eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Se me saltan las lágrimas con el Fondo Monetario Internacional

Si se quiere promover el crecimiento económico, hay que mejorar las condiciones económicas de los más pobres y de la clase media.

Cuando aumentan los ingresos de las personas situadas en el 20% más rico de la población, el PIB se retrae.

- PUBLICIDAD -
Sede central del Fondo Monetareo Internacional (FMI) en Washington, D.C., Estados Unidos

Sede central del Fondo Monetareo Internacional (FMI) en Washington, D.C., Estados Unidos

El Fondo Monetario Internacional se ha transformado en una caja de sorpresas. No ha pasado ni una semana desde que lanzara su última recomendación a España sobre la necesidad de subir el IVA, flexibilizar aun más el mercado laboral y fomentar el copago sanitario y en educación, cuando hoy publica un informe que contradice en el fondo y en la forma la bondad de sus propias recomendaciones, y dice cosas como que el auténtico motor del crecimiento económico es la mejora de las condiciones de vida de las personas pobres y de la clase media.

En su nuevo informe el FMI afirma que el aumento de la desigualdad es el mayor reto de nuestra era, sobre todo en los países avanzados, y destaca que la distribución de la desigualdad impacta en el crecimiento económico y que los políticos harían bien en centrar sus políticas en las personas más pobres y en la clase media si quieren promover el crecimiento económico.  Dice también –el FMI, no perdamos la perspectiva- que la equidad, como la justicia, son valores importantes para todas las sociedades. Que la desigualdad puede ser una señal de la falta de movilidad social y de oportunidades, un reflejo de la situación de desventaja de ciertos segmentos de la sociedad. Para quienes llevamos décadas defendiendo la necesidad de que las políticas públicas deben, sobre todo, mejorar las condiciones de vida de las personas más desfavorecidas, y criticando el papel que ha jugado el FMI en la liberalización de la economía mundial y durante las crisis en los años 80 y 90 en países de América Latina, África y Asia, y ahora en Europa, estas afirmaciones tocan lo más profundo de nuestras emociones.

Vean el siguiente gráfico, sacado de dicho informe, titulado: “ Hacer a los pobres más ricos es bueno para el crecimiento”, donde se muestra el impacto que tiene sobre el crecimiento del PIB el aumentar la participación de distintos tramos de población por ingresos:

Fuente: Dabla-Norris, et al, forthcoming

Fuente: Dabla-Norris, et al, forthcoming

Lo que viene a decir este gráfico es que cuando aumentan los ingresos de las personas situadas en el 20% más rico de la población, el PIB se retrae. Es decir, enriquecer a los más ricos, no beneficia ni a la economía, ni a la sociedad en su conjunto –si acaso, favorece a ese 20% más rico-. Por el contrario, una mejora en los ingresos de las personas que se sitúan en el 80% más pobre de la población, genera crecimiento económico, tanto más crecimiento cuanto más mejoren los que están peor. Es decir, si se quiere promover el crecimiento económico, hay que mejorar las condiciones económicas de los más pobres y de la clase media.

Este informe se suma a los ya publicados por el FMI en 2011 y en 2014, en los que alertaba sobre el impacto negativo de la desigualdad sobre el crecimiento económico y su sostenibilidad. Ahora sólo falta que el propio FMI haga un ejercicio de coherencia interna entre sus análisis y las recomendaciones que hace a los países.

Así las cosas, con el FMI tan cerca de las visiones de la sociedad civil, ¿dónde quedaron los principios liberales de crecimiento gracias a la acumulación de riqueza en los sistemas empresariales que nos recordaban los adalides del neoliberalismo? Si el FMI dice que la desigualdad es un freno al crecimiento y a la estabilidad macroeconómica, ¿quién va a defender ahora que sean los más pobres y las clases trabajadoras quienes soporten el grueso de la carga fiscal –mediante el IVA y el IRPF-, y que no se pueden subir los impuestos a quienes más tienen, y que mejor no gravar a las grandes empresas, no sea que frenen su actividad? ¿quién va a justificar la privatización de la sanidad y de la educación para rendir preparados y recios directivos, en vez de promover una sanidad y una educación públicas, universales y de calidad, que garanticen la igualdad e oportunidades para todas las personas? Son tantos cambios en una sola semana, que lo menos que podemos hacer es dejar correr unas lágrimas de emoción.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha