eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno quiere descafeinar la ILP que pide una renta mínima para que no entre en vigor

Moncloa no ha querido ejercer su derecho al veto al tratarse de una propuesta sustentada en cientos de miles de firmas ciudadanas

"Todo hace pensar que saldrá aprobada", aseguran fuentes de la secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes

El Gobierno estima que la medida tendrá un coste cercano a los 6.000 millones de euros 

- PUBLICIDAD -
Hernando (PP) avisa a la Generalitat: "No vale con un desmentido porque Vidal es una pieza fundamental del proceso"

Rafael Hernando en su escaño del Congreso

El Partido Popular ha permitido la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular que pide el establecimiento de una renta mínima de 426 euros mensuales para parados sin prestaciones. Sin embargo, la formación que lidera Mariano Rajoy tiene un plan para impedir que la medida entre en vigor aunque sea aprobada en el Parlamento. 

La iniciativa se somete este jueves a la votación que marcará si el Congreso la toma en consideración para seguir desarrollándola hasta conferirle el rango de ley. El PP pudo bloquear el debate con el argumento de que la medida tiene efectos presupuestarios pero no lo hizo. Las 500.000 firmas que respaldan la propuesta que lideran los sindicatos UGT y CC.OO. frenaron la posición contraria del PP. "Fue una decisión política", aseguran fuentes de la formación conservadora. 

La clave para que esta propuesta sea tomada en consideración está en el PNV. La formación nacionalista está negociando con PP y PSOE el sentido del voto de sus cinco diputados. En el Gobierno dan por perdido ese intento: "Todo hace pensar que saldrá aprobada", aseguran desde la secretaría de Estado de Comunicación. De la reunión de grupo que los nacionalistas vascos celebraron la tarde del lunes no salió ninguna posición en firme. 

Los sindicatos calculan que su puesta en funcionamiento costaría unos 11.000 millones anuales. PSOE y Gobierno creen que esa cifra se podría rebajar hasta los 6.000 millones. En cualquier caso, el grupo mayoritario considera que el desembolso es inviable. 

El Gobierno tiene un plan B para frenar la propuesta durante el trámite de enmiendas: "Intentaremos que no tenga impacto presupuestario modificando la disposición final para diferirla por razones contables". Dicho de otro modo, el principal partido en el Parlamento intentará aplazar la puesta en marcha de la renta mínima "hasta que haya un escenario de presupuestos actualizados". 

PSOE y Unidos Podemos apoyarán la toma en consideración de la ley que regula la renta mínima. El debate tendrá lugar este jueves en el Congreso. Para entonces, muchos dirán que la renta mínima empieza a ser una realidad. El PP tiene otros planes: aplazarla sine die.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha