eldiario.es

Menú

Hoja de Router Hoja de Router

Lobo feroz busca wifi: la tecnología hecha cuento que regalarán los Reyes Magos

Un niño que no sabe vivir sin su videoconsola, un troglodita enganchado a la tableta o una adolescente que suplanta la identidad de unos periodistas son algunos de los protagonistas de la literatura infantil y juvenil más tecnológica. Libreros de toda España nos recomiendan cuentos y novelas ideales para pedir a los Reyes Magos y que seguro harán disfrutar y pensar a los pequeños de la casa. 

- PUBLICIDAD -
En 'Papá está conectado', un pingüino observa cómo su padre pasa todo el día enganchado a la tecnología (Imagen: Philippe de Kemmeter | Editorial SM)

En 'Papá está conectado', un pingüino observa cómo su padre pasa todo el día enganchado a la tecnología

Comenzaron llevando oro, incienso y mirra, pero ahora los Reyes Magos vienen con un libro en sus sacos, entre muchos 'smartphones', portátiles o tabletas. Los más pequeños de la casa esperan la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar, a los que este año bien podrían pedir, en vez de un iPhone, un libro protagonizado por un pingüino siempre conectado a sus dispositivos o un lobo en búsqueda desesperada de internet. Y si los niños son algo mayores, una novela ambientada en un videojuego de construcción como 'Los Sims' o una guía para navegar con precaución pueden ser un regalo ideal.

Portada de 'Lobo solo buscaba wifi' (Imagen: Mar Azabal | Amigos de Papel)

Portada de 'Lobo solo buscaba wifi'

Comencemos por los más pequeños.  'Lobo solo buscaba wifi' (editorial Amigos de Papel), de Pilar Serrano y con ilustraciones de Mar Azabal, es un libro "muy gracioso", según nos asegura  Marina Díaz, propietaria de la librería infantil  Turuletras, en Madrid. El lobo feroz está en su casa y tiene hipo; como ya no es aquella vieja bestia de los cuentos tradicionales, sino un animal del siglo XXI, quiere buscar en internet una solución, pero se ha quedado sin conexión. Tendrá que salir de su casa e ir a la de la abuela de Caperucita Roja o a la de los tres cerditos para que le presten el wifi, pero todos ellos se asustan al verlo, porque creen que quiere devorarlos. ¿Conseguirá que alguien le revele su contraseña? El libro recoge como trasfondo el uso que damos muchas veces a la Red, "cuando a lo mejor hay cosas más sencillas", como en este caso, por ejemplo, esperar.

Díaz también nos recomienda  '¿Jugamos?' (editorial Algar), de Ilan Brenman y con ilustraciones de Rocío Bonilla. "Es lo que nos perdemos por estar enganchados a la tableta o al móvil", explica. El protagonista es Pedro, un niño que se pasa todo el tiempo jugando con estos dispositivos. Su hermana y sus amigos lo invitan siempre a unirse a ellos para otras actividades, pero él no les atiende. A su alrededor, estos y otros familiares se entretienen ayudados por su imaginación, pero Pedro sigue a lo suyo.

El mensaje se centra en todo lo que un niño se pierde si solo está jugando con su consola o el teléfono. Pero no es un relato tecnófobo. Al final del texto, Brenman escribe: "Los pequeños deben tener contacto con la tecnología, porque forma parte de su día a día, pero lo preocupante es creer que estas herramientas son mano de santo para cualquier cosa, que gracias a su uso los niños serán más inteligentes, sociales y felices [...] La tecnología nos proporciona momentos de placer, nos ayuda en nuestra vida cotidiana y en nuestro bienestar, pero no nos da la felicidad".

De una temática parecida es  'Un gran día de nada' (Combel), escrito e ilustrado por Beatrice Alemagna y que recomienda para  HojaDeRouter.com Miguel Ángel Rincón, de la librería La Petita, en Barcelona. Dirigido a niños mayores de 7 años, cuenta la historia de un niño y su madre que están de vacaciones en una casa de campo. Como no para de llover, él se entretiene con su videoconsola hasta que la pierde; entonces, conoce un universo increíble en el bosque cercano.

Pero no solo los pequeños viven enganchados a la tecnología en los cuentos; también los padres:  'Papá está conectado' (SM), escrito e ilustrado por Philippe de Kemmeter, está destinado también para las primeras edades, de 4 a 8 años. En él, Papá pingüino vive enganchado a sus aparatos electrónicos, algo de lo que está muy pendiente uno de sus retoños. "Yo personalmente me siento muy reflejada, nuestros hijos son como esponjas y por eso es importante ser un ejemplo de uso responsable de las tecnologías", cuenta a  HojaDeRouter.com Naia Hernández, propietaria de la librería Sopa de Sapo, en Bilbao.

Con algo más de humor y para chavales algo mayores tenemos  'Tek. El niño moderno de las cavernas' (Océano Travesía), otra recomendación de Rincón. Escrito por Patrick McDonnell, cuenta la historia de Tek, un pequeño prehistórico que no sale de la cueva, absorto con sus 'gadgets'. Eso le impide conocer el increíble mundo que hay fuera. El libro, por cierto, tiene forma de tableta.

Y como la tecnología da momentos de placer, como decía Brenman en '¿Jugamos?', qué mejor que usarla para mejorar la experiencia lectora. La editorial Kókinos ha lanzado 'Cuentos animados', una colección de libros impresos con una 'app' de realidad aumentada. De momento hay dos títulos: '¡Valentina!', de Léna Mazilu, sobre una tímida lechuza a la que unas gafas le dan la fuerza para hacer amistades, y '¿Amigos?', de Charlotte Gastaut, en el que un yeti busca con quien jugar en la nieve.

El cuento y la 'app' "funcionan e interactúan de maravilla juntos", cuenta Rincón. "El libro sirve de base temática y la aplicación que te descargas desde el móvil desarrolla el contenido de cada página permitiendo al niño interactuar en la historia. Los gráficos son de una gran belleza, además".

Espías y cuidados

De los primeros lectores pasamos a niños algo mayores. Como Juan, el protagonista del siguiente libro, que ya tiene 10 años pero todavía no tiene móvil. En su ciudad, si no tienes teléfono tampoco tienes amigos. Y así comienza  'Juan sin móvil' (Fun Readers), de José Vicente Sarmiento y con ilustraciones de José Antonio Bernal. Sarmiento reflexiona en este libro sobre la necesidad de tener uno de estos dispositivos a esa edad, con un Juan que, sin su dispositivo, se topará con los tecnozombis, unos seres enganchados a sus portátiles y gafas de realidad virtual. Desde Bilbao, Hernández lo recomienda para "esos preadolescentes que ansían tener su primer teléfono". Cuenta, además, con una guía para los padres.

Bárbara Michaud, de la librería valenciana Leolo, también lo recomienda entre sus apuestas para estas edades, así como  MultiCosmos (Montena), de Pablo C. Reyna y con ilustraciones de Luján Fernández Méndez. A los jugones les gustarán estas historias centradas en el videojuego que da nombre a esta saga: robots, universos virtuales como los de 'Second Life' o 'Los Sims', campamentos sin wifi… Ideal para animar a los jóvenes 'gamers' con pocas ganas de leer.

Para estos adolescentes o preadolescentes es también  'Ojos y espías' (Siruela), de Tanya Lloyd Kyi y con ilustraciones de Belle Wurthrich. Es una de las recomendaciones de Ricardo Rendón, de la librería  Abracadabra de Barcelona. Comenzando con la metáfora de un agente secreto que tiene que seguir a alguien, la autora invita a reflexionar a los pequeños sobre los datos que difunden en la Red o los posibles ojos indiscretos que podrían estar mirando.

Por su parte, desde Turuletras sugieren para adolescentes ' El libro de los rostros' (editorial SM), de Ana Alonso y Javier Pelegrín. "Este nos gustó mucho", afirma Díaz. La protagonista es Eva, una joven introvertida a la que no le gusta ir de fiesta; prefiere quedarse en casa leyendo. Un día se crea un perfil falso de Facebook y sin querer suplanta a unos periodistas que han elaborado unos reportajes de investigación. A partir de aquí el relato muestra lo fácil que es crear una identidad, los peligros que puede haber en las redes sociales y lo que puede suceder al usurpar a alguien. "También, a nivel adolescente, que es difícil encontrar el sitio de cada uno, pero al final todos tenemos un sitio".

Otra opción es  'En busca de Kayla' (Sexto Piso), de  Lydia Cacho y Patricio Betteo. Myriam ha desaparecido, y sus amigos comienzan a buscarla a través de internet. Así descubren que una banda engañó a la chica. El libro advierte sobre la privacidad digital y el acoso en internet.

Aprendiendo a programar

Pero no todo van a ser advertencias a esas edades. Desde los 7 años hasta la adolescencia, los pequeños se pueden sentir interesados por la programación o la robótica. Para animar vocaciones y despertar la curiosidad, también hay libros.

Uno de ellos es  'Los ordenadores y la programación' (Usborne), de Rosie Dickins y con ilustraciones de Shaw Nielsen. "Es un libro para lectores a partir de 8 o 9 años, en el que se ofrece de forma muy gráfica una serie de conocimientos sencillos pero esenciales, para conocer el lenguaje de la programación", cuenta Rincón desde Barcelona. "Contiene también actividades divertidas que permiten al lector entrar en el tema de una forma muy intuitiva y sencilla". De hecho, explica cómo crear un programa con Scratch, la herramienta para niños que este 2017 ha cumplido diez años de vida.

Interior de 'Los ordenadores y la programación', de Rosie Dickins y con ilustraciones de Shaw Nielsen (Imagen: editorial Usborne)

Interior de 'Los ordenadores y la programación'

También desde la Ciudad Condal, el compañero Rendón menciona  'Aprende a programar: crea tu propio sitio web' (Malpaso), de Clyde Hatter y bajo la marca de CoderDojo, una red internacional de clubes de programación, entre cuyos fundadores se encuentra Hatter, un analista de sistemas irlandés. Destinado a niños y adolescentes, su interior atesora todo el saber que, en España, se enseña en reuniones  en Valencia y otras ciudades. Unos simpáticos 'ninjas' explican para qué sirve el HTML o el CSS o cómo debe estar estructurado el diseño final de tu web.

Otro libro para aprender sobre este mundo es  'La tecnología' (Flow Press), de Studio Muti y Simon Rogers. En él se explica la historia de los ordenadores o lo que sucede en el interior de un teléfono inteligente. También, en qué consiste, por ejemplo, la impresión en 3D.  "Busca, según sus propias palabras 'que el lector entienda el mundo de un solo vistazo'", cuenta Rincón. "Estéticamente arriesgados, son libros cargados de contenido tanto conceptual como visual".

De pequeños a grandes, con advertencias o con humor, la literatura infantil y juvenil también sabe hablar de wifi, Facebook y tabletas. Ahora solo queda que los Reyes Magos acierten con sus regalos y que esas páginas sirvan para disfrutar o para concienciar.

-----------------------------------------

Las imágenes son propiedad, por orden de aparición, de  Philippe de Kemmeter (SM) Mar Azabal (Amigos de Papel) y Usborne

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha