eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Tres gráficos preocupantes para Podemos

El último barómetro del CIS muestra algunos datos preocupantes para Unidos Podemos

Está teniendo dificultades para fidelizar a su electorado y un porcentaje importante de los que le votaron en junio de 2016 ahora lo rechazan

Los votantes de Podemos y confluencias ha perdido transversalidad dentro de la izquierda y se ha replegado hacia los votantes más escorados a la izquierda

El liderazgo de Pablo Iglesias se ha resentido, particularmente entre los ciudadanos que votaron por Unidos Podemos en las últimas generales 

131 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Hace un par de semanas se publicaron los resultados del barómetro de octubre del CIS. Siendo el primer barómetro que recogía intención de voto tras el 1-O se interpretó como un termómetro de cómo se está reconfigurando el escenario electoral estatal. En general, los titulares destacaron que el PP no parecía beneficiarse de la crisis catalana, tal y como muchos esperaban, y que Ciudadanos se acercaba enormemente al tercer puesto de Unidos Podemos, cuyas aspiraciones de sorpasso al PSOE hoy parecen muy lejanas. Sobre Podemos, precisamente, se ha destacado la situación de debilidad demoscópica en la que se encuentra. En este artículo, quisiera profundizar en este punto con tres gráficos que deberían ser muy preocupantes para el partido.

  1.   Unidos Podemos no fideliza

El primer problema que Unidos Podemos está sufriendo es su poca capacidad para fidelizar el voto en las condiciones actuales. Entre los cuatro partidos de ámbito estatal es el partido por el que menos ciudadanos que lo votaron en el pasado hoy repetirían su voto. Este dato no pasó desapercibido en los primeros análisis y es muy evidente en varias preguntas del barómetro. Por ejemplo, sólo el 60% de los votantes de Unidos Podemos en junio de 2016 hoy declaran que están decididos a votarlo de nuevo si se realizaran mañana  unas hipotéticas elecciones. Para el resto de partidos este dato es de unos diez puntos por encima.

El reto para Unidos Podemos es no solo que fideliza poco a su electorado, sino que además genera rechazo entre una parte de los que le votaron hace solo año y medio. A la pregunta de cómo de probable es que mañana alguien vote a Unidos Podemos o sus confluencias, el gráfico muestra la distribución en una escala de 0 (“con toda seguridad, no le votaría nunca”) a 10 (“con toda seguridad, le votaría siempre) de los ciudadanos que afirman haber votado a Unidos Podemos o confluencias en junio de 2016. Es muy sorprendente que más de un 12% de sus votantes hoy declaran que no les votarían nunca (la media de PP, PSOE y Cs es bastante menor: un 3%). Estas cotas altas de rechazo son inusuales, al igual que las bajas cotas de entusiasmo. Aparte del dato mencionado más arriba sobre intención de voto directa, en esta escala solo un 11% declara que les votaría siempre, cuando la media de PP y PSOE está ligeramente por encima del 30% (la de Cs en este aspecto concreto es más cercana a la de Unidos Podemos). Es decir, hay prácticamente el mismo número tanto de votantes de Unidos Podemos que un año y medio después declaran que no lo votarán nunca como de votantes que con seguridad lo votarán siempre. El panel de la derecha permite observar la comparativa con otros partidos. El gráfico muestra el porcentaje de votantes de cada partido en junio de 2016 que hoy declara una probabilidad de votarlos menor de 5. Mientras que para los otros tres partidos de ámbito estatal, este grupo es menos de un 10% de sus votantes recientes, para Unidos Podemos es más de un cuarto de su electorado hace un año y medio.

Esto es preocupante para Unidos Podemos en dos aspectos. En primer lugar, todos los partidos necesitan de una base electoral sólida que permita a los partidos tomar decisiones sin excesiva aversión al riesgo (esto es probable que explique el desconcierto de Unidos Podemos en fechas recientes). Una base electoral sólida es, además, muy importante en partidos jóvenes. El voto tiene un fuerte componente inercial y cuando un partido político aun no está suficientemente institucionalizado puede sufrir si no consigue fidelizar votos para garantizarse una permanencia. En segundo lugar, este dato es muy llamativo porque hace relativamente poco, Unidos Podemos era un partido que  fidelizaba su electorado en niveles no distantes de los del resto de partidos. La reversión de esta tendencia es indicativa de la tendencia a la baja que manifiesta.

Gráfico 1: Probabilidad de votar a partidos en el futuro

jurado1

Fuente: Barómetro del CIS, octubre 2017

 

 

  1. Pérdida de transversalidad

La dificultad para Unidos Podemos no es sólo su poca capacidad de fidelización, sino su pérdida de transversalidad. Tal vez pensemos que esto no es tan problemático desde la segunda Asamblea de Vistalegre en que las opciones errejonistas salieron derrotadas y el partido consolidó su cambio de estrategia. Pero es difícil pensar que, a pesar de que el partido haya optado por una senda de mayor solidez ideológica, no necesita cierta transversalidad para ser un partido de gobierno. Incluso restringidos solo a un lado del espectro ideológico, es esencial ser el partido mayoritario en toda la izquierda para poder liderar una alternativa. Por ejemplo, el PP, que ha perdido transversalidad y su electorado de centro (en el 5 de la escala ideológica) prácticamente se ha volatilizado, sigue siendo el partido claramente mayoritario en las posiciones 6 a 10 de la escala ideológica. Cuando miramos a la izquierda y a Unidos Podemos con sus confluencias, comprobamos un repliegue del partido escorándose muy a la izquierda. El partido pierde sobre todo votos en la zona ideológica que le disputa al PSOE (el 3 y el 4 en la escala) y sólo se refuerza en la extrema izquierda. 

Gráfico 2: Voto+Simpatía según ideología 

jurado2

Fuente: Barómetros del CIS, enero y octubre 2017

 

  1. Su líder no es muy valorado entre los suyos

Los líderes políticos, tradicionalmente, han jugado un rol menor que el que el consenso popular les otorga. La verdadera fortaleza electoral está en los partidos y los líderes ayudan a llegar a sectores donde el partido no llega. No obstante, los líderes políticos se convierten en particularmente relevantes cuando un partido es joven y cuando tiene un electorado volátil, tal y como le ocurre a Podemos. Y de hecho, resulta muy difícil disociar el ascenso fulgurante de Podemos en sus inicios de la figura y ascendencia de Pablo Iglesias. Es por eso que la caída de popularidad y valoración de éste es un problema grande para el partido.

Así, cuando a los ciudadanos se les pide que valoren a los líderes políticos en una escala de 0 (“lo valora muy mal”) a 10 (“lo valora muy bien), Pablo Iglesias recibe una puntuación de 2,67. Esto le convierte en el líder político peor valorado entre los cuatro partidos políticos de ámbito estatal, ligeramente por debajo de Rajoy que obtiene un 2,81. La puntuación de Pablo Iglesias hace solo un año era de 3,22. Una caída de medio punto es, en este tipo de escalas, un dato relevante y significativo. Obviamente, la valoración media incluye a ciudadanos que nunca votaría a Pablo Iglesias, por lo que podríamos estar sobreestimando la importancia de la caída de popularidad si son los más contrarios los que más empeoran su visión del líder. En cambio, la realidad es la contraía. La caída es mayor entre los suyos. Si nos centramos en los ciudadanos que votaron a Unidos Podemos en junio de 2016, el panorama es aún más problemático para el partido. El siguiente gráfico muestra la valoración media del líder entre los votantes de las pasadas elecciones. Iglesias es el líder que peor es valorado por sus votantes. El panel de la derecha muestra la evolución en el último año. Mientas que Sánchez y Rivera prácticamente han permanecido inamovibles en la valoración de los suyos, la valoración de Rajoy y, sobre todo, la de Iglesias cae notablemente en solo un año.

Gráfico 3: Valoración de líderes y variación en el último año 

jurado3

Fuente: Barómetros del CIS, octubre 2016 y octubre 2017

 

En conclusión, el último barómetro del CIS muestra de modo muy claro el estado de debilidad en que se encuentra Unidos Podemos (y también sus confluencias). Aquí hemos mostrado algunos de los síntomas: baja fidelidad y rechazo entre sus votantes, pérdida de transversalidad en la izquierda y caída en la popularidad de Iglesias. Hay otros. Las explicaciones son más difíciles. El protagonismo que ha adquirido Cataluña en la agenda política española y que los ciudadanos lo vean hoy como el segundo problema del país no ayuda a su recuperación. No obstante, la tendencia a la baja de Podemos es previa al estallido de la crisis catalana. Queda por ver si el partido, que ya protagonizó un ascenso sin precedentes en la política española, es capaz de volver a encontrar la tecla que le permita reencontrarse, primero de todo, con aquellos que le dieron su confianza hace no mucho tiempo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha