eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Condenado uno de los mayores criaderos de beagles para experimentación

Green Hill, en Italia, suministraba perros a laboratorios de toda Europa y ahora sus instalaciones han sido clausuradas y sus responsables condenados por maltratar a los animales y matar a más de 6.000 de ellos

- PUBLICIDAD -
Uno de los perros beagle liberado de Green Hill. Foto: Lega Antivivisezione (LAV)

Uno de los perros beagle liberado de Green Hill. Foto: Lega Antivivisezione (LAV)

La Justicia italiana ha cerrado definitivamente las instalaciones de Green Hill, uno de los mayores criaderos de perros beagle de Europa, y ha condenado a sus principales responsables por maltrato y matanza ilegal de animales, más de 6.000 entre los años 2008 y 2012.

Green Hill ocupaba unas cinco hectáreas en la localidad de Montichiari, en la región de Brescia, al norte de Italia, y era propiedad de Marshall, una compañía estadounidense. Su razón de ser: la cría de perros beagle para suministrar a laboratorios de toda Europa.

El 28 de abril de 2012, una protesta de las plataformas Cerremos Green Hill y Ocupemos Green Hill acabó con la liberación de treinta perros por parte de los activistas, doce de los cuales fueron detenidos en los días posteriores. Sin embargo, el 18 de julio las instalaciones eran precintadas por la policía para proceder a investigar las denuncias interpuestas.

En aquel momento, unos 3.000 perros se encontraban en Green Hill, entre adultos utilizados para la cría y cachorros cuyo destino era ser vendidos a laboratorios para ser objeto de experimentación y en muchos casos de vivisección (disección de animales vivos, incluso sin anestesia, para su estudio).

Después de años de manifestaciones, protestas, recogidas de firmas… la Fiscalía de Brescia decidió clausurar las instalaciones y entregar provisionalmente la custodia de los animales a las organizaciones que habían denunciado a Green Hill: Legambiente y la Lega Antivivisezione (LAV), que procedieron a ponerlos en un programa de acogida por familias.

Hace pocos días la Justicia ha dictado su sentencia contra Green Hill por matar “sistemáticamente” a los perros enfermos, incluso afectados por una simple dermatitis, en vez de proporcionarles el tratamiento adecuado, para reducir costes. Considera demostrada la muerte de 6.023 perros entre los años 2008 y 2012, hasta que las instalaciones fueron clausuradas.

Para el cuidado de los perros solo había un veterinario, que ha sido condenado junto a los dos máximos responsables del centro, a penas de entre un año y un año y seis meses, y a pagar una indemnización por daños y perjuicios que las organizaciones destinarán al impulso de métodos alternativos al uso de animales en laboratorios, para avanzar hacia una investigación “limpia, científica y éticamente aceptable”. La condena comporta el cierre definitivo de las instalaciones y la entrega definitiva de los animales a las asociaciones que los custodiaban, de forma que todos ellos podrán quedarse con sus familias.

Los beagles son los perros más utilizados para experimentación en todo el mundo. Son criados en lugares como Green Hill y su vida transcurre en una jaula, sin ver siquiera la luz del sol. En Estados Unidos otro grupo de beagles fue rescatado en 2011, y el momento de su liberación recogido en este vídeo:

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha