eldiario.es

Menú

Unas 600 toneladas de basura se acumulan en las calles en el tercer día de huelga

El comité de huelga denuncia que la dirección está 'advirtiendo' a los empleados que los paros podrían carecer de "soporte legal"

Los trabajadores votaron 'sí' a la huelga indefinida para exigir el mantenimiento del convenio colectivo que expiró el pasado 31 de diciembre

- PUBLICIDAD -
Unas 600 toneladas de basura acumulada en Alicante en el tercer día de huelga

La basura se acumula en las calles de la ciudad tras tres días de huelga

La acumulación de residuos amenaza a los vecinos de Alicante. Alrededor de 600 toneladas de basuras se acumulan en los contenedores de la ciudad en el tercer día de huelga de los empleados de la adjudicataria de la recogida de residuos sólidos, la UTE-Alicante, una empresa participada por el empresario Enrique Ortíz, imputado en el caso Brugal junto a la alcaldesa, la también diputada popular Sonia Castedo.

Una portavoz de la concesionaria, una UTE formada por Fomento de Construcciones y Contratas, Cívica, Cespa e Ingeniería Urbana, ha informado a Efe de que se calcula que cada día de paro se dejan de recoger unas 200 toneladas de residuos de los contenedores y las aceras de la población.

Mientras tanto, se cumplen los servicios mínimos estipulados por la Conselleria de Industria, Turismo y Ocupación del 50 por ciento en la recogida nocturna y del 35 por ciento en la limpieza viaria diurna, sin incidencias significativas.

Durante la mañana de este miércoles, la dirección mantiene una nueva reunión con el comité de huelga, que en las últimas horas ha denunciado en un comunicado que la dirección ha enviado mensajes de telefonía a empleados advirtiendo de que los paros podrían carecer de "soporte legal".

La huelga se inició en la medianoche del pasado domingo al lunes después de que la plantilla, de 513 trabajadores, rechazara hasta tres preacuerdos alcanzados en las últimas semanas por el comité de empresa y la dirección, el último de ellos en la víspera con la mediación de la alcaldesa alicantina, la popular Sonia Castedo.

La plantilla exige el mantenimiento íntegro del convenio colectivo que expiró el pasado 31 de diciembre mientras que la UTE Alicante pretende recortar algunos días de libre disposición y reorganizar los complementos salariales.

La multimillonaria contrata de residuos de Alicante fue adjudicada la pasada primavera a la UTE para los próximos 12 años y por un importe que se eleva a 435 millones de euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha