Sánchez, a Iglesias: "Si me obliga a elegir entre la presidencia de España o mis convicciones, elijo mis convicciones"

Pedro Sánchez durante su discurso en la tercera sesión de la investidura.

Pedro Sánchez ha hecho un duro discurso en la tercera sesión de investidura cargado de reproches a Pablo Iglesias consciente de que el desacuerdo le lleva a su segundo fracaso en un intento por ser presidente: "Lamento constatar que persiste el bloqueo parlamentario". "Si me obliga a elegir entre la presidencia de España o mis convicciones, elijo mis convicciones", le ha dicho el candidato socialista al líder de Unidas Podemos tras relatar cómo han sido las negociaciones para la investidura que han fracasado y en respuesta a sus palabras durante el debate del lunes, cuando le dijo que si forzaba unas elecciones "nunca" sería presidente.

El PSOE rechaza la última propuesta de Unidas Podemos: una vicepresidencia social, Sanidad, Trabajo y Ciencia

El PSOE rechaza la última propuesta de Unidas Podemos: una vicepresidencia social, Sanidad, Trabajo y Ciencia

"Entre fuerzas de izquierdas la investidura debería haber estado garantizada desde el primer momento –ha afirmado Sánchez–. Los resultados del 28 de abril y del 26 de mayo dejaban clara la voluntad de que el Gobierno estuviera encabezado por el PSOE. Cualquier persona sensata sabe que eso no significa un cheque en blanco". Sánchez ha expuesto a continuación las ofertas que le ha ido haciendo a Iglesias desde el 28A hasta llegar a una propuesta de un Ejecutivo de coalición. Una vez que comenzaron las negociaciones con ese propósito el fin de semana, Sánchez ha asegurado que los socialistas han formulado "propuestas para la formación de un Gobierno de coalición que el señor Iglesias fue rechazando una tras otra".

"Una oferta más que razonable teniendo en cuenta que en su formación, como consecuencia de su juventud, no hay experiencia de gestión a nivel estatal", ha aseverado Sánchez ante un Iglesias que miraba con el ceño fruncido y visiblemente molesto. La última propuesta del PSOE incluía una vicepresidencia social para Irene Montero, y los ministerios de Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo; Vivienda y Economía Social; e Igualdad, según ha reconocido Sánchez desde la tribuna.

"No hay humillación"

"No hay humillación", ha dicho Sánchez sobre esa proposición que Unidas Podemos ha rechazado al considerar que no incluía las competencias que reclamaban para llevar a cabo sus políticas. "No conozco dirigente humillado ante una vicepresidencia o un ministerio de España", ha aseverado: "Le hemos ofrecido una propuesta correcta, respetuosa y sensata".

Sánchez también se ha pronunciado sobre el documento que Pablo Echenique trasladó a Carmen Calvo el sábado y que otorgaba a Unidas Podemos una vicepresidencia y cinco carteras, entre ellas la de Trabajo y Hacienda. "Nos dimos cuenta de que quería entrar en el Gobierno para controlarlo", ha expresado Sánchez, que ha calculado que eso suponía que el grupo confederal, siendo la cuarta fuerza parlamentaria, controlara "el 100% de los ingresos" a través del Ministerio de Hacienda y "el 50% del gasto": "La propuesta de Unidas Podemos suponía que la formación de Iglesias, con el 25% de la coalición, controlaba el 80% del presupuesto".

"Sigue sin querer entender que hace falta un Gobierno coherente y cohesionado, no dos gobiernos en un Gobierno", le ha dicho el presidente en funciones al que ha sido su "socio preferente", según ha recordado poco después de subirse a la tribuna. "Si para ser presidente tengo que renunciar a mis principios, si tengo que formar un Gobierno, a sabiendas de que no sera útil, entonces está en lo cierto, no seré presidente ahora. He renunciado a cosas muy valiosas. Si me obliga a elegir entre la presidencia o mis convicciones, no tengo ninguna duda, elijo mis convicciones".

