eldiario.es

Menú

El 27-S no deja espacio a la extrema derecha

Las elecciones catalanas del domingo serán las primeras en veinte años sin ninguna candidatura de ultraderecha concurriendo al Parlament

La atomización de Plataforma Per Catalunya, el contexto soberanista y el nicho ocupado por Ciudadanos y PP son las principales causas de la desaparición de los partidos ultras el 27-S

36 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Robert Hernando durant la manifestació de Pegida a l'Hospitalet el 12/03/2015 /ENRIC CATALÀ

Robert Hernando es el actual Secretario General de Plataforma per Catalunya/ENRIC CATALÀ

Por primera vez desde 1995, la extrema derecha no se presenta a las elecciones al Parlament de Catalunya. En los colegios no habrá papeletas de ninguna de las diferentes facciones ultraderechistas, una situación que sólo se ha producido en los comicios de 1995, 1992 y 1984. En las últimas elecciones al Parlament, Plataforma por Catalunya (PxC) obtuvo algo más de 60.000 votos, pero en las municipales de mayo quedó barrida y los 67 concejales que tenía quedaron reducidos a ocho.

"PxC estuvo a punto de entrar en el Parlament en 2010, pero a partir de ese momento el declive es total", explica Aitor Carr, autor de la tesis doctoral 'La irrupción de la nueva extrema derecha en España: el caso de Plataforma por Catalunya'. Según el doctor en historia contemporánea Xavier Casals, las últimas municipales supusieron un "colapso para la extrema derecha" y ahora es "un espectro en recomposición" en Catalunya.

Plataforma, sin Anglada

Hasta la aparición de PxC en 2003, la extrema derecha no había superado el 0,1% de los votos en unas elecciones Parlamentarias desde 1988. Es coherente, pues, que una situación de crisis en este partido dificulte la presencia de los ultras en los comicios. "Se ha ido mucha gente y ahora están sin un duro. Sin concejales, los ingresos se han terminado", argumenta Xavier Rius Sant, periodista experto en la extrema derecha, quien señala la expulsión del partido de su creador Josep Anglada en 2014 como el punto de inflexión.

Desde Plataforma Per Catalunya han querido quitar importancia a estos comicios. "Son una farsa, dentro de poco volverá a haber elecciones y como partido pequeño no queremos malgastar esfuerzos", explican. Para Casals, sin embargo, no es un problema de voluntad sino de capacidad. "En realidad, pretextan un discurso pragmático, el de que 'no nos presentamos porque no estamos en condiciones'", asegura. Casals destaca sin embargo el hecho de que en los últimos tres ciclos políticos se ha visto que "los nichos donde la extrema derecha tiene posibilidades de progresar son los comicios locales".

La pérdida del peso territorial también ha supuesto para PxC un escollo para recoger las firmas del 0,1% del censo que se necesitan para presentar una candidatura en el caso de que no se tenga representación. "PxC está hundida y Democracia Nacional y los partidos de La España en Marcha es imposible que tengan estos avales", asegura Rius, quien remarca la atomización de esta última tras la reciente salida de de Alianza Nacional. Esta atomización también ha llevado a partidos como PxC, Partido por la Libertad o España 2000 a intentar gestar una nueva formación a nivel español, lo que para Rius y segun confirman fuentes de PxC es un motivo más para justificar la ausencia de la formación xenófoba en estas elecciones parlamentarias.

Espacio ocupado por C's y PP

Para Casals, la ausencia de la extrema derecha también tiene relación con la agenda política: "La dinámica de esta campaña electoral es sumar electores, no estigmatiza a nadie. No hay espacio para un voto que no sea útil". En el mismo sentido, Carr cree que "el debate soberanista rompe el eje autóctonos contra extranjeros" y añade que en este eje la extrema derecha ocupa posiciones con "reminiscencias franquistas que difícilmente les comprarán en un espacio perfectamente ocupado por Ciudadanos y el PP".

El espacio político de la ultraderecha catalana, especialmente de PxC, también se ha visto reducido por la aparición de partidos que le disputan "un voto sociopopulista que ahora se lo ha llevado Ciudadanos o Podemos", explica Rius. El periodista recuerda que Anglada –que estudia presentarse a las elecciones al Congreso en coalición con el partido identitario malagueño Soluciona– "fue el primero en utilizar el discurso de la casta".

*Nota: El gráfico incluye como partidos de extrema derecha las siguientes formaciones, actuales o históricas: Plataforma por Catalunya, Falange Española de las JONS, MSR, La Falange, La Falange Auténtica, Fuerza Nueva, Juntas Españolas, Partido por Catalunya, Hartos.org, España 2000, Falange Española Independiente-Falange 2000, Democracia Nacional, Movimiento Falangista de España, Solidaridad Española, Falange Española de las JONS Auténtica, Alianza Nacional 18 de Julio, Frente Nacional, Falange Independiente, Alternativa Demócrata Nacional, Alianza por la Unidad Nacional y La España en Marcha.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha