El Gobierno pretende mantener la alarma "algunas semanas" pese a las críticas y confía en recuperar a ERC como aliado

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo.

El Gobierno pretende mantener el estado de alarma "algunas semanas más", a pesar de las críticas y las advertencias de los grupos políticos en el debate de este miércoles para que busque fórmulas alternativas a esa medida excepcional. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha explicado que solo a través de esa herramienta constitucional se pueden impedir los movimientos de ciudadanos entre provincias por lo que se ha mostrado confiada en que el Congreso acepte algunas prórrogas más. Además, ha cargado contra Pablo Casado por "ponerse de perfil" con su abstención en un momento crucial para España y ha tendido la mano a ERC para mantenerlo como aliado.

Sánchez logra la cuarta prórroga del estado de alarma con menos apoyos y la petición unánime de que el Gobierno dialogue más

Sánchez logra la cuarta prórroga del estado de alarma con menos apoyos y la petición unánime de que el Gobierno dialogue más

En una entrevista en Los Desayunos de TVE, Calvo ha rechazado que la votación de este miércoles -que salió adelante gracias a un pacto del Gobierno con PNV y Ciudadanos, pero con el rechazo del grupo que dirige en el Congreso Gabriel Rufián- no supone un vuelco en la búsqueda de aliados de Pedro Sánchez. "No, no lo hay", ha contestado taxativamente a la pregunta de si el debate de ayer supone un "cambio en las alianzas" del Ejecutivo.

"Nosotros somos un gobierno progresista. Nos hubiera gustado que un partido de izquierdas como ERC ayer hubiera entendido que para seguir protegiendo al país, pero también a Catalunya también éramos capaces (...) de seguir haciendo las cosas bien -ha afirmado Calvo-. Esta legislatura ha cambiado mucho con esta circunstancia, pero no ha hecho más que empezar. Vamos a seguir dialogando para que Catalunya pueda tener un futuro en nuestro encaje constitucional".

ERC ha emplazado a Sánchez a dejar claro si prefiere a Ciudadanos como compañeros de legislatura. También lo hicieron otros socios parlamentarios, que le instaron a reconstruir el bloque que sacó adelante su investidura. Aunque algunos socialistas ven factible que Ciudadanos pueda llegar a salvar los presupuestos, Calvo ha dejado claro que la preferencia sigue siendo el bloque de izquierdas. También Inés Arrimadas insistió en que su apoyo era para prorrogar el estado de alarma, pero que no implicaba nada más. "Quizás hay gente de buena fe que piense que estamos emitiendo un voto a favor de Sánchez, Iglesias o el Gobierno. No", dijo la líder de Ciudadanos.

Aunque el Gobierno prevé alargar el estado de alarma pese a las advertencias de partidos como Ciudadanos o PNV, que le instan a buscar alternativas, Calvo ha tratado de enviar un mensaje a los gobiernos autonómicos, a los que el Ejecutivo se ha comprometido a dar más protagonismo en la gestión de la desescalada a través de un acuerdo con los nacionalistas vascos.

"No hay otro atajo, solo cabe mantener la alarma", ha aseverado Calvo, que ha explicado que las leyes ordinarias no permiten restringir la movilidad interprovincial porque en España "no puede haber fronteras internas" ni prohibir a los ciudadanos salir de casa. Lo que sí ha dicho es que se puede "negociar el decreto de alarma con alguna diversidad porque cada territorio está de una manera diferente". El Ministerio de Sanidad y la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, tienen ya las propuestas de las comunidades autónomas para la desescalada y el Gobierno promete que se intentará decidir de forma "consensuada".

Calvo ha dicho que Pablo Casado tiene una posición distinta a los presidentes autonómicos del PP que, según ha asegurado, han trasladado al Gobierno que se necesita "más tiempo". "Quienes tienen responsabilidades en el PP saben que tenemos que seguir trabajando juntos y el señor Casado se desconecta de todo esto", ha dicho la vicepresidenta primera, que ha cargado duramente contra el jefe de la oposición por "ponerse de perfil".

"Es un discurso de no, no, no, debería haber votado no", ha señalado Calvo. "Lo que menos entendí fue el discurso de Casado para luego abstenerse, ponerse de perfil. La abstención es un poco la nada; cuando has pasado por esto las cosas incluso te duelen más", ha señalado la vicepresidenta en referencia a la enfermedad que ha pasado y de la que aún se recupera pese a su reincorporación. "Lo he pasado muy mal, he sentido mucho miedo", ha agregado la socialista, que considera que el PP debería cambia su actitud por todas las personas que aún siguen plantando cara al virus: "No hablo del coronavirus en términos políticos, lo he mirado de frente y lo veo con miedo".

Tras pasar la COVID-19, Calvo ha asegurado que la enfermedad hace cambiar las "prioridades" y ha explicado que es necesario "rehumanizar esta sociedad": "No podemos seguir llamando progreso a lo que es puro consumismo; no tenemos tiempo para nada", ha señalado sobre la falta de tiempo, por ejemplo, para cuidar a mayores y niños.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats