eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Drones mediáticos contra Maduro

Un alto porcentaje de la prensa, especialmente la española, no da credibilidad a la noticia y no la presenta como un atentado, sino que insinúa que se trata solo de la versión del gobierno venezolano

No fiarse de las fuentes oficiales es un valor en periodismo, pero si se aplica en función de que esa oficialidad sea amiga o enemiga, una vez más, nos encontramos con un periodismo al servicio de una causa política

35 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Miles marchan en Caracas para apoyar a Maduro tras el fallido atentado

Miles marchan en Caracas para apoyar a Maduro tras el fallido atentado EFE

Los hechos

El pasado 5 de agosto explosionaron dos drones dirigidos hacia el estrado donde hablaba el presidente venezolano Nicolás Maduro. Uno de ellos, en el aire, y el otro, al desviarse de su objetivo, contra un edificio.

El servicio de seguridad de Maduro se movilizó protegiendo a su presidente con escudos Kevlar y siete miembros de la Guardia Presidencial venezolana terminaron heridos.

Guardias heridos

Desde Miami, la periodista y activista antichavista Patricia Poleo fue la encargada de leer el comunicado del grupo armado que reivindicaba el atentado

También se reivindicó desde la cuenta de Twitter de esa organización.

Tuit terroristas

Horas después, las autoridades venezolanas confirmaron la detención de seis personas como autores del atentado.

Seis detenidos

Ahora lo que contaron los medios

Hasta aquí la narración de los hechos objetivos e incuestionables. Cualquier persona que lea esta secuencia de acontecimientos podría deducir que estamos ante un atentado frustrado al presidente de un país. Sin embargo, un alto porcentaje de la prensa, especialmente la española, no da credibilidad a la noticia y no la presenta la noticia como un atentado, sino que insinúa que se trata solo de la versión del gobierno venezolano.

El diario El País comenzó refiriéndose al atentado como un “estruendo” a pesar de que ya se sabía bastante de los ocurrido o “hechos violentos” para el Ministerio de Relaciones Exteriores español .

Estruendo
Hechos violentos

Seguidamente los medios dicen que el atentado, que hemos visto todos en vídeo con sus explosiones y heridos, es “presunto” o “supuesto: El supuesto intento de atentado contra Nicolás Maduro durante un desfile militar (La Vanguardia, 6 de agosto), Seis personas detenidas en relación al presunto atentado contra Nicolás Maduro (CNN, 6 de agosto), Nicolás Maduro recrudece su discurso tras el supuesto atentado (El País, 6 de agosto).

La vanguardia supuesto atentado
cnn presunto atentado
El país supuesto atentado

O lo escriben entre comillas en sus titulares: Venezuela: lo que se sabe del "atentado" en contra del presidente Nicolás Maduro y del grupo que se lo atribuyó (Semana, 6 de agosto). La web de la cadena BBC retiró las comillas horas después de publicar la noticia.

comillas semana.jpg

Es el mundo al revés, para algunos medios quien reivindica el atentado no es el grupo terrorista sino Maduro: Nicolás Maduro reivindica un supuesto atentado contra su gobierno (Cope, 6 de agosto).

Cope maduro reivindica.jpg

Y si informan de la reivindicación del grupo armado lo presentan como poco creíble, “inédito”: Soldados de Franelas, el inédito grupo de militares que reivindica el supuesto atentado a Maduro (ABC, 6 de agosto).

Abc inedito grupo.jpg

Pero tan inéditos no son porque están en Twitter desde marzo de 2014 y se habla de ellos en los medios venezolanos desde finales de 2017.

El diario ABC, colgándole la versión a las redes sociales (que aguantan todo), se descuelga con esto: “En las redes sociales se dispararon las teorías, entre ellas la de una explosión de gas en un apartamento que causó alarma y que por confusión se derribaran drones de una cadena de televisión, lo que habría desatado el pánico” ( El supuesto «atentado» a Maduro, plagado de incógnitas por resolver). A continuación proponen una encuesta bajo el título ¿Ha sido un montaje el atentado a Maduro? Y comienzan diciendo: “El atentado a Nicolás Maduro, ocurrido en un desfile militar en Caracas, plantea un sinfín de incógnitas por resolver, desde quiénes lo organizaron hasta quiénes lo financiaron y con qué objetivo”. En realidad esas “incógnitas” se podrían plantear en cualquier otro atentado pero solo se usan en el de Maduro para sugerir que sea un montaje.

El desenlace que pretenden es el de terminar embistiendo contra Maduro, es decir, para los medios también el presidente de Venezuela es el objetivo a abatir:

La oposición venezolana acusa a Nicolás Maduro de usar el atentado para escalar la represión (El Mundo, 6 de agosto).

El mundo contra maduro.jpg

Nicolás Maduro recrudece su discurso tras el supuesto atentado (El País, 6 de agosto).

El pais contra maduro.jpg

Maduro prepara su contraofensiva tras denunciar haber sido víctima de un intento de asesinato (El Mundo, 5 de agosto)

El Mundo contra Maduro

Maduro usa el “atentado” para reforzar el ataque a sus rivales (El País, 6 de agosto, versión papel)

El Pais papel.jpg

Las lógicas acciones de la fiscalía venezolana se presentan así: El régimen de Maduro amenaza con las penas máximas a quienes vuelvan a conspirar (ABC, 7 de agosto).

ABC contra fiscal

Y las manifestaciones de apoyo las cuentan así: Maduro obliga a los venezolanos a marchar en su apoyo (La Razón, 7 de agosto).

La razón

Esa misma prensa que vio armas de destrucción masiva en Irak solo porque lo dijeron Bush, Aznar y Blair ahora se vuelve incrédula, a pesar de la secuencia de hechos anteriormente expuesta, y se dedican a sembrar la duda sobre la existencia de un atentado. La misma prensa que informaba con seguridad de que ETA planeaba atentar contra el Juan Carlos de Borbón en 1995 sin que tuviese ninguna prueba que no fuese la versión policial.

Y que no hubiera duda en presentar unos acontecimientos similares como atentados contra un presidente si éste fuese europeo. No fiarse de las fuentes oficiales es un valor en periodismo, pero si se aplica en función de que esa oficialidad sea amiga o enemiga, una vez más, nos encontramos con un periodismo al servicio de una causa política, en este caso, el derrocamiento de un gobierno legítimo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha