites del Ingreso Mínimo Vital, aseguró que ya se habían introducido mejoras y que se pueden ampliar durante la tramitación parlamentaria.

Pero en materia de alquileres, el acuerdo no está cerrado, de momento. Las conversaciones seguirán durante el fin de semana. El plazo que se dan en Unidas Podemos no acaba el martes, cuando se celebran los Consejos de Ministros ordinarios, sino en el viernes 30 de octubre.

Ciudadanos, a la cola en la negociación

En paralelo a la elaboración del proyecto presupuestario el Gobierno ha mantenido reuniones con los grupos parlamentarios que apoyaron la investidura de Sánchez, que son prioritarios en la negociación. La intención del Gobierno es que las cuentas públicas lleguen al Congreso con la certeza de que sortearán las posibles enmiendas a la totalidad que presenten los grupos y que ya hicieron caer en 2019 al anterior Gobierno, del PSOE en solitario.

A pesar de que Moncloa vio tras el estado de alarma más factible aprobar los Presupuestos con Ciudadanos, finalmente se ha impuesto el orden de prioridades que exigía Pablo Iglesias y que defendía una parte del PSOE: primero los grupos que votaron a la investidura de Sánchez, seguidos de los que se abstuvieron y, finalmente, los que votaron no.

Tanto fuentes gubernamentales como del partido de Inés Arrimadas aseguran a elDiario.es que no se han producido aún negociaciones presupuestarias entre ellos. "Hay comunicación entre los equipos, pero no hay nada específico de presupuestos", señalan desde Ciudadanos, informa Carmen Moraga.

Etiquetas
Publicado el
23 de octubre de 2020 - 22:41 h

Descubre nuestras apps

stats