La portada de mañana
Acceder
El Gobierno descarta cambios en las leyes de salud pública
El resultado del 12J enciende las alarmas en Unidas Podemos
Conjugar el verbo dimitir, por Esther Palomera

El PP monta una campaña de las palabras de Irene Montero fuera de cámara sobre que el coronavirus restó asistencia al 8M

La vicepresidenta primera del Congreso, Ana Pastor, este lunes, en rueda de prensa.

Unas palabras pronunciadas por la ministra de Igualdad, Irene Montero, el pasado 9 de marzo, durante una conversación privada con una periodista fuera de cámara, en la que aseguró que creía que la bajada de asistencia a las marchas del 8M de este año podía deberse al coronavirus, han servido este lunes al Partido Popular para montar una nueva campaña contra el Gobierno en plena desescalada de la pandemia.

Álvarez de Toledo busca los focos tras ser desplazada por la dirección del PP al ir por libre también durante la pandemia

Álvarez de Toledo busca los focos tras ser desplazada por la dirección del PP al ir por libre también durante la pandemia

La operación, por la que distintos dirigentes populares llegaban este lunes a pedir la dimisión de Montero, se enmarca dentro de la estrategia de ataque constante al Ejecutivo con la que el PP afronta la crisis del coronavirus y alienta la tesis defendida una y otra vez por Pablo Casado, que intenta sostener que el Gobierno llamó a la participación en las manifestaciones feministas –a las que también acudieron miembros del PP– sabiendo que en las mismas se podían producir nuevos contagios por la COVID-19.

El PP sostiene esta nueva campaña en una información sin firma, publicada este lunes por el diario ABC, en la que se incluye una grabación de vídeo de los instantes previos a una entrevista a Montero que emitió la televisión pública vasca, ETB, el 9 de marzo, en directo. En dicha grabación filtrada al periódico conservador se escucha una conversación entre la ministra y la periodista de la cadena vasca que nunca se emitió porque no formaba parte de la entrevista.

Se trataba de un diálogo previo y fuera de cámara –aunque quedó grabado por realizarse con la conexión abierta entre el equipo entrevistador y el puesto de control de la cadena–, propio de las conversaciones distendidas que suelen tener políticos y periodistas, que se puede enmarcar en el término periodístico off the record con el que se suele hacer referencia a las palabras que pronuncian los políticos en un contexto público o privado, pero que en ningún caso se pueden utilizar en informaciones periodísticas.

Pastor: "El Gobierno conocía el riesgo"

"¿A qué crees que se debe la bajada de cifras?", le preguntó la periodista del programa En Jake de ETB a la ministra de igualdad en el citado contexto, justo antes de iniciar la entrevista, que se emitió en directo. "Creo que al coronavirus. O sea, no lo voy a decir porque no lo voy a decir", respondió Montero, que añadió: "Quiero ser muy prudente, porque creo que la comunicación que se estaba haciendo como Gobierno es buena comunicación muy basada en los datos médicos. Claro, como siempre priorizar la salud pública, no tomar decisiones por el sentimiento este de pánico generalizado que ya hay porque incluso hay países europeos que ya están tomando medidas drásticas".

Para el PP, esas palabras demuestran que el Ejecutivo sabía que el virus podía propagarse el 8M y no hizo nada, a pesar de que las propias organizaciones feministas que convocaron las manifestaciones de ese día también explicaron que la menor afluencia de las marchas podía haberse debido al miedo que ya existía en la población ante el crecimiento de la COVID-19.

"Ahora ya hemos constatado que el Gobierno sabía que había un riesgo y por motivos políticos no puso en marcha las medidas adecuadas para la contención de la pandemia", aseguraba este lunes en rueda de prensa la expresidenta del Congreso, Ana Pastor. Casado optó por dejar en manos de la también exministra de Sanidad, a la que se suele identificar con el PP más moderado, la defensa de la campaña de su partido contra el Gobierno.

Pastor afirmaba además que, a su juicio, en el vídeo Montero "dice claramente lo que hay" y emplazaba a la ministra a comparecer en el Congreso para "dar explicaciones a todos los españoles de qué es lo que sabía". Además, la ahora vicepresidenta del Congreso consideraba que la Fiscalía "tendrá que llamar" a la ministra de Igualdad para que sea "testigo" en las causas que se estén instruyendo –como la que dirige la jueza Carmen Rodríguez-Medel, en un juzgado de Madrid– para "clarificar qué sabía el Gobierno".

Un "testimonio gravísimo"

Junto a Pastor también compareció en rueda de prensa la vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, única integrante de la dirección de Casado que en las primarias de 2018 apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría, la rival del hoy líder de los populares. A su juicio, el testimonio de Montero es "muy relevante" para conocer lo que el Gobierno "sabía" en ese momento de los riesgos del virus porque queda "claro" que el Ejecutivo "era consciente de la situación y por motivos ideológicos permitió que se celebraran esas manifestaciones". Gamarra fue una de las dirigentes del PP que acudió a las marchas.

Para Gamarra existen "motivos" para que Montero dimita. Por eso restaba importancia al hecho de que las palabras de la ministras fueran extraídas de una conversación off the record. "Han salido a la luz esas palabras", remarcaba, y el PP las valora "por la gravedad de las mismas" porque "no es una cuestión banal o un chascarrillo". Para la vicesecretaria popular, el de Montero es un "testimonio" que tiene "un valor incalculable porque lo que reconoce es durísimo" y "gravísimo".

Desde primera hora del lunes, el PP se volcó en las redes para difundir la grabación de la conversación entre Montero y la periodista de ETB. Los populares llegaron a considerar que "España no se merece este Gobierno" a través de un tuit publicado por la cuenta oficial del partido en la que incluían un enlace a la información publicada por ABC.

Ante la repercusión de la información, la cadena pública vasca emitió un comunicado a media mañana reservándose "el derecho a ejercer cuantas acciones judiciales sean oportunas" y recalcando que ETB y el programa En Jake, en el que se emitió la entrevista, "son ajenos a esta filtración y lamentan el daño reputacional que la difusión de esa conversación haya podido causar al Ministerio de Igualdad y a Irene Montero como ministra de Igualdad".

Como explica el comunicado, "ETB y el programa 'En Jake' emitieron la entrevista en directo, ciñéndose exclusivamente a las preguntas de la periodista de 'En Jake' y a las respuestas de la ministra", por lo que deja claro que "la conversación distendida que se produjo previamente a la entrevista no fue emitida en el programa 'En Jake' ni en ningún otro espacio de ETB".

La emisora vasca señala, además, que "tanto la conversación previa con la ministra como la entrevista se recibieron en directo en ETB y en otra televisión autonómica, pasando por el circuito de enlaces de la FORTA", la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos que agrupa a las televisiones y radios de las distintas comunidades autónomas. Según ha podido saber eldiario.es de fuentes de las televisiones autonómicas, la única cadena que pidió el bruto de la entrevista fue la gallega TVG.

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2020 - 21:30 h

Descubre nuestras apps

stats