eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

La Unión Europea defiende detener a los refugiados que rechacen ser registrados

Los países miembros apoyaron también crear centros de procesamiento de solicitudes de asilo en países de tránsito, como la ruta de los Balcanes

La UE endurece el discurso y recuerda a los solicitantes de asilo que para acceder a los "derechos" tienen que cumplir con las "obligaciones"

Entre las medidas coercitivas para los que se nieguen a ser identicados está "la detención por un periodo máximo para la realización de los procedimientos necesarios"

- PUBLICIDAD -
Varios refugiados esperan para coger un tren en el punto fronterizo de Grecia y Macedonia, cerca de la ciudad de Gevgelija, Macedonia, el 9 de noviembre del 2015.

Varios refugiados esperan para coger un tren en el punto fronterizo de Grecia y Macedonia, cerca de la ciudad de Gevgelija, Macedonia, el 9 de noviembre del 2015 EFE

Los ministros europeos del Interior se comprometieron este lunes a acelerar el proceso de reubicación de refugiados para mediados de noviembre y a trabajar para asegurar que se identifica a los demandantes de asilo, que podrán ser detenidos temporalmente si se niegan a ser registrados.

Los Veintiocho aceptaron comunicar "preferiblemente antes del próximo 16 de noviembre" sus capacidades inmediatas de recepción de refugiados, al tiempo que Grecia e Italia, los países de entrada a la Unión Europea (UE), prometieron una "aceleración sustancial" del proceso de identificación y toma de huellas dactilares de los demandantes de asilo.

Los Estados miembros han aceptado repartirse en los próximos dos años a 160.000 refugiados llegados principalmente a Grecia e Italia, pero por le momento solo se han trasladado a 147 personas hasta Finlandia, Francia, Suecia, Luxemburgo y España. A España han llegado solo 12 refugiados, de los 19 que había anunciado el Gobierno este viernes.

El comisario europeo de Migración, Dimitris Avramópulos, dijo que se ha avanzado, pero lo que se ha logrado hasta ahora no es suficiente y recalcó que ha llegado el momento de cumplir con las medidas acordadas y hacer más.

En las conclusiones finales de la reunión de este lunes, los ministros europeos suscribieron apoyar "medidas coercitivas, incluyendo, como última opción, la detención por un periodo máximo para la realización de los procedimientos necesarios" para las personas que se nieguen a ser identificadas.

Centros de registro en países de tránsito

Los ministros apoyaron también estudiar la creación de centros de procesamiento de solicitudes de asilo en países de tránsito, como los de la ruta de los Balcanes, y recordaron que la legislación comunitaria permite tomar medidas coercitivas como la detención temporal de aquellas personas que se nieguen a cooperar con las autoridades que intentan identificarles.

"Es imposible pedir a un solo país, sobre todo a Grecia, que acoja a 10.000 personas al día y además se encargue de hacer la identificación, la toma de huellas dactilares, escuchar las historias de cada demandante y decidir sobre cada caso", sostuvo el ministro de Inmigración y Asilo de Luxemburgo, Jean Asselborn, al término de la reunión extraordinaria con sus homólogos europeos.

Asselborn, cuyo país preside la UE este semestre, abogó por "compartir (ese peso) dentro y fuera de la UE", y pidió que acabe la política de dejar pasar a las personas en las fronteras tanto en países de entrada como de tránsito.

"Europa debe seguir siendo abierta, pero las reglas deben respetarse y todos cooperar", añadió. El luxemburgués recalcó, por otro lado, que los potenciales refugiados tienen derechos que hay que respetar, pero también "obligaciones".

"No será posible para un demandante beneficiarse de esos derechos a toda costa si se niega a cooperar con las autoridades", señaló, al tiempo que recordó que aunque pueden optar al asilo, "no tienen derecho a elegir libremente el país de destino final en la UE".

Miedo y rechazo a la identificación

Uno de los principales problemas que están encontrando los países de entrada a la UE como Grecia e Italia es que los demandantes de asilo se niegan a que les tomen las huellas dactilares y les identifiquen por miedo a que eso les impida llegar al país comunitario que quieren, que suele ser Alemania o Suecia.

Según las normas europeas tanto inmigrantes irregulares como demandantes de asilo pueden ser ingresados en centros de detención durante un periodo de seis meses ampliable hasta un máximo de 18 meses, una decisión que depende de los Gobierno nacionales.

El ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, dijo que España es partidaria de retener temporalmente a los demandantes de asilo que se nieguen a ser identificados siempre que se respeten sus derechos y la medida vaya dirigida a que funcione el proceso de reubicación.

"Somos partidarios de todo aquello que, respetando los derechos de las personas, garantice la operatividad del mecanismo de reubicación", señaló Fernández Díaz.

Los ministros de Interior, que volverán a reunirse el próximo 4 de diciembre, han acordado también crear un centro de coordinación que aumente las capacidades de lucha contra las mafias que trafican con las personas, y avanzar en la gestión integral de las fronteras exteriores, todo con el objetivo de incrementar la tasa de retorno que ahora está por debajo del 40%.

Los países también han apoyado desarrollar una estrategia de transparencia e información como contranarrativa frente a las organizaciones que trafican con seres humanos para disuadirlas y para evitar que haya personas que caen en sus redes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha