eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El PSOE-A hace un alarde de fuerza y reivindica su protagonismo nacional

El congreso extraordinario que proclamará secretaria general a Susana Díaz el domingo ha comenzado con 778 delegados, y con prácticamente todos los referentes del partido reunidos en Granada

José Antonio Griñán presenta un balance de gestión en el que pide perdón por sus errores, pero sobre todo remarca sus aciertos: el haber sabido cuándo marcharse y la fecha de las últimas elecciones autonómicas

Mario Jiménez, en su despedida de la vicesecretaría general, se deshace en elogios hacia la nueva líder, a la que alaba su semblante, frente a un José Luis Sanz "que una vez sonrió y se hernió"

- PUBLICIDAD -
Zapatero cree que el PSOE empieza la "cuenta atrás" para recuperar la mayoría

José Luis Rodríguez Zapatero y Susana Díaz en el plenario.

El PSOE cree que en Andalucía ha empezado este fin de semana la cuenta atrás para volver a conquistar el Gobierno de España. Es el mensaje que han lanzado sus líderes nacionales y regionales en la inauguración del congreso extraordinario del PSOE-A que este domingo proclamará en Granada a Susana Díaz como su nueva secretaria general sin contestación. Ha sido una mañana para reclamar el protagonismo nacional que espera la federación más poderosa del partido y su experiencia como formación con más de 30 años en el poder y que además presenta una cara nueva, y mujer, para encarar el futuro.

"Sois la columna vertebral de este partido, aquí se gestó la renovación del PSOE que hizo posible que nos convirtiéramos en el partido hegemónico en España y que llevó a Felipe González a la Moncloa. Y aquí probablemente se está volviendo a gestar", ha reconocido la vicesecretaria general del  PSOE, Elena Valenciano, en un discurso de reconocimiento permanente a los socialistas de Andalucía. "Sois los más grandes y los más fuertes. Y en esto el tamaño importa", ha continuado en una alocución en la que ha arremetido contra las políticas de recortes de "derechos y de libertades" de la "derecha mentirosa", especialmente por la nueva "ley de orden público" que prepara el Gobierno de la Nación.

Mario Jiménez, en su despedida de la vicesecretaría general del PSOE-A, no se ha salido del guión que marca la disciplina de partido y en pro de una "unidad" que entiende clave para la formación. De este modo, se ha deshecho en elogios hacia José Luis Rodríguez Zapatero: "Quiero chulear de presidente: aquí está el presidente que acabo con ETA, mi presidente". También, cuando se ha dirigido a Susana Díaz, quien "ha devuelto la esperanza a los españoles", y se lo ha agradecido. "Somos una alternativa a la dictadura de recortes de derechos, servicios y libertades que está intentando imponer el PP y, por eso, siempre intentan asfixiar a esta comunidad autónoma, ya que con una Andalucía fuerte está garantizada la igualdad de oportunidades en España", ha incidido.

"Sólo cuando el PSOE esta fuerte los ciudadanos pueden estar tranquilos y eso es lo que tiene en Andalucía", ha remarcado. Le ha pedido que no deje de sonreír, frente a su más que previsible rival en las próximas elecciones autonómicas, el secretario general del PP-A, José Luis Sanz. "Tú, no dejes de sonreír. De él hay rumores de que una vez que sonrió se hernió", ha dicho para regocijo de los asistentes.

Y así lo ha hecho Susana Díaz, quien ha seguido las intervenciones con una permanente sonrisa -a veces tornada en carcajada- y flanqueada en la primera fila por el presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández, y José Luis Rodríguez Zapatero. "Presidente, presidente, presidente", ha gritado el auditorio cuando ha sido el turno de la intervención de este último. El expresidente ha remarcado que el congreso extraordinario tiene "emoción no por su resultado, sino por la expectativa de futuro", en alusión a que la ganadora se conoce desde hace meses. "Lo que va a ocurrir en Granada tendrá trascendencia histórica para el PSOE. El cambio es ley de vida", ha dicho citando a John F. Kennedy en el 50 aniversario de su muerte.

En su opinión, el futuro "pertenece a la mayoría progresista de Andalucía y de España" y ha alabado que sea una mujer la que lidere los nuevos tiempos del partido. En este sentido, ha reivindicado "el tiempo que la historia le ha robado a las mujeres", con una condena contundente hacia el machismo. Especialmente "el machismo criminal", que este fin de semana se ha cobrado una nueva víctima en Madrid. Eso sí, en medio de tanta efusividad desplegada hacia la presidenta de Andalucía, ha pedido a sus compañeros que la elogien igual cuando lleguen las críticas, "que llegarán y serán duras".  

Mientras, el secretario general del PSOE-A saliente, José Antonio Griñán ha respirado nostalgia, pidiendo incluso "perdón públicamente" a los compañeros con los que se ha podido "equivocar", pero sin dejar tampoco de reivindicar el protagonismo que está convencido de que le corresponde, como "deudor de los miles de militantes" del partido. "He llegado al río y he cruzado el puente", ha dicho momentos antes de presentar su informe de gestión. "De entre todas las decisiones que de tomar un político que ocupa cargos de responsabilidad, ninguna es tan difícil como la de decidir el momento en el que hay que dar el paso del relevo", ha proseguido, sin ocultar su satisfacción por los que considera sus grandes aciertos, como el de dar paso al relevo o el de adelantar las últimas elecciones autónomas, lo que le garantizó a los socialistas el poder en Andalucía.

Tampoco ha querido dejar de reparar en la felicidad que derrocha el rostro de Susana Díaz. "La sonrisa alegra a tus amigos y cabrea a tus enemigos", le ha apuntado a la flamante líder.

De silencios y abrazos

En el encuentro, que ha comenzado con una hora de retraso, habitual en estas citas y en gran parte propiciada por los eternos abrazos y besos a la baronesa desde que ha franqueado el umbral de la puerta, se ha guardado un minuto de silencio por los socialistas fallecidos el último año. Toda la cúpula del partido se ha dado cita en el Palacio de Congresos de Granada, que con un aforo para dos millares de personas se ha quedado pequeño para acoger a los asistentes -hay quien ha seguido de pie las intervenciones o sentado en las escaleras- a este cónclave donde los socialistas se han dado un baño de orgullo.

Entre los ausentes, dos imprevistos, Patxi López y Emiliano García Page, "por motivos familiares", y los esperados, Alfonso Guerra porque se ha roto una pierna, y Felipe González, de viaje en el extranjero, aunque ha enviado un mensaje que ha sido leído para el auditorio por Teresa Jiménez, la secretaria general del PSOE de Granada que ha oficiado de anfitriona. "Tenéis que superar toda endogamia que os aleje de los ciudadanos, especialmente de las nuevas generaciones. Y no temer un debate abierto y leal para encontrar esas nuevas respuestas que necesitamos", animaba a los presentes en su misiva.

Finalmente, han sido 778 los delegados que se han acreditado en el cónclave del PSOE-A más multitudinario hasta la fecha. De este modo, junto a los delegados, unos 1.500 invitados, entre ellos representantes de todos los colectivos: empresarios, autónomos, consumidores, judicatura, feministas, ecologistas, inmigrantes, docentes, ciudadanos, minorías, memoria histórica… La sesión se ha cerrado para el almuerzo y se retomará por la tarde.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha