eldiario.es

Menú

Guerra abierta en el PSPV entre las candidaturas de Ximo Puig y Rafa García

El equipo del presidente de la Generalitat se indigna por las acusaciones del hombre de Pedro Sánchez de presiones para recoger avales o de uso del Consell para concitar apoyos

- PUBLICIDAD -
El presidente de la Generalitat,Ximo Puig, y el alcalde de Burjassot, Rafa García, en el Palau de la Generalitat en 2015.

El presidente de la Generalitat,Ximo Puig, y el alcalde de Burjassot, Rafa García, en el Palau de la Generalitat en 2015.

La tensión escala conforme se acercan las primarias -el 16 de julio- para elegir al secretario general del PSPV-PSOE. Las candidaturas de Ximo Puig, tenedor del cargo y presidente de la Generalitat, y Rafa García, alcalde de Burjassot y aspirante, va en aumento.

Algunos seguidores de García, apoyado en la sombra por Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, suben el tono en redes sociales contra Puig y su equipo, la mayoría del aparato y casi todos los cargos institucionales. El mismo García insinúa presiones de la gente del presidente para recoger avales. Y, de manera pública aunque con ambiguedad, cargan contra el uso del Consell para intentar blindar al presidente de la Generalitat en el partido.

Salvador Soler, de la candidatura de García, ha elevado este viernes una queja al comité de garantías, el encargado de velar por la limpieza del proceso. Con el fin de garantizar la imparcialidad del proceso de primarias”, solicita que se requiera a los altos cargos del Consell,“en su calidad de cargos públicos del gobierno autonómico, una clara diferenciación entre la gestión de sus respectivas áreas de responsabilidad autonómica y el proceso interno del PSPV-PSOE”.

“La Generalitat es la institución de todas las valencianas y los valencianos, y no debe ser utilizada en la defensa de una candidatura de un proceso orgánico”, ha señalado Soler. “Éste es un proceso interno, no unas elecciones autonómicas, y confundir, por parte de los altos cargos, la institución y el partido, puede suponer una merma de credibilidad por parte de la ciudadanía en la Generalitat”, ha añadido.

La petición ha sido muy mal recibida por la candidatura de Puig, quién apenas hace alusión a su rival y se dedica, de gira por diversos municipios y agrupaciones socialistas, a vender las bondades de su gobierno, reivindicar la fuerza del partido y prometer cambios futuros.

Creen que todas las denuncias -presiones de los avales, uso del aparato, movilización de los cargos públicos- intentan tensionar el proceso sin base y de forma irresponsable: esa estrategia dibuja un partido tensionado y daría munición a los rivales electorales.

En este contexto, Puig y García mantendrán sendos debates en la semana previa a la votación, el lunes y el miércoles. Todos apuestan por que se mantendrá, cara a cara, el juego limpio desaparecido en los últimos días de campaña. El presidente, que casi dobló en avales a García, parece que parte con ventaja a una semana de la elección. El 16 de julio, los militantes del PSPV decidirán.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha