eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Et si c’etait faux...

¿Y si todo lo que estos días se está vertiendo en torno a la presunta manipulación de las palabras de Llarena fuera demostrablemente falso?

Después de haber hecho ese mínimo repaso, que todo periodista que se precie debe realizar, puedo afirmar que es falso que se trate de una manipulación realizada a posteriori para intentar engañar al juez belga

91 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Jueces y fiscales exigen al Gobierno que asuma la defensa de Llarena en Bélgica

Pablo Llarena EFE

¿Y si fuera falso? ¿Y si todo lo que estos días se está vertiendo en torno a la presunta manipulación de las palabras de Llarena fuera demostrablemente falso? Me he permitido titular hoy en francés ya que a la vista de la cantidad de expertos en el condicional que han surgido, no creo que haya dudas sobre el significado. Lo cierto es que se han pronunciado tirios y troyanos en redes sociales, se ha acusado de graves delitos a abogados y se ha hablado incluso de denunciar a estos ante el Colegio de Abogados y, todo ello, sin haber visto documentos ni haber comprobado casi nada de lo que se dice.

Después de haber hecho ese mínimo repaso, que todo periodista que se precie debe realizar, puedo afirmar que es falso que se trate de una manipulación realizada a posteriori para intentar engañar al juez belga y que, desde luego, la traductora ha tenido responsabilidad por dejación. Lo cierto es que los abogados belgas que firman la demanda me confirmaron ayer personalmente que ésta fue redactada por su equipo en Bruselas y que la traducción del fragmento que contiene el error se realizó también allí. El abogado español, Gonzalo Boye, no participó en la misma lo cual viene refrendado por el hecho de que Boye, de nacionalidad alemana, domina ese idioma, el inglés y el español, pero no sabe francés. No pudo por tanto traducir nada ni darse cuenta del error que contenía el párrafo. Sólo podría haberlo hecho si la traductora hubiera traducido TODO lo que contenía en francés el documento, incluido ese párrafo. Sólo así se hubiera visto que la traducción del párrafo entrecomillado atribuido a Llarena era diferente a ese mismo párrafo recogido en español en la demanda.

He podido ver también el informe que la propia empresa de traducciones juradas ha realizado sobre el asunto en el que intenta disculparse de su fallo afirmando que “nous ne tenons pas conte de cet extrait traduit en français, etant donné que notre tâche consiste à traduire le texte vers l’espagnol”. Ahora traduzco yo: “no tuvimos en cuenta este extracto traducido en francés, teniendo en cuenta que nuestra tarea consistía en traducir el texto al español”. ¡¡Pues por eso!! porque su tarea era traducir TODO lo que hubiera en francés al español y ese párrafo estaba en francés DEBÍAN haberlo traducido y no lo hicieron sino que copiaron y pegaron el texto en español de las palabras de Llarena que también aparecen en la demanda belga. Explicado con palotes: las palabras de Llarena aparecen dos veces en el documento original, una en francés y otra en español. ¡Lo único que no tenía que traducir al español era el trozo que ya estaba en español! Si hubieran traducido TODO lo que estaba en francés se hubiera detectado la diferencia y el error a la primera por cualquier lector español y por la propia traductora que debería haberlo indicado en una nota.

Por otra parte, ese informe incluye también el documento original en Word que recibieron para su traducción que, como puede comprobarse en cualquier ordenador, no ha sido modificado desde la fecha anterior a su remisión a los traductores y, por último, el documento con la traducción jurada es remitido en un PDF, al que también he tenido acceso, que tampoco ha sido modificado. Así que todos los que alimentan las sospechas de que el documento fue manipulado a posteriori se pueden ir olvidando. Eso incluye las del eurodiputado de ALDE (Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa) que ha planteado la denuncia del abogado español ante el ICAM. Siento comunicarle que la demanda belga ni siquiera lleva la firma de Boye. Lleva su nombre, sí, pero no su firma dado que su avión no llegó a tiempo y el documento había sido presentado ya. Así que ni por ahí. No me cabe duda de que hay muchos que le tienen muchas ganas al artífice de la estrategia europea de Puigdemont y los exconsellers, pero tendrán que esperar a ver si cae otra cosa.

Se trata pues de una mala traducción hecha por el equipo belga, como ellos mismos reconocen, que probablemente creen saber más español del que saben y éste será subsanado el próximo martes. Un trámite muy común. El mismo que ha llevado a cabo el magistrado de la AN Ángel Hurtado ante los tribunales belgas para aclarar que se confundió en la OED de Valtonyc y puso una legislación que no regía para él, puesto que no existía en 2012, o lo que tuvo que hacer Llarena cuando envió a Alemania una traducción del auto de procesamiento de la que faltaba la fatídica frase “Y finaliza el relato de la estrategia que estamos sufriendo diciendo...”, que le situaba en ese conflictivo plural poco imparcial. Como se ve, cosas que pasan.

Así que lo de la traducción es un nuevo dedo que mirar para olvidar la luna que representa el hecho de que la demanda belga se refiere a si hubo falta de imparcialidad de Llarena en unas declaraciones privadas. La frase no es decisiva. Es el hecho de que Llarena se pronuncie sobre una cuestión objeto de litigio -si se trata de una acusación política como afirma la defensa o no- lo que va a ser analizado. Esto es algo que aprecia cualquier lector no visceral de la demanda. Así lo vieron inicialmente en el Ministerio y así lo ven grandes magistrados que constituyen auténticos pilares intelectuales de Jueces para la Democracia y de la profesión. Cito: “Lo cierto es que la demanda contiene un largo excursus que recoge el relato independentista sobre la respuesta judicial al procés pero los hechos definitorios de la pretensión -elemento objetivo de la “causa pretendi”- se encuentran en el párrafo 3.2 bajo el epígrafe “faute” y consisten en las declaraciones del juez instructor a la prensa con ocasión de su intervención en una conferencia organizada por una entidad privada. Si el juez debió hacer declaraciones sobre un asunto que estaba instruyendo o no, si sus declaraciones produjeron daño indemnizable o si las expresiones han sido bien traducidas, son cuestiones sobre las que versa el litigio. Es justificado pues entender que estamos ante un asunto privado”.

No lo voy a expresar yo mejor que este prestigioso magistrado que recoge la opinión que de facto es mayoritaria en esa asociación. Fueron otros los que intentaron agitar las aguas para alinearse con la posición unánime del Tribunal Supremo que intenta, sobre todo, cubrirse las espaldas por si les llega a pasar algo similar también. Uno de ellos fue Cándido Conde-Pumpido, que se movilizó para lograr que el Gobierno variara al menos el relato que se había hecho público desde el Ministerio de Justicia y eso a pesar de que tendrá que revisar en su día los amparos en el Tribunal Constitucional. Ganas de comprometer todo el tiempo la imagen de imparcialidad de ese sistema español que dicen defender.

También es falso que el pleito sea una cuestión ridícula, al menos en Bélgica, o que no tenga la menor viabilidad. Los españoles van a darse pronto cuenta de lo estricto de la ley belga respecto a las declaraciones sobre casos en curso que afecta incluso a los abogados. La propia provisión de fondos exigida por el abogado al Ministerio de Justicia español -544.892€- habla de que prevén que esto dure bastante tiempo. Nadie pide tal provisión para devolver la semana que viene la mayor parte. No, esto va a durar meses. Al tiempo.

Puede que alguien crea que los relatos suplen ya a los hechos, pero en ciertos campos esto aún no es así. Algunos creen que esto sucede también en la Justicia, como prueba el forzamiento de los tipos que está llevando a cabo la juramentada Sala II del Supremo, pero existe alguna confianza en que nuestro mundo no se haya hundido del todo y aún siga primando la verdad. He intentado ofrecer un fragmento de ella. Algunos sólo tienen ya confianza en que ésta reluzca fuera de nuestras fronteras. Ese es el drama.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha