eldiario.es

Menú

Enclave Rural Enclave Rural

La apicultura genera actividad económica en el 63% de los pueblos andaluces

La actividad para obtener productos de las abejas y su servicio medioambiental está presente en 488 de los 776 pueblos de Andalucía.

Considerada como un tipo de ganadería, Andalucía es la comunidad autónoma con mayor número de colmenas: 527.885 que suponen el 22% del total nacional y el mayor censo de la UE.

Las abejas producen miel, cera, polen y sustancias de uso terapéutico en farmacología, además de prestar un servicio vital para la producción agrícola y la conservación del medioambiente con la polinización de las plantas.

- PUBLICIDAD -
El colapso de las abejas de la miel preocupa a los científicos

Al hablar de ganadería, lo habitual es pensar en vacas, ovejas, cerdos y otros animales de gran porte. Pero existe un tipo de ganadería, catalogada como tal y extendida por toda Andalucía, que pasa desapercibida para para el gran público y que, sin embargo, vertebra la actividad económica de centenares de municipios andaluces: la apicultura.

Y es que la actividad apícola, la explotación de colmenas de abejas, está presente en 488 de los 776 pueblos de la comunidad autónoma, lo que supone el 63% de ellos. De hecho, Andalucía alberga 527.885 colmenas de abejas y es la comunidad con mayor número de ellas, con el 22% del total nacional en un país como España con el mayor censo apícola de la Unión Europea, según los últimos datos de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y ganaderos (COAG) en Andalucía.

Este tipo de ganadería que ha atraído de vuelta a los pueblos a emprendedores que han visto en su producción una posibilidad de desarrollo, tiene como actividad más conocida la producción de miel, que en Andalucía ronda las 7.000 toneladas anuales, cuando la media de consumo de este producto es de 500 gramos al año por habitante.

Miel, cera, polen y sustancias terapéuticas

Pero la actividad apícola también genera otros productos como la cera, de la que en Andalucía se generan 300 toneladas al año y el polen, con unas 100 toneladas anuales de producción. Y así, alrededor de todo ello, se genera una actividad económica que está presente en multitud de pueblos en diferentes comarcas de la geografía andaluza.

Así lo pone de manifiesto el mapa de Apicultores Andaluces que visualiza la localización de las producciones en la comunidad autónoma. Por provincias, según los datos de COAG, Almería encabeza el ranking con 754 explotaciones apícolas, seguida de Huelva con 430 explotaciones, Málaga con 429 más, otras 396 en Sevilla, 386 más en Granada, Jaén con 273, Córdoba con 229 y Cádiz con 205 explotaciones.

Son los números que ponen rostro al desarrollo de un sector que “incide notablemente en la economía y el desarrollo rural”, según la propia Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. Pero además de la producción de miel, cera o polen, de las abejas también se extrae jalea real, propóleos y una de serie de venenos terapéuticos utilizados en farmacología, un conjunto de usos que hace que este tipo de ganadería a veces desconocida sea el eje de estudio en el Centro de Apicultura de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Córdoba y también en la cita anual que bajo el título de “Expomiel” reúne cada año en la capital cordobesa los últimos avances en la producción y promoción de la apicultura andaluza.

La polinización: un servicio vital para la agricultura

Junto a toda esa producción, el otro gran servicio de las abejas se define como fundamental y vital para la agricultura en Andalucía. Y es que sin la polinización de árboles y plantas que realizan estos animales, la producción de un sector esencial en la región como es la agricultura sería imposible. De ahí la importancia de cuidar la existencia de las abejas en el entorno agrícola y en el monte para la conservación del entorno natural.

La propia Junta de Andalucía destaca “el importante papel que tienen las abejas en la conservación del medioambiente, siendo la polinizaciónel mejor servicio que cumplen para la naturaleza y para el hombre”. Y es que las abejas, son responsables de polinizar el 80% de las plantas entomófilas (polinizadas por insectos), entre las que se encuentran numerosas especies silvestres y un gran número de cultivos.

Así, como productores y como conservadores del entorno medioambiental, los propietarios de explotaciones apícolas llaman también a la inversión y ayudas públicas en este sector, no sólo a la producción sino también a la investigación en enfermedades que afectan a las abejas.

En ese sentido, cabe destacar que, en el pasado mes de octubre, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ordenó el pago de las ayudas del Programa Apícola Nacional 2011-2013 correspondientes al año actual, cuyo montante total ronda los dos millones de euros. Estas ayudas tienen como principal objetivo mejorar la producción y la comercialización de este sector y se han concedido tanto a titulares de explotaciones apícolas andaluzas como a cooperativas del sector, organizaciones representativas y asociaciones de apicultores, según datos de la propia administración andaluza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha