eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La reunión de Sánchez y Torra el 6 de febrero llega en el momento más delicado para el independentismo

El Gobierno reconoce a Quim Torra como presidente de la Generalitat al entender que no es indispensable que sea diputado tras perder su condición de parlamentario

JxCat y ERC mostraron fuertes discrepancias durante el Pleno en el que el Parlament reconoció que Torra ya no cumple los requisitos para ser diputado

Montero niega que un hipotético adelanto electoral afecte a la tramitación de los presupuestos y, por tanto, a la gobernabilidad de Sánchez

Exteriores estudia repatriar en breve a los españoles en Wuhan en un vuelo francés

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. EFE

Pedro Sánchez y Quim Torra se reunirán en Barcelona el próximo 6 de febrero en Barcelona. Así lo ha anunciado la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Moncloa y la Generalitat han cerrado los flecos del encuentro en el momento más delicado para el independentismo, cuyas formaciones mostraron fuertes desavenencias en el Pleno del Parlament que constató este martes la pérdida del escaño para el presidente catalán tras la sentencia que le inhabilita por desobediencia al mantener los lazos amarillos en los edificios públicos. 

El Gobierno sostiene que Torra es el interlocutor legítimo de Sánchez al entender que, a pesar de haber perdido su condición de parlamentario, sigue siendo el presidente de la Generalitat. "Si hay alguna incidencia o cuestión que desaconsejara la reunión porque Torra no esté en disposición se pospondría o no se haría", ha expresado Montero sobre la posibilidad de que hubiera un cambio en el Govern o se convocaran elecciones; pero ha sostenido que "hoy por hoy" el encuentro sigue en marcha. En su respuesta a los periodistas, Montero ha explicado que no se trata de "comodidad o incomodidad" que el presidente se reúna con Torra tras su inhabilitación sino que es su "responsabilidad" para poner en marcha el diálogo territorial para buscar "puntos de encuentro". 

La reunión de Sánchez y Torra es una condición indispensable impuesta por el presidente catalán para que se pueda activar la mesa de negociación entre gobiernos pactadas por PSOE y ERC en el marco de la investidura. La idea es que se convocara por primera vez en un plazo de quince días desde la constitución del Gobierno, por lo que sufrirá una demora a la que el Ejecutivo resta importancia. 

Montero ha insistido en que lo importante es poner en marcha la mesa de diálogo para "romper con los años de incomunicación en Catalunya" y no ha precisado si Sánchez asistirá acompañado de algún ministro -que sería la de Política Territorial, Carolina Darias- o si será un encuentro en solitario de los dos presidentes, que es la intención de Moncloa. 

El encuentro de Sánchez y Torra se producirá apenas una semana después de que se escenificara la crisis de los socios de Gobierno en Catalunya a raíz del apoyo de ERC la pérdida del escaño del president. La guerra desatada deja la legislatura en vía muerta, algo de lo que son conscientes en Moncloa, donde manejan como escenario posible el adelanto electoral (que reclama el PSC de Miquel Iceta). 

No obstante, Montero ha negado que esas hipotéticas elecciones catalanas no tienen por qué afectar a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para los que Sánchez confía en el apoyo del grupo que lidera Gabriel Rufián. "El Gobierno respeta los procesos electorales en cada una de las comunidades autónomas. No tiene por qué interferir en ningún tipo de tramitación de nuestro presupuesto", ha expresado Montero, que ha recordado que cada formación tiene "su propia hoja de ruta".

En función de la fecha en la que se produjeran esos comicios, cuya convocatoria está ya en marcha atrás, la tramitación de los presupuestos podría coincidir. No obstante, se podrían celebrar antes de que el proyecto llegue para su tramitación al Congreso y, en ese punto, ERC tendría las manos libres. Montero también ha aprovechado para deslizar que el apoyo a las cuentas también puede ser una baza electoral al sostener que "es una oportunidad para poner de manifiesto quién se preocupa y se ocupa por el bienestar de los catalanes más allá de otras pretensiones".

Sobre la afirmación de Oriol Junqueras de que los independentistas volverán a hacer un referéndum por la unilateralidad, Montero ha recordado que deben abandonar la vía unilateral. 

ya hemos respondido en diferentes ocasiones. ese camino lleva a un destino que por ninguna parte deseamos. "Ya sabemos cómo acaba una declaración unilateral de independencia o la celebración de un referéndum. Queremos pasar página", ha dicho Montero, que asegura que "con la Constitución y la ley se puede explorar la amplia gama que nos ofrece el autogobierno en Catalunya".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha