eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

FOTOS | Así viven los refugiados rohingya rescatados por pescadores indonesios

Unos 1.500 refugiados rohingya y migrantes bangladesíes han sido rescatados por los pescadores de Aceh, en el norte de Indonesia, cuando la política de su Gobierno y los de Tailandia e Indonesia consistía en empujar fuera de sus aguas territoriales a los barcos que se acercaran a sus costas

Alrededor de 8.000 refugiados rohingya y migrantes bangladesíes han vagado durante meses a la deriva en el Mar de Andamán

Los emigrantes bangladesíes esperan a ser repatriados y el destino de los refugiados rohingyas es más incierto

El Gobierno indonesio ha indicado que no está dispuesto a acogerlos más de un año, pero la población acehnesa los ha recibido con los brazos abiertos

- PUBLICIDAD -
Refugiados rohingyas en el campo de Kuala Langsa Port, en Aceh (Indonesia). Los pescadores Acehneses rescataron el barco en el que flotaban a la deriva en el Mar de Andamán el 15 de mayo. Miles de rohingya han huido de la limpieza étnica que sufren en Birmania en los últimos años embarcando frágiles barcos controlados por despiadadas mafias de traficantes de personas. A ellos se une un número cada vez mayor de emigrantes bangladesíes. Centenares han muerto en alta mar o en campos en el sur de Tailandia donde eran retenidos hasta que sus familias pagaban un rescate para liberarlos. Estos refugiados fueron rescatados por pescadores Acehneses cuando la política de los gobiernos de Indonesia, Malasia y Tailandia consistía en expulsar a los barcos de sus aguas territoriales. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Refugiados rohingyas en el campo de Kuala Langsa Port, en Aceh (Indonesia). Los pescadores Acehneses rescataron el barco en el que flotaban a la deriva en el Mar de Andamán el 15 de mayo. Miles de rohingya han huido de la limpieza étnica que sufren en Birmania en los últimos años embarcando frágiles barcos controlados por despiadadas mafias de traficantes de personas. A ellos se une un número cada vez mayor de emigrantes bangladesíes. Centenares han muerto en alta mar o en campos en el sur de Tailandia donde eran retenidos hasta que sus familias pagaban un rescate para liberarlos. Estos refugiados fueron rescatados por pescadores Acehneses cuando la política de los gobiernos de Indonesia, Malasia y Tailandia consistía en expulsar a los barcos de sus aguas territoriales. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Una mujer rohingya recibe una vacuna contra el tétanos en el campo de Kuala Cangkoi, en Aceh (Indonesia). Presa del pánico, la mujer lloraba desconsoladamente y se zafaba cuando los médicos trataban de ponerle la inyección y varios de ellos tuvieron que calmarla y agarrarla para conseguirlo. Como muchos otros rohingyas, no había visto una jeringuilla en su vida. Muchos de los rohingyas que viven en las zonas rurales de Arakan (Birmania) no han recibido jamás ningún tipo de asistencia sanitaria. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Una mujer rohingya recibe una vacuna contra el tétanos en el campo de Kuala Cangkoi, en Aceh (Indonesia). Presa del pánico, la mujer lloraba desconsoladamente y se zafaba cuando los médicos trataban de ponerle la inyección y varios de ellos tuvieron que calmarla y agarrarla para conseguirlo. Como muchos otros rohingyas, no había visto una jeringuilla en su vida. Muchos de los rohingyas que viven en las zonas rurales de Arakan (Birmania) no han recibido jamás ningún tipo de asistencia sanitaria. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Refugiado rohingya en el campo de Kuala Cangkoi. El campo de Kuala Cangkoi, en la costa de Aceh, hospeda a 330 rohingyas. La población acehnesa ha recibido a los rohingyas con los brazos abiertos. Muchas familias de la zona se acercan a los campos a visitarlos y entregarles donaciones y a menudo los invitan a comer en sus casas. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Refugiado rohingya en el campo de Kuala Cangkoi. El campo de Kuala Cangkoi, en la costa de Aceh, hospeda a 330 rohingyas. La población acehnesa ha recibido a los rohingyas con los brazos abiertos. Muchas familias de la zona se acercan a los campos a visitarlos y entregarles donaciones y a menudo los invitan a comer en sus casas. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un policía indonesio vigila el campo de refugiados de Kuala Langsa Port, en Aceh (Indonesia), donde se hospedan 677 personas, entre refugiados rohingyas y emigrantes bangladesíes. Los rohingyas y los bangladeshíes viven en pabellones separados, ya que se produjeron peleas entre ambos grupos cuando navegaban en el mismo barco en el Mar de Andamán. Los bangladesíes probablemente serán repatriados, pero el futuro de los rohingya es mucho más incierto, ya que el Gobierno indonesio sólo se muestra dispuesto a darles refugio un año, hasta que puedan ser trasladados a otros países. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un policía indonesio vigila el campo de refugiados de Kuala Langsa Port, en Aceh (Indonesia), donde se hospedan 677 personas, entre refugiados rohingyas y emigrantes bangladesíes. Los rohingyas y los bangladeshíes viven en pabellones separados, ya que se produjeron peleas entre ambos grupos cuando navegaban en el mismo barco en el Mar de Andamán. Los bangladesíes probablemente serán repatriados, pero el futuro de los rohingya es mucho más incierto, ya que el Gobierno indonesio sólo se muestra dispuesto a darles refugio un año, hasta que puedan ser trasladados a otros países. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Inmigrantes bangladesíes en el campo de Kuala Langsa Port, en Aceh (Indonesia). Los rohingyas y bangladesíes del campo viven en pabellones separados, ya que, antes de desembarcar, se produjo una pelea en el barco en el que viajaban en la que se cree que murieron hasta cien personas. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Bangladesíes en el campo de Kuala Langsa Port, en Aceh (Indonesia). Los rohingyas y bangladesíes del campo viven en pabellones separados, ya que, antes de desembarcar, se produjo una pelea en el barco en el que viajaban en la que se cree que murieron hasta cien personas. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Una mujer rohingya yace con su hijo en el campo de refugiados de Bayeun, en las afueras de la ciudad acehnesa de Langsa, Indonesia. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Una mujer rohingya yace con su hijo en el campo de refugiados de Bayeun, en las afueras de la ciudad acehnesa de Langsa, Indonesia. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Una niña rohingya juega en el campo de refugiados de Kuala Cangkoi, en la costa oriental de Aceh (Indonesia). "Los acehneses nos están tratando como hermanos," comentaba un refugiado un par de horas antes. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Una niña rohingya juega en el campo de refugiados de Kuala Cangkoi, en la costa oriental de Aceh (Indonesia). "Los acehneses nos están tratando como hermanos," comentaba un refugiado un par de horas antes. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un refugiado rohingya come en el campo de refugiados de Kuala Cangkoi, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un refugiado rohingya come en el campo de refugiados de Kuala Cangkoi, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un grupo de mujeres rohingya espera para recibir ayuda de la ONG taiwanesa Fundación Budista Tzu Chi en el campo de Bayeun, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un grupo de mujeres rohingya espera para recibir ayuda de la ONG taiwanesa Fundación Budista Tzu Chi en el campo de Bayeun, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un grupo de mujeres rohingya espera para recibir ayuda de la ONG taiwanesa Fundación Budista Tzu Chi en el campo de Bayeun, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un grupo de mujeres rohingya espera para recibir ayuda de la ONG taiwanesa Fundación Budista Tzu Chi en el campo de Bayeun, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Migrantes bangladesíes en el campo de Kuala Langsa Port, en Aceh (Indonesia). Los rohingyas y bangladesíes del campo viven en pabellones separados, ya que, antes de desembarcar, se produjo una pelea en el barco en el que viajaban en la que se cree que murieron hasta cien personas. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Migrantes bangladesíes en el campo de Kuala Langsa Port, en Aceh (Indonesia). Los rohingyas y bangladesíes del campo viven en pabellones separados, ya que, antes de desembarcar, se produjo una pelea en el barco en el que viajaban en la que se cree que murieron hasta cien personas. © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un grupo de refugiados rohingyas espera un reparto de ropa a cargo de varias organizaciones locales e internacionales en el campo de Bayeun, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un grupo de refugiados rohingyas espera un reparto de ropa a cargo de varias organizaciones locales e internacionales en el campo de Bayeun, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un policía acehnés reparte caramelos a un grupo de niños rohingyas en el campo de refugiados de Bayeun, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Un policía acehnés reparte caramelos a un grupo de niños rohingyas en el campo de refugiados de Bayeun, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Refugiada rohingya en en el campo de Bayeun, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Refugiada rohingya en en el campo de Bayeun, en Aceh (Indonesia). © Carlos Sardiña Galache / Yayasan Geutanyoe – A Foundation for Aceh.

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha