La portada de mañana
Acceder
El año del rey emérito en Abu Dabi no aplaca el escándalo y su vuelta depende de Felipe
¿Qué ha ocurrido con la vacuna española que acaba de ser suspendida?
Opinión - El pecado de Sánchez es cumplir la ley, por Neus Tomàs

Almeida rectifica y abrirá zonas peatonales en el Paseo del Prado o Arturo Soria los fines de semana

Congestión de personas en el segundo día de desconfinamiento en Madrid.

En el primer fin de semana de paseos y deporte, los madrileños encontraron una ciudad sin parques abiertos y sin espacio extra para caminar. Con la reducción radical del tráfico, los paseantes tomaron las calzadas de manera espontánea, aunque no había ninguna medida oficial de reorganización del espacio. Las aceras tienen el mismo tamaño que antes y las zonas verdes siguen precintadas. Estas dos decisiones han colocado hasta este martes a Madrid como una excepción entre las ciudades de España, que en su mayoría ya han tomado medidas para adaptar el espacio público a las nuevas demandas de distancia física. De la tónica general se escapan, además de la capital, otras urbes como Toledo, que mantiene cerrados todos sus parques.

Estos son los 70 parques abiertos y las 44 calles sin coches para pasear en Barcelona durante el desconfinamiento

Con la evidencia de otras ciudades y la presión de parte de los madrileños que pedían más espacio, el alcalde ha salido de la inmovilidad. En una entrevista en COPE, José Luis Martínez-Almeida ha avanzado que abrirá calles peatonales en "la mayor parte de los distritos" de forma "provisional". Dentro de las vías elegidas está el Paseo del Prado y Arturo Soria, ha concretado. La vicealcaldesa que se encuentran en estudio también la calle Hortaleza o los cascos históricos de Barajas y Villaverde. El regidor espera aprobar estas medidas en la Junta de Gobierno del próximo jueves.

Con la decisión, Martínez-Almeida recupera el Paseo del Prado como una vía cerrada al tráfico durante los fines de semana. La decisión la tomó la exalcaldesa, Manuela Carmena, pero se mantuvo después, con Almeida al frente del Ayuntamiento, hasta la declaración del estado de alarma. Entonces, el Consistorio abrió el paseo de nuevo al tráfico los siete días de la semana.

El objetivo ahora es recuperar ese modelo que ya inició la anterior corporación y ampliarlo. "Ya había calles que se habían peatonalizado los fines de semana. Queremos ampliarlo en la mayor parte de los distritos y, para ello, se ha pedido ya información a los concejales de distrito", ha explicado Martínez-Almeida, que ha confirmado que "lo que es seguro es que zonas que se han peatonalizado volverán a esta situación". En este grupo entra una parte de Fuencarral o el Paseo de Camoens.

El rediseño de las ciudades para encarar el proceso de desescalada es una competencia que corresponde a los ayuntamientos, a los que el Gobierno de Pedro Sánchez ha encargado el mandato de "facilitar el reparto del espacio público a favor de los que caminan y de los que van en bicicleta", según la orden publicada el pasado 1 de mayo. Todo un reto para ciudades con calles estrechas en las que el coche aún tiene un papel predominante y que se hacen la misma pregunta: ¿cómo evitar que los paseantes y deportistas se aglomeren?

La mayoría de administraciones locales han respondido a la orden de dos maneras: permitiendo el tránsito en las zonas verdes (las recreativas, como los columpios, siguen cerradas) y creando provisionalmente carriles peatonales para evitar aglomeraciones en las aceras. Barcelona ha cerrado 44 calles al tráfico y Zaragoza ha peatonalizado áreas de ocho de distritos de 10 a 20 horas, por poner dos ejemplos. El ministro Salvador Illa recomendó habilitar parques sobre todo para hacer deporte y evitar aglomeraciones. Sin embargo, el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, advirtió de que "la apertura de parques y jardines puede ser complicado porque el control puede ser peor".

Madrid es la ciudad más grande de España y tiene un flujo de movimientos que solo sería asimilable a grandes urbes como Barcelona, lo que complica las decisiones. El Ayuntamiento consideraba hasta ahora que disponer de las zonas verdes y cerrar calles al tráfico podía incentivar a la gente a salir más a la calle.