Así se ha pronunciado Pedro Sánchez en su intervención antes de la segunda y definitiva votación de la investidura a la que ha llegado sin conseguir el apoyo de Unidas Podemos por el fracaso de las negociaciones. La sesión ha comenzado al filo de las 13:30, apenas dos horas y medias de que Unidas Podemos hiciera su última propuesta: una vicepresidencia social y los ministerios de Sanidad y Consumo; Trabajo y Ciencia y Universidades. El PSOE la ha rechazado inmediatamente.

'No' a la propuesta lanzada por Iglesias en el Pleno

Sánchez considera que Iglesias ha hecho esa última oferta para parapetarse ante el rechazo a su investidura: "Es todo lo que se le ocurre para acallar a quienes dentro y fuera de su organización le piden un acuerdo". "Es una oferta antes de esta investidura para decir que quieren el Ministerio de Trabajo para derogar la reforma laboral y llevar a cabo la subida del Salario Mínimo Interprofesional, como si no supieran que depende de un órgano colegiado que es el Consejo de Ministros y del poder legislativo", ha respondido el candidato socialista.

Durante su intervención, Iglesias ha planteado a Sánchez a que le ceda las competencias en políticas activas de empleo, como según ha dicho le ha recomendado que propusiera un destacado dirigente del PSOE. Si el socialista acepta, él renuncia al Ministerio de Trabajo, le ha dicho mientras Sánchez negaba con la cabeza.

En la reunión de la dirección del partido este jueves por la mañana, Sánchez ha defendido sus intentos para llegar a un entendimiento y ha culpado a Iglesias del fracaso. El secretario general del PSOE está convencido de que Iglesias no ha tenido la intención de llegar a un acuerdo después de su paso atrás el pasado viernes, según ha trasladado a su Ejecutiva, informan fuentes presentes en el encuentro.

En su intervención en el debate, Sánchez también ha aprovechado para reprochar a PP y Ciudadanos que no se hayan abierto nunca a la abstención como un "pretexto para poder acusar al PSOE durante los próximos cuatro años de una investidura con las fuerzas independentistas", ha dicho antes de reconocer que "había una condición previa con Unidas Podemos" que era llegar al entendimiento.

"No es el guardián de las esencias de la izquierda"

La portavoz socialista, Adriana Lastra, también ha hecho un duro discurso contra Iglesias, a quien ha reprochado que "por segunda vez" vaya a rechazar un "Gobierno de izquierdas": "Curioso progresismo el suyo que cuando más falta hace acaba sumándose a la derecha y hoy, además, a la ultraderecha". "El PSOE necesita socios leales y no necesitamos que se presente como el guardián de las esencias porque no lo es", ha sentenciado Lastra.

La número dos del PSOE ha encadenado reproches contra Iglesias en sus cinco minutos de intervención: "Nunca ha aceptado el resultado de las elecciones. Quería tener un Gobierno paralelo al del PSOE. No quería un Gobierno de coalición, quería un Gobierno solo y exclusivamente a su medida".

"Podemos ceder mucho, lo hemos hecho pero nunca vamos a traicionar a nuestros votantes. Les dije el martes que se pueden ganar o perder elecciones pero no se puede perder el alma. Las elecciones las ganó el PSOE y nadie va a conseguir que renunciemos a nuestra alma. Ahora vendrá con el dichoso relato, ya lo estamos viendo: inundará medios y redes con el relato con el que a fuerza de intoxicar han acaba intoxicados ustedes mismos", ha zanjado Lastra, que ha rechazo la última oferta que ha planteado Iglesias en el Pleno: "Quiere conducir un coche sin saber dónde está el volante".

Tras su intervención, en la que ha agradecido a Sánchez sus esfuerzos, se ha comenzado la votación que ha certificado el fracaso de esta investidura y ha puesto en marcha el reloj de dos meses para el socialista pueda lograr la mayoría suficiente para ser investido o la celebración de elecciones el 10 de noviembre.

Consciente del fracaso, Sánchez ha dejado entrever que no tiene previsto un nuevo intento en septiembre, a pesar de los emplazamientos de otras fuerzas: "Hoy concluye la propuesta de investidura de las elecciones del 28 de abril y con ella se cierra el encargo que recibí del jefe del Estado. Lamento constatar que persiste el bloqueo parlamentario".

Etiquetas
Publicado el
25 de julio de 2019 - 13:56 h

Descubre nuestras apps

stats