PSOE y Unidas Podemos pactan un plan para anticiparse a los conflictos y evitar tensiones como las de esta semana

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

"Si sabemos que va a salir la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre las devoluciones en caliente un jueves y podemos tener alguna diferencia, debemos estar atentos y anticiparnos. Y antes de explicar la posición, hablarlo entre nosotros". Es la conclusión a la que han llegado PSOE y Unidas Podemos después de una semana de tensiones por asuntos como la migración y la tramitación de la ley integral de violencias sexuales.

El Gobierno de coalición da por superadas sus primeras tensiones por la ley de libertades sexuales y la inmigración

El Gobierno de coalición da por superadas sus primeras tensiones por la ley de libertades sexuales y la inmigración

"Hasta que todo esté engrasado, necesitamos hablar mucho. Hay determinadas zonas en las que necesitamos anticiparnos. No tenemos por qué llegar al punto de que haya algún tipo de diferencia sin hablarlo antes. Hay que hablar de cualquier asunto que pueda suponer un tropezón. Hay que aunar y consensuar posiciones en determinados temas", explican fuentes de Moncloa.

El asunto migratorio, en este caso, es un ejemplo que usan tanto PSOE como Unidas Podemos. La sentencia del 13 de febrero del Tribunal de Estrasburgo estaba anunciada semanas antes, y las posiciones políticas de las dos fuerzas del Gobierno de coalición son diferentes: el Gobierno de Pedro Sánchez venía haciendo devoluciones en caliente y Unidas Podemos quiere que no se hagan.

"Es evidente que la política migratoria necesita una posición común", reconocen fuentes de Moncloa: "Por eso se convocó la Comisión Delegada de Asuntos Migratorios, aunque la sentencia no estaba en el orden del día, y se adoptó una posición común que iba a explicar la ministra de Exteriores en un briefing pero no fue posible por sus propias circunstancias personales. Estaba de viaje en Nueva York".

En Moncloa sostienen que "ha crecido cierta sensación de discrepancia pero se ha resuelto donde corresponde, que es en la comisión de seguimiento. No hemos abordado cuáles pueden ser los futuros focos de conflicto aún; no hay más que un intento de colaboración y dinamización".

En Unidas Podemos también defienden que "los mecanismos de coordinación funcionan. Síntoma de la buena salud del Gobierno. No exageramos cuando decimos que la relación es de cordialidad y buen rollo, incluso cuando afloran discrepancias". Así, defienden que las reuniones del jueves "sirvieron para lo que han de servir: que haya acción unitaria en el Gobierno y en el Parlamento".

El grupo confederal reconoce "la cultura de la coalición que está por crearse", y para eso entienden que hay que hacer los contactos de manera "más frecuente: anticiparnos".

También con los textos legislativos: "Hay textos en los que podremos pactar enmiendas, y otros en los que intentaremos trabajar antes para que vengan pactados, aunque no se va a poder siempre. Por ejemplo, la ley de eutanasia es un texto del PSOE y vamos a llegar a acuerdos con enmiendas. Y otros, como los PGE, se tendrán que acordar antes porque mediante enmiendas no se puede".

"Se trata de hablar mucho tanto en el Gobierno como en el grupo parlamentario, cosa que ya estaba ocurriendo", explican fuentes de Unidas Podemos, que recuerdan los contactos continuos entre los portavoces de UP y el PSOE para compartir las posiciones y los votos en la Mesa del Congreso, la Junta de Portavoces, los plenos, la comisiones... Y concluyen: "Se trata, sobre todo, de anticiparnos en lo comunicativo y legislativo".

Etiquetas
Publicado el
23 de febrero de 2020 - 10:12 h

Descubre nuestras apps

stats