Pero las imágenes de los madrileños dispuestos unos detrás de otros en los márgenes de grandes zonas verdes cerradas como Madrid Río o El Retiro empujaron a la vicealcaldesa, Begoña Villacís, a declarar que el Consistorio estaba "dándole una vuelta" a la reapertura "para evitar concentraciones". La oposición, liderada por Más Madrid, lleva pidiéndolo desde hace más de una semana. Dos días después, el alcalde ha dado los primeros detalles sobre estas peatonalizaciones temporales.

Lo que se mantiene alejado, sin embargo, es la reapertura inmediata de las zonas verdes. El alcalde ha reiterado que, si se toma una decisión, se hará a partir del día 9 de mayo y sostiene que "es dificilísimo de controlar" que las personas se paren en los parques. "La decisión está sometida a controversias pero nos guía la prudencia y la responsabilidad", ha señalado en la entrevista en COPE, en la que ha afeado que Pedro Sánchez no se ha comunicado hasta ahora con el Ayuntamiento.

Barcelona ha optado, en el difícil equilibrio entre la prudencia y la toma de decisiones para ir avanzando, por abrir solo la mitad de parques (70 de 146) con el objetivo de aumentar el espacio para el paseo y también de facilitar nuevas zonas de paso. Las medidas tienen sus riesgos. Este fin de semana el equipo de Ada Colau ha identificado que una parte de los ciudadanos estaban usando los parques como un espacio donde permanecer. "El objetivo no es que la gente se quede en los parques, que se junte y esté ahí un rato, sino tener espacio por el que transitar y andar. Las recomendaciones y obligaciones son estas. Pedimos corresponsabilidad a la ciudadanía", advertía este lunes la teniente de alcaldía de Urbanismo, Janet Sanz. El Ayuntamiento de Valencia estuvo a punto de dar marcha atrás en la decisión el primer fin de semana de salidas permitidas para los niños y niñas. "Si no hay responsabilidad, habrá retroceso", avisó la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública.

El riesgo: promover espacios para la reunión

Es el miedo que subyace a la apertura de las zonas verdes: que se conviertan en espacios de reunión. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, advirtió el pasado sábado que abrir "parques y jardines" podía "ser complicado porque el control puede ser peor". Es el argumento que emplea el Ayuntamiento de Madrid. El problema es, sobre todo, que las personas permanezcan en un mismo espacio charlando con otras. Esto dispara el riesgo de contagio porque se "empiezan a reducir distancias" y "aumenta el tiempo" de contacto, insistía Simón este lunes.

Muchas ciudades, como Zaragoza, Valencia o Murcia, abrieron sus espacios verdes con las salidas controladas de los menores de 14 años y han mantenido la decisión cuando los paseos se han hecho extensibles a toda la población. Otros municipios, sin embargo, han sido más conservadores. León, por ejemplo, ha retirado el precinto a los parques por primera vez este lunes. Salamanca, el pasado sábado. También hay ciudades que restringen su uso solo al paseante, como Málaga, o que obligan a caminar en un solo sentido para evitar los cruces, como en el anillo verde de Vitoria.

En las localidades costeras, con playa o ría, la fuente de preocupación está en los paseos marítimos. A Coruña (Galicia) ha quitado un carril al tráfico para dárselo al peatón. En Avilés (Asturias), se han establecido itinerarios diferenciados a una margen y otra de la ría para que no se mezclen los ciclistas con los paseantes.

Algunas ciudades grandes, como Sevilla, Barcelona o Zaragoza, han implementado ambiciosos planes de peatonalización. La ciudad condal ha cortado el tráfico en 40 calles y, de forma permanente, aumentará los carriles bici en 21 kilómetros y las aceras crecerán en otros 12. Zaragoza, con un gobierno del PP, ha habilitado grandes zonas para peatones en ocho distritos durante los fines de semana de 10 a 20 horas.

El gobierno de Joan Ribó, en Valencia, ha acelerado los trabajos para peatonalizar la plaza del Ayuntamiento. Y Sevilla ha puesto en marcha restricciones al paso de los vehículos en el centro (excepto para residentes) durante este fin de semana y ha ampliado el horario de los parques que ya abrió el pasado 27 de abril. El Ayuntamiento está estudiando una solución para las angosturas que rodean a la catedral y al Ayuntamiento.

Este reportaje se ha elaborado con información de Pau Rodríguez, María Pampín, Sergi Pitarch, Iker Rioja, Francisca Bravo y Laura Cornejo.

Etiquetas
Publicado el
4 de mayo de 2020 - 21:19 h

Descubre nuestras apps