eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Varios delegados sindicales se alinean con la empresa que despidió a embarazadas

Algunos representantes de los trabajadores se desmarcan de las denuncias que otros compañeros sindicalistas de CCOO y CGT han realizado para destapar las malas prácticas de la empresa

La propia empresa ha remitido a eldiario.es una nota interna de UGT en la que se asegura que en las empresas "donde los flujos de trabajadores son tan elevados, estas cosas pueden pasar", mientras que CCOO dice que no se trata de una "política de empresa"

Qualytel, la gestora del teléfono de la atención a víctimas de violencia de género, ha readmitido a una de las trabajadoras despedidas, pero no a otra

- PUBLICIDAD -
La delegada del Gobierno para la Violencia de Género ve un descenso progresivo del número de víctimas

La delegada del Gobierno para la Violencia de Género aseguró que pediría explicaciones a la empresa por sus dudosas prácticas.

La noticia de que Qualytel, filial del grupo Arvato Bertelsmann y adjudicataria del teléfono 016 de atención a víctimas de violencia de género, había despedido a trabajadoras embarazadas y que fue sancionada por la inspección tras despedir a personas con discapacidad no ha tenido la respuesta que cualquiera podría esperar dentro de las delegaciones sindicales afectadas. Aunque la denuncia partió de representantes sindicales de CCOO en Zaragoza, varios delegados de este sindicato en Madrid y de UGT en Zaragoza han emitido comunicados en los que justifican la actuación de la empresa.

El pasado jueves, Comfia-CCOO envió un comunicado en el que, lejos de denunciar los despidos, aseguraba que la situación "ha cogido por sorpresa a la representación de CCOO que negocia a nivel estatal todas estas cuestiones". La secretaria general de Comfia en Qualytel, Laura Domínguez, señalaba que la Comisión de Seguimiento del Plan de Igualdad no tenía conocimiento de que la empresa hubiera despedido a diez trabajadoras embarazadas o con reducción de jornada en Madrid, tal y como habían denunciado otras fuentes sindicales y publicó eldiario.es.

Domínguez, no obstante, no negó que este tipo de despidos se llevaran a cabo antes de la aprobación del Plan de Igualdad (en marzo de 2012), momento en que Qualytel ya gestionaba el teléfono 016, así como otras líneas vinculadas con la Administración Pública, como la atención al ciudadano del Ministerio de Justicia o la campaña de la declaración de la renta. La secretaria general de Comfia en Qualytel dijo desconocer la multa que la inspección de trabajo puso a la empresa en abril de 2012 por infracción grave al incumplir la Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI) y despedir a trabajadores con discapacidad. No obstante, fue su predecesora en el cargo, Gema Santiago, la que denunció en varias ocasiones tanto el incumplimiento de la LISMI como el despido de personal con reducción de jornada y de trabajadoras embarazadas. Qualytel despidió a Gema Santiago en abril de este año: su procedencia o no se dirimirá en los juzgados, ante los que Santiago llevó a la empresa.

Otro comunicado interno, en este caso de la sección sindical estatal de UGT en Qualytel y que fue remitido a este diario por la propia empresa, señalaba que en todas las compañías "donde los flujos de trabajadores son tan elevados, estas cosas pueden pasar". Aunque la sección sindical aseguraba que se habían tomado las medidas oportunas para solucionar esta situación, se desmarcaban de las "publicaciones efectuadas", ya que no consideraban estos despidos como una "política de empresa". La secretaria general de la sección sindical estatal de UGT en Qualytel, Irene Fernández, respaldó este comunicado en una conversación telefónica con eldiario.es, aunque negó defender a la empresa. Fernández aseguraba que no existía relación entre que Qualytel prescindiera de trabajadoras embarazadas y que gestionara el teléfono 016, que depende del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad.

Un portavoz de la empresa insistió a eldiario.es en la importancia de ambos comunicados y defendió que su contenido fuera publicado.

La empresa readmite a una trabajadora, pero no a otra

Qualytel ha readmitido a una de las trabajadoras embarazadas que despidió. La empresa se escuda en que fue un error de la ETT que la contrató (Crit Interim), que le hizo un contrato de obra y servicio en lugar de uno eventual por circunstancias de la producción. La trabajadora ya ha firmado la readmisión, que se produce con la misma modalidad contractual que tenía.

Sin embargo, la empresa no ha readmitido a la otra trabajadora despedida, que llevaba casi un año con un contrato que se renovaba mes a mes. Fue en su octavo mes de embarazo cuando la ETT (en este caso, Adecco) le comunicó que no se lo volvían a renovar. Tanto CGT como CCOO en el centro de Zaragoza denuncian que Qualytel usa estos contratos de forma fraudulenta y que los aprovecha para prescindir de personal que, por cualquier motivo, coge una baja, algo que han denunciado ante la inspección de trabajo.

Aunque Qualytel se escuda en que la acumulación de tareas para la que fue contratada esta empleada ya ha terminado, estas delegaciones sindicales subrayan que los 57 trabajadores más que están cubriendo exactamente la misma causa de temporalidad sí siguen trabajando. Es decir, la única persona de ese departamento que ha sido despedida ha sido ella. Por ello, estas delegaciones sindicales insisitirán para que la empresa readmita a esta trabajadora.

SECCIÓN SINDICAL ESTATAL UGT QUALYTEL-ARVATRO por eldiario.es

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha