eldiario.es

Menú

La “supina irresponsabilidad” de no negociar con Rajoy para obtener réditos políticos

Euskadi cierra el curso político en plena sintonía con el Gobierno del PP en contraste con el independentismo catalán

Según Erkoreka, que tras el verano negociará con la vicepresidenta el traspaso de competencias, el Gobierno autonómico está "obligado" a negociar con Madrid

- PUBLICIDAD -
Gobiernos central y vasco llevan clima de consenso a nuevas ventajas fiscales

Montoro, Azpiazu y Erkoreka durante la firma del acuerdo por el Cupo EFE

Tras el último Consejo de Gobierno de la temporada, Euskadi puede dar por cerrado el curso político hasta el próximo 29 de agosto. Y será un verano tranquilo. El Ejecutivo de coalición de PNV y PSE-EE goza de estabilidad parlamentaria y el escenario abierto por el proceso independentista catalán contrasta con un clima de entendimiento, casi de enamoramiento, entre los Gobiernos vasco y español, o lo que es casi lo mismo (con permiso de los socialistas), entre el PNV y el PP. “Sería una supina irresponsabilidad rehuir una negociación con el Gobierno central”, ha valorado este miércoles Josu Erkoreka, el portavoz del lehendakari, Iñigo Urkullu, quien ha aventurado nuevos contactos con el Ejecutivo de Mariano Rajoy a la vuelta del verano ante el  “innegable efecto positivo” de las políticas de acuerdo y concertación que están elevado el caché de Urkullu en Madrid frente a Carles Puigdemont.

Urkullu y su equipo llegan al parón estival tras la reunión celebrada el pasado miércoles por la tarde entre el propio lehendakari y Rajoy, como largamente había venido demandando el primero para tratar la “agenda vasca”. Siempre según la parte vasca, fue Rajoy quien convocó al presidente vasco y quien impuso que la cita fuera secreta hasta que se filtró en ‘El Correo’. Urkullu llevó a La Moncloa un ejemplar del programa de Gobierno vasco y el deseo de que en los próximos meses el Estado se comprometa con su capítulo tercero, el relativo a “más y mejor autogobierno”. Al parecer, el presidente no puso mala cara. También aludió Urkullu a la gestión del final de ETA, aunque parece que aquí las posturas continúan más distanciadas, sobre todo en lo relativo a la política penitenciaria.

El contacto Urkullu-Rajoy, tal y como ha explicado Erkoreka, se ha traducido ya en una conversación telefónica entre el propio portavoz y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Fue una charla que tuvo lugar el martes, día festivo en Euskadi, y que versó sobre las nuevas competencias que quiere asumir Euskadi, entre ellas la gestión económica de la Seguridad Social (nunca cedida a una comunidad autónoma) y Prisiones (sólo Cataluña las tiene traspasadas). Erkoreka es consejero de Autogobierno y Sáenz de Santamaría responsable de Administraciones Públicas y delegada de Rajoy para la política territorial.

En la llamada de la vicepresidenta a Erkoreka, con quien mantiene una buena relación desde que ambos fueron portavoces en el Congreso de sus respectivos partidos, Euskadi ve “voluntad compartida de abordar conjuntamente” las cuestiones relativas al desarrollo pleno del Estatuto de 1979. El portavoz vasco ha señalado que se han emplazado a un nuevo contacto más formal para la vuelta de vacaciones (puede ser a finales de agosto o a principios de septiembre) y entiende que el solo hecho de que a los pocos días de la cita con Rajoy su ‘número dos’ haya levantado el teléfono es un gesto inequívoco de que el Estado, por fin, está dispuesto a hablar de los puntos más espinosos que nunca se han tocado del Estatuto de Gernika.

Los periodistas han preguntado a Erkoreka si el Estado, de alguna manera, está premiando al nacionalismo moderado vasco del PNV frente al radicalismo de Puigdemont en vísperas del anunciado referéndum del 1 de octubre. De hecho, el propio Rajoy alabó el pactismo exhibido por Urkullu en su última visita a Bilbao, hace dos semanas en uno de los homenajes a Miguel Ángel Blanco. El portavoz no ha aludido a Cataluña, pero sí ha reiterado, en euskara y en castellano, que sería una “irresponsabilidad” no negociar con el Gobierno del PP cuando ese trabajo está dando frutos. Ha citado el Concierto Económico y Cupo, l as inversiones en infraestructuras y la ampliación de facultades de la Ertzaintza.

“Lo que persiga el Gobierno central con estas actuaciones no lo sé. Tendrá que ser el propio PP quien habrá de definir cuál es el designio que persigue con el cambio de actitud [hacia Euskadi]. Lo que el Gobierno vasco tiene claro es que está programática, jurídica y políticamente obligado a entablar relaciones lo más fructíferas posibles con el Gobierno central, con el que compartimos espacios competenciales y responsabilidades. Hemos entablado una relación que está dando beneficios innegables para la ciudadanía vasca. Son acuerdos que generan beneficios indudables para la inmensa mayoría. Sería una supina irresponsabilidad rehuir una negociación con el Gobierno central”, ha valorado Erkoreka.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha